Aleteia

Tomar agua en exceso puede hacer daño a la salud

DRINKING WATER
Shutterstock
Comparte

¿Te imaginas tomar entre 8 a 15 litros de agua por día?

Por supuesto que necesitamos tomar agua a diario para hidratarnos, y para vivir, pero con responsabilidad, con un límite, debemos hacerlo a diario en función de nuestra sed, del calor o la actividad física realizada, con control, porque en exceso nos puede hacer daño a nuestra salud.

Hay muchas personas que piensan que como no es una bebida azucarada o alcohólica, puede beber sin límite porque es sano, pero no es así es como sucede con todo lo que tomemos o comamos en exceso, es malo.

Por lo que es algo a lo que debemos estar atentos, porque existe un trastorno alimentario no especificado llamado potomanía, se caracteriza por el deseo compulsivo de beber gran cantidad de agua, sin sentir sed y con una sensación placentera, como resultado de una enfermedad mental.

Del mismo modo que hay personas que se obsesionan por hacer todo el tiempo ejercicio o prueban todo tipo de dietas nuevas para adelgazar, así lo hacen con el consumo de agua, no pueden salir sin su botella de agua.

Este tipo de trastornos crece rápidamente como causa de la excesiva atención a tener el cuerpo perfecto como si fuera una escultura, principalmente ocurre en los jóvenes que idolatran la apariencia física, pero también sucede en adultos.

Posibles factores de riesgo:

  • Enfermedades mentales, como trastorno de la personalidad, delirio, entre otros.
  • Enfermedad renal crónica.
  • Patologías hormonales como la diabetes.
  • Padecer anorexia nerviosa.
  • Alteraciones del funcionamiento del hipotálamo.

¿Cuáles son las principales consecuencias para la salud?

Si se bebe más de dos o tres litros de agua diarios seguramente de ser algo beneficioso para el organismo se convierta en nocivo para la salud.

Esto es porque el exceso de agua en el organismo puede alterar el correcto funcionamiento de los riñones que por lo general son capaces de eliminar entre 600 y 840 ml/hora (y no se debería superar ese límite salvo en días de calor o practica de deporte) y también la composición de la sangre (que debe contener un 8% de agua), de otra manera se pone en peligro el equilibrio de fluidos y electrolitos dentro del organismo.

El organismo elimina el exceso de agua sí los riñones, la hipófisis y el corazón funcionan correctamente, pero en el caso de personas con este trastorno potomanía se puede alterar la función renal y el equilibrio de los fluidos internos, originando síntomas como:

  • Calambres musculares y cansancio a consecuencia de la dilución de sodio y potasio en la sangre.
  • Náuseas, dolor de cabeza, hiponatremia (baja concentración de sodio en la sangre), que afecta seriamente al funcionamiento del cerebro.
  • Parálisis, insuficiencia cardiaca congestiva.
  • Pérdida de agilidad mental, somnolencia profunda y prolongada (letargia).
  • Convulsiones, y puede llegar al coma y la muerte.

Por tanto, es fundamental estar atentos a lo que tomamos y comemos, hacerlo conscientemente y con responsabilidad, mirar a nuestro alrededor si algún miembro de nuestra familia o amigo puede estar padeciendo algo así para hacer la consulta pertinente con su médico y hacer un diagnóstico a tiempo.

La mejor manera de ayudar es haciendo prevención, desterrando falsas creencias, favorecidos por la publicidad engañosa, que muchas veces nos dice que consumir agua en grandes cantidades es muy saludable y favorece el adelgazamiento.

Sí, el agua es beneficiosa y necesaria para el organismo, pero siempre en su justa medida.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.