Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La pregunta que disuadió a una joven de tener sexo con su novio

COUPLE
Comparte

Se la hizo una profesora, junto a una sugerencia que fue determinante

Tras  24 años en la enseñanza, Maria Luce Ronconi se ha convertido en una de esas profesoras que salen en las películas y conquistan a sus alumnos con su cercanía, su creatividad y su entrega sin horarios ni límites.

Ella entabla relaciones personales con sus alumnos que en muchos casos se mantienen en el tiempo como una profunda amistad.

Jeffrey Bruno

Recientemente viajó a Nueva York desde Italia (el país en el que vive actualmente) para participar en un encuentro del Movimiento de los Focolares, al que pertenece. Allí se reencontró con muchas personas conocidas, ya que dio clases a en varias escuelas de ese estado varios años.

El sábado pasado compartió varios recuerdos con los aproximadamente 200 asistentes al encuentro (llamado Mariápolis), como el de una alumna que había previsto a mantener relaciones con su novio a pesar de no estar demasiado segura…

Te puede interesar: ¿Quieres experimentar el amor? Aquí 4 maneras

Una estudiante de la escuela secundaria, que ni siquiera estaba en mi clase, quería hablar conmigo. Yo era entonces la Directora del Ministerio Religioso, y muchos estudiantes acudían a mí con problemas personales.

Esta chica en particular había sido invitada por su novio a pasar la noche en su casa y comenzar a tener relaciones físicas.

Él era mucho mayor que ella. Su madre era una enfermera que trabajaba turnos dobles. No había padre en la casa.

Te puede interesar: ¿Sientes que si no te acuestas con ellos te rechazarán?

Ella ya había decidido ir, pero de todas maneras quería preguntar mi parecer. La escuché profundamente, le pedí al Espirito Santo el don del Consejo, y al final, en lugar de hablarle sobre la enseñanza de la Iglesia católica sobre esto, sentí que solo tenía que hacerle una pregunta y darle una sugerencia.

La pregunta era: “¿cómo te sentiría mañana por la mañana, una joven más digna, o alguien que había sido usada, y si fuera tu hija en esta situación, qué te gustaría que hiciera?”.  Y le sugerí que fuera a la capilla y permanecería en silencio ante Jesús en la Eucaristía  y escuchara a su corazón”.

Me hubiera encantado pasar tiempo con ella, pero tenía otro compromiso que sentí que era la voluntad de Dios. Le aseguré que rezaría por ella por sabiduría y valor, y me recordé lo que la fundadora de los Focolares, Chiara Lubich, nos dijo sobre “trabajar en dos”; le dije a Jesús que ahora tenía que hacer su parte.

A la mañana siguiente ella vino corriendo hacia mí, radiante, diciéndome que estaba sorprendida de que no hubiera tratado de convencerla con largas conversaciones religiosas, pero en el silencio de la capilla intentando responder a esas preguntas, sintió que tenía que cortar las relaciones y contarle todo a su mamá, lo que ella hizo.

Su alegría y su libertad fueron los mejores regalos para mí.

Te puede interesar: 7 experiencias por las que toda pareja debería pasar antes de casarse

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.