¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

13 místicas vieron a las almas del purgatorio: están tristes y sufren

DUCH, ZJAWA
Unsplash | CC0
Comparte

Santa Brigida, Natuzza, Santa Faustina: sus visiones tienen muchos puntos en común. Estas son las descripciones detalladas

13 místicas afirman haber visto a las almas del Purgatorio y de haber dialogado con ellas. Cuenta sus visiones Marcello Stanzione en el libro “Il Purgatorio nella visione delle mistiche” (edizioni Sugarco). Stanzione explica que el Purgatorio es un dogma de fe y que por tanto “pertenece al patrimonio inalienable del Credo de la Iglesia”. Esto es lo que ellas vieron…

1) Santa Perpetua (siglo II-III)

Perpetua sufrió el martirio en el año 203, y gracias a ella podemos saber que los primeros cristianos creían en el purgatorio y en el valor de la oración por los difuntos. Mientras esperaba su ejecución, iba contando lo que le sucedía en la cárcel:

“Pocos días después de la sentencia de nuestra condena a muerte, mientras todos rezaban, de repente en medio de la oración me salió un grito y llamé: Dinócrates. (…) Comprendí también que debía rezar por él (…) Veía a Dinócrates salir de un lugar oscuro – durante la noche, en visión – donde había muchas personas áridas y sedientas, con los vestidos sucios y palídísimas, con una herida en el rostro, como él tenía cuando murió. Era un hermano mío, que murió a los siete años consumido por un cáncer en el rostro (…) Lejos del sitio donde se encontraba, había un cubo lleno de agua, pero cuyo borde estaba mucho más alto de donde él podía llegar, y él intentaba alargarse como si intentara beber (…)”.

“En el día en que permanecimos atados, en la cárcel, tuve la siguiente visión: Vi el lugar de antes, y esta vez Dinócrates, con el cuerpo lavado, bien vestido, disfrutando; donde había estado la herida había una cicatriz, y el borde del cubo estaba más bajo y llegaba ahora al ombligo del niño, él bebía sin descanso. En el borde había una copa de oro llena de agua; Dinócrates se acercó y empezó a beber de la copa de oro, y esta no se vaciaba; después de que bebió suficiente, se puso a jugar todo contento, como hacen los niños, y en ese momento me desperté y comprendí que había sido liberado de su pena”.

Te puede interesar:
¿Qué es el purgatorio?

2) Santa Brígida de Suecia (1303-1373)

Se cuenta que un día Brígida tuvo una visión del Purgatorio y oyó la voz de un ángel que, consolando a las almas, repetía estas palabras: “Bendito sea el que, viviendo aún en la tierra, socorre con actos y buenas obras a las almas purgantes, ya que la justicia de Dios exige que sin la ayuda de los vivos, estas sean purificadas en el fuego”. Y oyó también otras voces que añadían: “Gracias sean dadas a quienes nos aportan alivio en nuestras desventuras; vuestro poder es infinito, Señor: dad el ciento por uno a nuestros benefactores, que nos llevan más rápido al umbral de vuestra luz divina”.

3) Santa Catalina de Siena (1347-1380)

Catalina, que recibió los estigmas como signo de su perfecta identificación con el Crucificado, refiere la descripción que le hace Jesús sobre el purgatorio:

“Y si te vuelves al purgatorio encontrarás allí mi dulce e inestimable Providencia hacia esas almas mediocres que perdieron el tiempo, y que ahora, separadas del cuerpo, ya no tienen tiempo para lograr méritos. A ellas yo he provisto por medio visetto, de quienes aún estáis en la vida mortal y tenéis el tiempo para ellos, y mediante la limosna y el oficio divino, junto a los ayunos y las oraciones hechas en estado de gracia, podéis abreviarles el tiempo de la pena, confiando en mi misericordia”.

Páginas: 1 2 3 4 5

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.