Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Los fantasmas de Roma

ZJAWA ŚMIERĆ
Shutterstock
Comparte

Olimpia, Constanza, Beatriz, Julio Cesar, Humberto o Giordano…cada uno con sus historia. ¿No te lo crees?

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

¿Sabías que en los lugares más turísticos de Roma, a la noche, podrías encontrar algún fantasma? Sí, porque entre tantas historias y leyendas de la ciudad eterna, obviamente no podían faltar ellos, los fantasmas. Estos son algunos de los que pasean entre los turistas, personajes históricos que realmente existieron:

Olimpia

La pérfida Olimpia Pamphilij o Pimpaccia como despectivamente la llamaban los romanos, pertenecía a una familia muy pobre, pero como era una niña muy hermosa y ambiciosa llegó a casarse primero con un noble de la ciudad y enviudando después se casó con un hombre rico 30 años mayor que ella. Así llegó a ser una noble rica y potente y se convirtió en la principal consejera de su cuñado, el Papa Inocencio X.

Como no era muy bien vista por el pueblo, a la muerte del papa se dio cuenta de que sin su apoyo su fin llegaría pronto. Entonces empacó sus maletas, llenó dos cajas con monedas de oro y huyó en un carruaje desde su residencia en Plaza Navona cruzando el río Tíber por el puente Sisto. Algunos dicen que al huir el carro por alguna razón prendió fuego y cayó al río.

Por eso en algunas noches de Roma, se ve un carro envuelto en fuego, tirado por caballos negros que suele hacer el trayecto de plaza Navona hasta el Puente Sisto.

Constanza

Constanza Conti de Cupis fue una joven noble que habitaba con su familia en el palacio de Via dell’Anima, a la derecha de la iglesia de Santa Inés. La joven era de extraordinaria belleza y sus manos eran de una perfección asombrosa, hasta el punto de que un artesano le pidió hacer una replica en yeso para exponerla en su taller.

Muchos hablaban de la perfección de sus manos e interesados iban a observar la replica del artesano, hasta que un día un monje la vio y dijo que manos así no podían existir y que la dueña correría el riesgo de verlas cortadas incluso por envidia. Constanza, por temor a que algo le pudiera pasar, literalmente se encerró en su casa a bordar casi todo el día. Un día mientras bordaba accidentalmente se hinco el dedo con una aguja herrumbrada, su mano se infectó y los médicos tuvieron que amputarla y poco después agravada su situación murió por septicemia.

La leyenda dice que cuando la luna ilumina las ventanas del Edificio De Cupis, se puede ver una forma pálida con cinco dedos. Y que su cuerpo ronda por esas calles tratando de reencontrarse con su mano.

Entorno a la zona del Castel Sant´Angelo, son dos los fantasmas que andan por los alrededores uno es Giovanni Battista Bugatti más conocido como Mastro Titta quien fue el verdugo del papa y carga con nada menos que la muerte de más de 500 condenados. Quizás sea por eso que su alma no se encuentra en paz y suele aparecerse en los alrededores, de uno de los lugares de las ejecuciones, muy cerca de su casa.

Te puede interesar: Descubre quién era Mastro Titta, el verdugo del papa

Beatriz

También por esos alrededores entre la noche del 10 y 11 de septiembre, suele aparecerse el fantasma de Beatriz Cenci con su cabeza en mano.

Beatriz Cenci fue la hija de Francesco Cenci, un noble de la época muy violento. Muchas veces abusó de su hermosa hija y de su segunda esposa, estas lo denunciaron varias veces, pero la benevolencia reservada para los nobles le había hecho evitar severas condenas y Cenci confinó a las dos mujeres en una propiedad a las afueras de Roma. Cuando Francesco llegó al castillo para pasar un período de descanso, con la ayuda de dos vasallos, las mujeres mataron al hombre, haciéndose justicia por manos propias.

La ausencia del noble no pasó desapercibida y comenzó la investigación que llevó al descubrimiento del asesinato y los cuatro miembros de la familia Cenci incluyendo los hijos varones por encubrimiento fueron condenados a muerte.

Roma conocía los antecedentes del crimen y protestó ansiosamente para pedir perdón, sobre todo por Beatriz que desde niña sufrió la tortura del abuso del padre. Las suplicas del pueblo no fueron escuchadas y el 11 de septiembre de 1599 al amanecer, los cuatro miembros de la familia fueron llevados a Castel Sant’Angelo para la ejecución.

Julio César

En la plaza de san Pedro en el Vaticano dicen que suele aparecerse el fantasma de Julio César, porque antes de que una cruz adornara la cima del obelisco que se encuentra en medio a la plaza, a su puesto se encontraba una gran esfera de bronce que contenía las cenizas del emperador.

En 1586, mientras se estaba construyendo la segunda basílica el papa Sixto V bajo la dirección del arquitecto Giovanni Fontana, se comprobó que no había cenizas dentro la esfera, ya que no tenía ninguna soldadura. El papa decidió poner fin a esa “impura superstición” colocando una cruz en lugar de la esfera, y haciendo grabar en su base de mármol una antigua formula de exorcismo.

Te puede interesar: Historias y misterios del obelisco de plaza San Pedro

Humberto

También el Panteon tiene su fantasma, y es el mismo Humberto I de Saboya, cuya tumba se encuentra justo dentro de la estructura.

Dicen que la primera aparición del rey que fue muerto asesinado en Monza en el 1900, se remonta a una noche de primavera de los años 30, cuando este se materializó en un aterrorizado carabinero que vigilaba el Panteón. El fantasma le susurró un mensaje a los oídos del testigo. ¿Qué fue lo que le dijo? Nunca se supo, porque el guardia siempre se negó a revelarlo. Lo único que dijo es que el mensaje era de carácter político. A los más escépticos, como prueba, el carabinero mostró una tira de camisa quemada, al parecer, por el contacto de la mano del monarca como un gesto de agradecimiento y despedida.

Giordano Bruno

Y por último dicen que en la popular trasnochadora plaza de Campo dei Fiori, se aparece el fantasma de Giordano Bruno que fue quemado vivo el 17 de febrero de 1600 en el mismo lugar, después que las autoridades civiles de Roma lo declarara culpable de herejía por sus teorías cosmológicas que afirmaba que el Sol era simplemente una estrella y que el universo debía contener un infinito número de mundos habitados por animales y seres inteligentes.

 

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.