Aleteia

Habla con desconocidos y descubre que la gente es buena

Comparte

Gonzalo acerca en coche cada día a un desconocido hasta el centro de Madrid

Gonzalo Úrbez vive a las afueras de Madrid. Cada mañana coge su coche para ir al trabajo. Para entrar en la capital en hora punta siempre hay atasco, salvo en el bus-vao, el carril de la autopista diseñado para facilitar la circulación a los vehículos con más de una persona en su interior.

Cansado de perder el tiempo parado en la autopista, un día decidió detenerse frente a una parada de autobús para ofrecer un asiento en su coche y un viaje al centro de Madrid. Gonzalo sabía que compartir coche tenía ventajas pero, desde el primer día, este gesto solidario (e «interesado») se convirtió en algo mucho más importante que el simple ahorro de tiempo.

Gonzalo conoce mientras conduce al menos a una persona al día. Entabla conversaciones con desconocidos que le llenan. Descubre personas interesantes, admirables, apasionantes… Personas que le cuentan sus historias y que le transmiten grandes valores.

Gonzalo ha aprendido que hablar con desconocidos es un gran valor y una fuente de conocimiento que merece la pena aprovechar.  Su experiencia nos anima a abrirnos a los demás, a conocer a las personas que tenemos cerca y a compartir nuestro tiempo con ellas para aprender y crecer juntos. Y concluye: la gente es buena.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.