Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Te distraes fácilmente con tu celular? Reza esta oración para estar concentrado

SOCIAL MEDIA
Vasin Lee - Shutterstock
Comparte

Los teléfonos inteligentes pueden ser excelentes herramientas, pero también pueden distraernos de lo que realmente importa en la vida

¿Alguna vez te has encontrado sin sentido desplazándote por Facebook, Twitter o Instagram? ¿O tal vez comienzas a buscar en Google o YouTube algo en particular, pero te encuentras una hora más tarde viendo videos de gatos?

Si bien tomar un descanso en la vida y disfrutar de un poco de entretenimiento no es algo malo, lo que puede ser dañino es cuando nuestro comportamiento inactivo ignora a los que más importan en nuestras vidas.

Desafortunadamente, muchos de nosotros somos culpables de quedar atrapados dentro de nuestros teléfonos o computadoras e ignorar a nuestros hijos, familiares o amigos.

Incluso podríamos encontrarnos descuidando nuestras obligaciones en el trabajo debido a nuestra costumbre de revisar constantemente nuestro teléfono para ver qué hay de nuevo en nuestras redes sociales.

Los antiguos maestros espirituales podrían describir este hábito adictivo como “inactividad”. Si bien nuestro cerebro puede no estar inactivo mientras nos desplazamos por nuestro teléfono, temporalmente ponemos nuestras vidas en espera cuando hacemos tales cosas y estamos inactivos, sin avanzar con cualquier propósito específico en mente.

El entretenimiento con teléfonos inteligentes tiene su momento y lugar, pero a menudo no lo restringimos y permitimos que penetre cada minuto de nuestro día.

La ociosidad puede ser espiritualmente dañina ya que vuelve nuestras almas hacia adentro, mirándonos más a nosotros mismos y a nuestras necesidades que a quienes nos rodean.

Naturalmente conduce a un comportamiento perezoso, donde descuidamos nuestras responsabilidades y no cumplimos con nuestra vocación.

Nuestro hijo podría estar tratando de hacernos una pregunta y, en lugar de responderla, la ignoramos y nos desplazamos por nuestro teléfono.

Si bien este comportamiento es difícil de cambiar de la noche a la mañana, el primer paso es reconocer sus efectos negativos y pedir a Dios ayuda. No podemos hacer esto solos y necesitamos a Dios a nuestro lado para vencer nuestras tentaciones.

Aquí hay una breve oración para pedir a Dios que nos ayude a superar nuestro hábito y a enfocar nuestras vidas en las personas que están frente a nosotros.

Oh Dios, a quien he disgustado derrochando, en preocupaciones mundanas y vanidades ociosas, tantas, muchas horas de esa existencia que me fue dada para realizar buenas obras, para mi propia santificación y para la edificación de mis vecinos; aléjame, Señor, de toda esa pérdida de tiempo. Que tu gracia me enseñe a recordar que tendré que dar cuenta de la manera en que pasaré cada hora; y que este recuerdo me incite a emplear el resto de mi vida en lograr mi salvación.

Enséñame a recordar que, en este mismo día, y en cada día de mi vida, es mi primer deber glorificarte, Dios mío; para imitarte, mi Jesús; para resistir las tentaciones; para vencer mis pasiones; aprovechar al máximo mi tiempo; pensar en la eternidad y prestar atención a los que más importan en mi vida.

Estas son mis primeras llamadas: enséñame a recordarlas, permíteme cumplirlas; y nunca me dejes pasar una hora en vanidades o en asuntos mundanos que puedan impedirme realizar las tareas que me has encomendado. Amén.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.