Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

San Juan Bautista de La Salle: rezar y ayunar por las ánimas del Purgatorio

BLESSED SCUBILION ROUSSEAU
Comparte

Según el santo educador están envueltas en llamas y sufren. Mientras más se multipliquen diversos sufragios por nuestra parte, antes Dios las libera

Juan Bautista de La Salle (1651-1719) es el fundador de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, laicos consagrados con votos a la enseñanza escolástica y a la catequesis de los jóvenes, nombrado por Pío XII en 1950 patrono universal de los educadores cristianos.

El santo francés fue el primero de diez hijos, de los cuales tres se volvieron sacerdotes y una religiosa. Después de la ordenación sacerdotal consiguió el doctorado en teología.

Su vida estaba encaminada a la enseñanza académica, pero una serie de coincidencias lo introdujeron al ambiente de la escuela para muchachos pobres, donde cayó en cuenta de dos realidades importantes para él.

Primero que nada, la importancia de dar una formación integral a todos los muchachos, especialmente a los más pobres, y luego preparar maestros a la altura de su misión, tanto desde el punto de vista intelectual y pedagógico como el perfil espiritual.

Gradualmente entre miles de dificultades e incomprensiones surgió en él la idea de formar una nueva congregación de laicos consagrados a Dios en el apostolado de la educación escolástica.

Encontró a un grupo de doce maestros dispuestos a seguirlo en esa aventura y nació el primer núcleo de “Hermanos de las Escuelas Cristianas” que instituyeron las primeras escuelas populares.

El santo educador tuvo el valor de introducir la enseñanza usando el idioma actual en lugar del latín y, después de las “pequeñas escuelas” parroquiales, fundó también las escuelas profesionales, abiertas a quien quisiera aprender un oficio.

Para formar a los profesores fundó también las escuelas para los maestros, anticipándose mucho a los actuales institutos magistrados.

Para reunirse con ex presidiarios y otros desadaptados sociales, creó escuelas de rehabilitación y cursos vespertinos y dominicales.

El santo patrono de los educadores, respecto a las almas del Purgatorio escribió cosas muy profundas en una de sus predicaciones del 2 de noviembre dedicada precisamente a la conmemoración de las ánimas del Purgatorio, y dice:

“Es un pensamiento santo y saludable rezar por los difuntos, para que sean liberados de sus pecados. Así afirma Judas en el segundo libro de los Macabeos. Es una de las mejores y más santas enseñanzas que podemos recibir, porque las almas del Purgatorio que no logran solas liberarse de sus penas, necesitan ser socorridas por las oraciones y las buenas obras de quien aún vive. Es una situación realmente dura estar detenido entre llamas que devoran, porque durante la vida no pensaron en hacer penitencia, o por algún pecado no grave, o porque no expiraron suficientemente aquellos que les hicieron perder la gracia santificadora. Es por este motivo que las santas almas, aunque sometidas a la voluntad divina, imploran insistentemente las oraciones de los vivos que puedan obtener con facilidad aquello que para ellas es imposible”.

Dios, de hecho, debido a sus pecados, según san Juan Bautista de La Salle, “no está dispuesto a recibirlas mientras estuvieran en esta tierra. Consideren compasivamente la situación de estas almas santas que, aunque no están inquietas, suspiran por su liberación, para poder gozar pronto la visión beatífica: esto es lo que ellas esperan de la bondad infinita de Dios con esperanza firme y decidida, apenas tengan la fortuna de ser liberadas de sus penas“.

Para el santo es “una especie de obligación para nosotros rezar a menudo a Dios por las almas que sufren en el Purgatorio. Primero porque Dios, quien los abandonó a su justicia divina durante el tiempo que quisiera, dependiendo de la gravedad de sus pecados y la falta de cuidado que tuvieran de hacer penitencia en este mundo, no les dejó ningún otro medio después de su muerte, que los sufragios de los fieles que todavía estuviesen vivos y que pudieran aplicar: oraciones, ayunos y otras penitencias, limosna, sacrificio de la misa o cualquier otra satisfacción“.

Te puede interesar:
¿Qué es el purgatorio?

En segundo lugar, prosigue, “nosotros estamos unidos con estas almas santas por un vínculo exterior porque, como lo fueron ellas, también nosotros somos miembros de la Iglesia y del mismo Jesús (Ef 5,30), estamos unidos a ellas, en Jesucristo, por la gracia santificadora que tenemos en común con ellas. Estas dos uniones deben inspirarnos sentimientos de compasión en relación a estas almas que sufren. Pero lo que nos hace conocer más particularmente la obligación que tenemos de participar en las penas de estos justos afligidos y lo que debe mayormente comprometernos a socorrerlas con todos los medios es que la Iglesia, nuestra madre común, no olvida nada para inspirarnos esta devoción en favor de sus hijos que sufren, por los cuales está llena de ternura“.

Al ser todos miembros suyos (cfr. Rm 12,5), concluye el santo, “debemos unirnos a ella para ofrecer a Dios nuestra oraciones y el sacrificio de la misa, para obtener más fácilmente de Dios, en nombre de esta íntima unión y de las insistentes oraciones y sufragios, la pronta liberación de estas almas que sufren, que podrán a su vez -cuando estén en el cielo- obtener para nosotros, con sus oraciones, muchas gracias y hacernos gozar de las alegrías celestiales. Entren hoy mismo en el espíritu de la Iglesia y únanse a ella en las oraciones y en los sacrificios que ofrecerá a Dios para el alivio de las almas purgantes. Imploren por ellas el socorro divino, con el mayor fervor e insistencia de que son capaces, para tener el honor de ser dignos miembros de la Iglesia y cooperadores de Jesucristo (2Co 6,1) en la redención de estas almas prisioneras“.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.