Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Por qué México tiene cincuenta millones de pobres?

POVERTY
Comparte

En alguna ocasión, viniendo a América Latina, el Papa San Juan Pablo II declaró que en México las desigualdades eran “estridentes”; que no solo lastimaban la conciencia, sino también (metafóricamente) el oído.

México está dentro de las primeras quince economías de los poco más de 190 países que componen al planeta; pero la riqueza está muy mal repartida. ¿La razón de que haya cincuenta millones de mexicanos (once millones de familias) viviendo en la pobreza y en la pobreza extrema, es culpa de la corrupción en todos los niveles?

Indudablemente sí. Pero hay algo más. La pésima política educativa que ha llevado al país a ser el que más invierte en educación de los países que conforman la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), con 17.9 por ciento del gasto total del gobierno (en 2015) y el que peores niveles educativos posee del llamado “Club de los ricos”.

Algunos números

De cada cien niños que se inscriben en la escuela primaria, ocho no llegarán al primer día de clase. De los 92 que restan, solo 64 terminarán el primer ciclo; 46 egresarán de la secundaria y la preparatoria o bachillerato lo terminarán, únicamente, 24 alumnos en tiempo y forma.

Suponiendo que esos 24 logren entrar a la universidad o a los institutos de educación superior, solamente diez de ellos terminarán una licenciatura y solamente dos terminarán un postgrado. Pero, ¿cuánto ganan?

Quien solamente terminó la primaria gana, en promedio, 4.000 pesos mensuales (unos 200 dólares). Si logra terminar la secundaria, el ingreso apenas sube a 5.500 pesos mensuales (275 dólares).

Con el certificado de preparatoria, 6.000 pesos (300 dólares), y con licenciatura entre 14.000 y 18.000 pesos mensuales (entre 700 y 900 dólares). Los dos afortunados de postgrado ganan alrededor de 52.000 pesos al mes (2.600 dólares).

Concentración de la riqueza

Viendo estos números se puede concluir, fácilmente, en la desproporción que existe entre los 125 millones de mexicanos. La riqueza del país se concentra en el seis por ciento de la población. Mucha gente que gana poco o poca gente que gana mucho.

La igualdad y el equilibrio estarían cifrados en la equidad educativa, un derecho que reconoce la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos pero que, en la práctica, el derecho a la misma educación entre los mexicanos es una quimera.

Antes decíamos que México es el país que más dinero gasta en educación de los países de la OCDE (21 por ciento, presumiblemente, para 2019). Pero no es un dinero que genere equilibrios y oportunidades: 93 por ciento del gasto educativo es para sueldos de maestros y el otro siete por ciento se usa para todo lo que comprende el resto del proceso educativo.

¿Educación de calidad?

Una de las grandes artimañas de los gobiernos mexicanos ha sido, justamente, llamar la atención que 21 de cada cien pesos del presupuesto federal se va a las aulas. Pero no llega a las aulas; se queda estacionado en gasto corriente.

Miles de escuelas públicas carecen de electricidad, baños y bancos para los estudiantes. A menudo cuentan con un solo maestro para todos los niveles de educación básica y hay un sistema muy precario de evaluación magisterial.

En las universidades públicas el caos es patente (esta semana se han realizado huelgas en muchas de ellas en todo el país). México invierte 7.899 dólares al año por cada estudiante de universidad, mientras que su principal socio comercial, Estados Unidos, invierte 26.061 dólares al año por estudiante. Desde 2005 el gasto por alumno de universidad se ha reducido drásticamente.

Los problemas vienen desde la primaria

La educación básica es el motivo de que el arranque (y la meta) no sea parejo en el país. En México, un niño promedio estudia tan solo 4.5 horas cada día. Si hace el comparativo con Francia, por ejemplo, los pequeños estudian siete horas diarias.

En total se estudian en México 562 horas al año, mientras que en Corea del Sur los niños estudian 1.095 horas. En 1970, los coreanos ganaban menos que los mexicanos. El cambio en su sistema educativo, comenzando con la primaria, hizo que en 2018 el sueldo promedio mensual sea de 24.500 dólares…, el de México apenas llega a 6.000 dólares.

A mayor preparación mejores sueldos. Noruega tiene un promedio nacional de escolaridad de 13.3 años al igual que en Estados Unidos. En México es de 8.6 años. Ocupa el lugar 99 en el ranking mundial empatado con Granada, Uruguay, San Vicente y las Granadinas y Líbano.

El rezago en escolaridad promedio es de casi cinco años con Suiza (13.4) que ocupa el número uno mundial. Demasiado lejos siquiera para vislumbrar la competencia internacional y demasiado poco para lograr zanjar la brecha de la desigualdad que corrompe al país hasta la médula.

Similitudes en la región

¿Y el resto de la región? Bien valdría la pena reubicar el problema de la pobreza en América Latina y El Caribe atendiendo a estos parámetros que señalan el rezago y la desigualdad.

De acuerdo con el Banco Mundial, en la región el diez por ciento más rico de los individuos recibe entre 40 y 47 por ciento del ingreso total en la mayor parte de las sociedades latinoamericanas y caribeñas, mientras que el veinte por ciento más pobre recibe entre 2 y 4 por ciento del ingreso.

¿No estará situado este rezago en la región en donde está situado en México?

*Investigación original del youtuber Víctor González a través de Badabun*

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.