Aleteia

24 sacerdotes, cuatro diáconos y dos religiosas han fallecido en México por Coronavirus

NUNS
Shutterstock | icamarena74
Comparte

La muerte por coronavirus toca el corazón de la Iglesia mexicana

El día de ayer, México llegó a 150,264 contagiados de coronavirus (además de 20,392 activos) y a 17,580 muertos, situándose, según el conteo de la Universidad Médica Johns Hopkins, en el lugar número doce de personas infectadas y en el número siete de muertes en el mundo por la Covid-19.

Con una tasa de contagios mayor a 3,500 personas al día, las autoridades sanitarias del país han decidido pasar de semáforo rojo al naranja, lo que implica la reapertura de algunas actividades “no esenciales”, con la amenaza de que, en caso de volver a incrementarse el contagio en algunas regiones, la reapertura se desactivará.

La Iglesia católica mexicana ha sufrido la contingencia y el cierre de templos durante, prácticamente, tres meses. Como casi toda la población del país, ha acatado las ordenanzas de las autoridades federales y locales para reabrir los templos esta semana, pero solamente con un 25 por ciento de su aforo y sin claridad para enfrentar “la nueva normalidad”.

Muy poco se ha difundido el número de sacerdotes, religiosos y religiosas mexicanos que han muerto por el coronavirus. Afortunadamente, el Centro Católico Multimedial (CCM), quien lleva también la cuenta de los asesinatos, robos, secuestros y desapariciones de sacerdotes en México, se ha dado a la tarea de investigar e informar sobre este doloroso tema de la pandemia.

Según el tercer reporte que emite el CCM, los casos acumulados hasta la primera quincena de junio son 24 sacerdotes, cuatro diáconos y dos religiosas que han fallecido desde que en México se detectó el primer caso el 27 de febrero de 2020.

“En este tercer reporte, dice el informe del CCM, damos un seguimiento responsable de los casos y su verificación pues no se trata sólo de una estadística de eclesiásticos. Desafortunadamente en México, los muertos por Covid-19 se han convertido en números y las autoridades han acostumbrado a tener cifras cotidianas que se convierte en una curva ascendente”.

MEXICO
Shutterstock | SkazovD

Y añade: “Se trata de personas, de historias concretas, de vida, de familias que perdieron un ser querido por la pandemia que ha rebasado cualquier pronóstico optimista como le fue ofrecido a los mexicanos cuando se presentaban los primeros casos en marzo pasado”.

La arquidiócesis de Puebla ha sufrido la pérdida de los padres José Guadalupe Sanguino Fuentes; Valentín Ramírez Tlahque; Álvaro Ramírez Hernández, Juan Francisco Espino Godínez, Joaquín Fausto Silva Omaña y Rafael Amaro Goiz.

La diócesis de Nezahualcóyotl a los padres Antonino Armendáriz Calderón, Álvaro Gabriel Flores Rodríguez, Gustavo Arturo Ballesteros Garcíarreal y el diácono permanente José Guadalupe Lozano Sandoval.

Por su parte, la diócesis de Iztapalapa ha perdido a los padres José Luis González de Jesús y José Luis Téllez García, así como al diácono permanente Trinidad Cervantes Hernández, mientras que la arquidiócesis de Tlalnepantla a los padres Pánfilo Martínez Marroquín y Jesús Hernández Rubio.

En la arquidiócesis de México han muerto el misionero del Verbo Divino Rodolfo Rodríguez Reza, y el padre Luciano Vega Murillo mientras que en la arquidiócesis de Toluca los padres Juan Reza Dávila y Silvestre Pérez Figueroa.

En la arquidiócesis de León murió el padre Eduardo Hernández Rodríguez mientras que en la arquidiócesis de Guadalajara fallecieron monseñor David Orozco Loera y el padre José Trinidad García Alonzo.

En la diócesis de Texcoco el padre Miguel Ángel López Alarcón; en la diócesis de Atlacomulco el padre René Flores Colín; en la diócesis de Azcapotzalco el padre Alejandro Arellano Becerril; en la diócesis de Xochimilco el diácono permanente Marco Antonio González Bárcena; en la diócesis de Ciudad Obregón el padre Sergio Octavio Martínez Enríquez y en la de Cuernavaca, el diácono permanente Justino Espinoza Martínez y su esposa, Linda Díaz.

En cuanto a las hermanas religiosas el CCM informa que en la diócesis de Veracruz murió sor María Lourdes Pulido Madrigal, religiosa Clarisa Capuchina y en la arquidiócesis de Puebla, sor Aldegunda Nolasco Bravo, de la Congregación de Hermanas Josefinas.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.