Aleteia

Matteo Farina, el chico «infiltrado de Dios» hacia la beatificación

Comparte

Roto por el cáncer cerebral, era un joven de oro para todos, con su entusiasmo contagioso, a pesar de la terrible experiencia de la enfermedad. Le encantaba definirse como «un infiltrado de Dios entre los jóvenes»

Hay 5 nuevos venerables de la Iglesia de los cuales el Papa ha reconocido sus virtudes heroicas con los últimos decretos promulgados por la Congregación para las causas de los santos.

El más joven es Matteo Farina, joven italiano fallecido a los 18 años, en 2009, tras una ejemplar vida de fe cristiana.

La lucha contra el tumor cerebral

Matteo, quien nació en Avellino el 19 de septiembre de 1990, pero vivió en Brindisi, falleció prematuramente el 24 de abril de 2009, casi a los 19 años, tras haber enfrentado con una increíble fuerza de ánimo y profunda espiritualidad los atroces sufrimientos causados por un tumor en el cerebro.

Era un chico de oro para todos, con su entusiasmo contagioso, su inconfundible deseo de vivir, de llevar alegría y serenidad, de ser, como le encantaba definirse, «un infiltrado de Dios entre los jóvenes». Sus coetáneos lo llamaban «el moralizador».

Los primeros síntomas de la grave enfermedad se presentaron en septiembre de 2003 a causa de un tumor cerebral. Se sometió a una primera cirugía en enero de 2005.

Dos años después vino la segunda cirugía, seguida de otras sucesivas debido a reincidencias.

Durante los diversos internamientos en la clínica y el hospital, casi se olvidó de sí mismo, rezaba por los demás enfermos llevándoles consuelo y transmitiéndoles toda la dulzura del amor divino.

El calvario compuesto de dolores físicos y tormentos nunca socavó su alegría de vivir. La historia de amor con Serena, ya en los últimos años de su vida, es una flor rara que se abre incluso en el terreno más árido.

Los otros nuevos venerables

Con la audiencia del 5 de mayo al cardenal Angelo Becciu, prefecto de la Congregación para las causas de los santos -informó la Oficina de Prensa de la Santa Sede- el Papa reconoció por decreto el heroísmo de las virtudes cristianas de otros cuatro siervos de Dios, ahora reconocidos como venerables.

Estos son, en detalle, los decretos relativos a las virtudes heroicas del siervo de Dios Francesco Caruso, sacerdote de la archidiócesis de Catanzaro-Squillace, nacido en Gasperina el 7 de diciembre de 1879 y fallecido allí el 18 de octubre de 1951; las heroicas virtudes del siervo de Dios Carmelo De Palma, sacerdote de la archidiócesis de Bari-Bitonto; nacido en Bari el 27 de enero de 1876 y fallecido allí el 24 de agosto de 1961; las virtudes heroicas del siervo de Dios Francisco Barrecheguren Montagut, sacerdote profeso de la Congregación del Santísimo Redentor, nacido en Lérida (España) el 21 de agosto de 1881 y fallecido en Granada (España) el 7 de octubre de 1957; y las virtudes heroicas de la sierva de Dios María de la Concepción Barrecheguren y García, laica, nacida en Granada (España) el 27 de noviembre de 1905 y fallecida allí el 13 de mayo de 1927.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.