Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Oración de curación y liberación

Comparte

Reza hoy mismo con toda la fe de tu corazón esta plegaria indicada por el exorcista Duarte Lara

Santo Padre, te alabo y te bendigo por tu bondad y tu amor.
Te pido en el Nombre de Jesús, tu amado Hijo, mi Señor y Salvador,
que envíes tu Espíritu Santo sobre mí con todos sus frutos y dones.

Santifica mi cuerpo y mi alma con tu presencia.
Concédeme una fuerte fe en ti y en tu palabra.
Dame la gracia de amarte con todo mi corazón
y ponerte en primer lugar en mi vida,
renunciando a todos mis ídolos, vicios, pecados y defectos.

En tu infinita Misericordia, ten compasión de mí que soy un pecador
y perdona mis faltas.
También perdono con todo mi corazón
a todos aquellos que me ofendieron durante mi vida.
Líbrame de todas las trampas y ataques del enemigo.
Que él no tenga ningún dominio sobre mí.

Líbrame de las seducciones del mundo
que me alejan de ti y de tu voluntad.
Líbrame de las debilidades de la carne que me empujan al pecado.

Cura mi cuerpo de todas las enfermedades
y mi mente de toda ansiedad, tristeza o perturbación.

Sabes bien que muchas cosas que he experimentado
desde el día en que fui concebido en el útero de mi madre
me han marcado negativamente.
Con la gracia del Espíritu Santo, sana ahora, Santo Padre,
en mi corazón todas las heridas que encuentres en él,
especialmente aquellas que surgieron,
porque me sentí rechazado/a, abandonado/a, no amado/a o entendido/a,
víctima del odio, la envidia, la indiferencia y la maldad de los hombres.

Dame un corazón nuevo, como el Corazón de Jesús:
amable, humilde, lleno de alegría y paz y rebosante de amor.

Que pueda comenzar una nueva vida hoy,
darle Gloria en todo lo que pienso, digo y hago,
y en esta peregrinación sea acompañado/a y ayudado/a por ti, María, mi querida Madre,
y todos tus ángeles y santos.

Amén


via Youtube/Padre Pio

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.