Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Cuando no es posible reconciliarse, ¿mejor seguir adelante sin más?

CZARNE LUSTRO
Hannah Wei/Unsplash | CC0
Comparte

La armonía total con Dios, con los demás y con la vida sólo existe en el cielo, aquí las rupturas duelen y a veces sólo puedes hacer una cosa

Reconciliación es una palabra que me da paz. La escucho y mi corazón se llena de esperanza. Reconciliar lo que está roto, desunido, en guerra. Reconciliar lo que no está conciliado.

Me gustaría ser un buen conciliador. Capaz de restablecer los vínculos cortados. Construir caminos que lleven a la unión. Cuando se ha roto el camino marcado.

Quiero pensar en la Cuaresma como un tiempo de caminos de ida y de vuelta. Caminos en los que me encuentro con Dios que me dice que me ama. Caminos en los que voy al que sufre, al que está lejos, al que ha roto los vínculos de amor con el mundo, con los hombres.

Dice la Biblia:

El que es de Cristo es una criatura nueva. Lo antiguo ha pasado, lo nuevo ha comenzado. Dios mismo estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo, sin pedirle cuentas de sus pecados, y a nosotros nos ha confiado la palabra de la reconciliación”.

Dios en mí reconciliando al mundo. Sin pedir cuentas del mal. Sin exigir el pago de la deuda. Una nueva creatura.

Quiero que Jesús haga en mí todas las cosas nuevas. Quiero que me haga hombre nuevo. Capaz de vivir de una forma nueva, más honda, más pura, más verdadera.

Leía el otro día:

Adquisición de la paz interior supone largo trabajo de reconciliación. Con Dios: desconfiar y reprochar una expectativa no atendida. En vez de confiar, agradecer y estar disponible. Con uno mismo: no aceptarse tal como se es, despreciarse, juzgarse. Con el otro: miedos, cerrazones, amarguras, rencores, perdones rechazados. Con la vida: lamentos por el pasado, miedo al futuro, incapacidad para asumir la vida presente, pérdida de sentido y gusto de lo que vivimos[1].

Las tensiones, la ira, el rencor, el odio, el desprecio, la desidia, la pereza surgen en esos cuatro ámbitos. Dios, yo mismo, los demás, la vida.

Surge de mis pecados que me hablan de caminos rotos. Choco con esos muros y barreras que hacen imposible el camino del encuentro. Brota la falta de paz de mis heridas no sanadas.

Te puede interesar: “La venganza y el resentimiento son emociones tóxicas que nos desgastan”

Hay algo en mí que no está reconciliado. Algo que no está en orden. Sé que es imposible que yo esté en paz con todo y con todos. Es imposible una paz que sólo en el cielo será real.

No por ello me desanimo en la lucha. Es imposible estar bien en todo. Y no es imposible soñar con lo que anhelo.

Es cierto que es imposible que mi cuerpo esté totalmente sano. No por ello dejo de esforzarme por llevar una vida sana. Algo no estará en orden. No importa. Me esfuerzo. Lo mismo con mi alma, con mi vida. Hay aspectos no reconciliados. Ámbitos en los que falta paz.

Te puede interesar: 9 antídotos contra el resentimiento

Vivir en paz tiene que ver con vivir reconciliado y reconciliando. Con vivir en una armonía que Dios da a los que se la piden.

Sueño con ser una creatura nueva. Deseo tejer vínculos nuevos en armonía. Vínculos en los que quiero mantener la paz. Me esfuerzo por ello.

A veces no depende de mí. Puedo fracasar en el campo del amor. Fracasar en mis intentos por dar la vida con generosidad. Puede que los caminos estén rotos por los pecados de los otros. Puede que quede yo herido por el odio del otro.

Tal vez no pueda cambiar la realidad. Tengo que aceptarla como es. Asumirla en su verdad.

Quiero aprender a reconciliarme con la vida como es hoy. Con la vida en su pobreza, en su pureza, en su belleza.

Te puede interesar: Dime cuánto críticas a los demás y te diré cuan poco te aceptas

Miro confiado el camino que tengo por delante. Puedo vivir en actitud reconciliadora. Para ello tengo que perdonar mi vida como es hoy. Está herida. Es imperfecta.

Quiero reconciliarme con mi hermano. No siempre va a querer acercarse a mí. Pero yo sí. Busco esa reconciliación.

Te puede interesar: ¿Se puede “aprender” a reconciliarse?

Hay personas que buscando su propio camino, sin paz en casa, se alejan y rompen vínculos. Quizás rompen la conciliación de su vida, o rompen con su padre, con su casa, con su hermano, o con su presente buscando un futuro mejor. Viven entonces no reconciliados y lejos de casa. Algo en su vida no está en orden. Pero no importa. Siguen el camino.

En ocasiones me siento así. Vivo lejos de mi hogar. Lejos de algún hermano. Herido por dentro. Roto. No reconciliado. Y sigo adelante sin preocuparme demasiado. Vivo mi vida sin mirar atrás. No creo que sea posible la reconciliación.

Soy yo el que ha roto los hilos de una vida en el hogar. Me he alejado en alguno de esos ámbitos. De Dios, de los demás, de mi vida, de mí mismo.

Sobre esos puentes rotos he construido una nueva vida. Pensando que así está todo bien. Tapando los miedos y dolores.

Sigo hacia delante sin mirar hacia atrás. Sólo importa el presente que abrazo en medio de mi rutina. Cuesta mucho mirar mis vacíos, mis dolores y mis miserias. Si mis ojos no ven el dolor tal vez sufran menos.

Sigo adelante sin pensar en lo que no está en orden en mi vida. Poco importa la casa paterna que he abandonado. El hermano con el que he roto. El sueño que he dejado al borde de mi camino.

Ya no importan los anhelos de infinito que viven en mi interior. No importa lo que no puedo dominar y controlar. Aquello que no depende totalmente de mí.

Vivo roto y duele. Pero no miro. Porque si miro la impotencia aumentará el dolor del alma. Quisiera volver a casa. Levantarme y pedirle a Dios la reconciliación. Anhelo vivir en el hogar que sueño.

Te puede interesar: ¿Buscas paz y orden? Silencia

 

[1] Jacques Philippe, Si conocieras el don de Dios

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.