Aleteia

¿Sientes que si no te acuestas con él te rechazará?

COUPLE
Geniuskp - Shutterstock
Comparte

Decir NO es una decisión importante que ayuda a la mujer a valorarse y a no sentirse chantajeada en la relación.

¿Cómo se las arregla una chica cuándo no quiere tener relaciones sexuales? Para valorar mejor la situación en la que, no pocas veces, se encuentra una joven que se niega a acostarse con su novio o con algún chico con el que sale, voy a hablar de algunos puntos relevantes, que parecen no serlo, pero lo son:

Una mujer joven en los años 50 tenía varios motivos para negarse a tener relaciones y todos ellos eran creíbles. Motivos que si manifiesta hoy, provocarían un estallido de risa en su pareja: “mis padres están en casa esperándome”, “los vecinos podrían darse cuenta y mañana habría habladurías”.

Puede que no sean grandes “excusas”, pero por lo menos, hace unos años tenían un poco de sentido. Unos padres que se quedaban esperando a su hija le daban apoyo para mantenerse firme; las habladurías de la gente denotaban que había un cierto pudor en la sociedad pero, lastimosamente, eso ahora no importa.

Es cierto que las chicas solteras que han querido y quieren tener relaciones siempre se las han apañado para conseguirlo por muchos obstáculos que tengan que sortear. También es cierto que ha habido, y hay, muchos que han manejado el tema de la sexualidad por encima del tiempo, de las tradiciones y de lo moral, pero el punto es que, antes una chica que decía que contaba con más apoyo, podía “excusarse”.

Misfire Asia/Shutterstock
Misfire Asia/Shutterstock

¿Qué ha cambiado? ¿Qué significa que una chica haya dejado de tener a su disposición esas “excusas”?

Significa que en la medida que no tenga un soporte social que respalde su decisión, al decir que no, es obligada a ponerse en la posición; o de que está loca por no querer tener sexo o de que está haciendo una valoración negativa de su acompañante, más claro aún, que no lo quiere o no le gusta lo suficiente para estar con él y esto, en muchos casos, es muy costoso para una relación.

El deseo de agradar

Suele suceder que las mujeres tenemos un alto deseo de agradar. Esta característica es muy importante para mantener nuestras relaciones afectivas. Basta con ver encuestas realizadas en clases de educación sexual para jóvenes.

Cuando se les pregunta a las chicas cuál es para ellas la duda más importante sobre la sexualidad, contrariamente a la expectativa de los profesores, no son los métodos de control natal o las enfermedades de transmisión sexual; las chicas quieren saber cómo decir que no a un chico sin herir sus sentimientos. Lo peor es que muchas veces bajo el velo de no querer herir sus sentimientos se oculta una preocupación secreta: el temor al rechazo.

PHONE MESSAGES
Shutterstock

Derecho a elegir una relación más seria

El pudor, palabra que ha perdido en casi todos los casos su significado, representa un contrapeso al deseo de agradar y da un margen de duda para poder elegir a los chicos que te gustan y con los que quieres tener una relación más seria.

Contrario a esto, el no acostarte con alguien hoy al poco tiempo de comenzar a salir (o incluso la misma noche) es considerado un acto de hostilidad o una falta de actitud sana frente a tu sexualidad.

Es triste constatar que los jóvenes de hoy carecen, en muchos casos, de un concepto de intimidad que no esté ligado a las relaciones sexuales. Por otro lado, también es triste caer en la cuenta de que cualquier negativa es mal vista y de que muchas veces el tema no puede ser tratado en forma directa, es decir que muchas chicas no son capaces de ser claras con sus parejas porque piensan que si lo dicen será causa de una gran pelea o de algo peor

La encrucijada está en cómo decirle que no sin que se aleje de ti.

Para terminar solo agregar que la pureza nunca arruina relaciones amorosas. Si la relación está basada en lo sexual, la pureza acabará con ella. Pero si la relación está basada en el amor, el pudor la guardará.

TALK
Savageultralight - Shutterstock

Hombres de verdad

Si continuamente te preocupas de que un chico vaya a rechazarte, a menos de que le ofrezcas algo sexual, estás perdiendo la oportunidad de invitarlo a convertirse en un hombre de verdad. Es allí donde crees que eres más débil donde en verdad tienes el mayor poder.

Reta a los chicos con los que sales, elige bien a quién retas, y sobre todo, quiérete a ti misma.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.