¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

6 tipos de relación madre-hijo que pueden hacer mucho daño

Sofi Photo
Comparte

A pesar de las buenas intenciones, las relaciones familiares poco sanas a veces pueden tener efectos en la vida adulta

La relación con la madre puede ser difícil. Al principio, cuando somos niños, las madres son todo nuestro mundo. Más tarde, el niño necesita una distancia mayor para poder explorar el mundo. No todas las madres entienden esto, o saben cómo soltar o aflojar los lazos.

Por desgracia, esto puede causar conflictos y problemas en un momento en el que el vínculo con la madre – una de las personas más importantes en la vida – debe estar lleno de comprensión mutua y compromiso.

¿Por qué tener una buena relación con la madre es tan importante?

Si estás teniendo dificultades en tu relación con tu madre o con otras personas en la vida adulta, el libro The Mom Factor de Henry Cloud y John Townsend puede ser útil. Los autores subrayan que tu desarrollo depende significativamente de la actitud de tu madre en relación contigo y de tu respuesta al proceso maternal. Esto sucede porque aprendes sobre la relación con los demás a traves de tus padres.

El tipo de relación que tienes con tu madre moldea, en gran parte tus relaciones actuales. Por ejemplo, si tu madre estaba excesivamente preocupada por ti, en tu vida adulta podrías tener dificultad para aceptar la ternura de los demás. O, si tu madre era excesivamente controladora, podrías ser demasiado sensible en este punto, e interpretar preguntas sencillas como un intento de controlarte.

Los autores identifican seis tipos de relaciones madre-hijo poco sanas. Son estas:

La Madre Fantasma

La Madre Fantasma – o la madre distante y ausente. Es la emocionalmente inaccesible. Se caracteriza por un autocontrol constante, lo que hace imposible establecer un vínculo con ella. Ella experimenta cambios de humor frecuentes, lo que puede llevar a su hijo a tener miedo de confiar en ella. Está tan concentrada en los problemas de su propia vida, que se distancia de su hijo. Como resultado, su hijo no tiene manera de profundizar el vínculo con su madre; en consecuencia, cuando es adulto, se vuelve emocionalmente incapaz de desarrollar relaciones íntimas con los demás.

La Madre Muñeca China

La Madre Muñeca China no sabe cómo lidiar con situaciones desagradables ​​o estresantes. Ella no consigue lidiar con sus problemas y se siente sobrecargada con lo que el niño trae a su vida. Como resultado, el niño no aprende a lidiar con las emociones; esto hace que, cuando sea adulto, sea impotente ante los sentimientos de enfado, tristeza o miedo.

La Madre Controladora

La Madre Controladora tiene la seguridad de ella sabe lo que es mejor, y su actitud hace difícil o incluso imposible que su hijo crezca como persona. Esas madres crean una sensación de culpa en sus hijos cuando son adultos, cuando intentan volverse independientes e intentan salirse del control de sus padres. Algunos de los comportamientos que utilizan incluyen mostrar indiferencia, usar el chantaje emocional, o mostrar rabia y hostilidad. Quieren que todo se haga a su manera.

La Madre Trofeo

La Madre Trofeo necesita audiencia y admiración. Quiere ser el centro de todas las atenciones, y muchas veces utiliza a su hijo o hija en este sentido, haciendo todo lo posible para que parezca perfecto y cumpla con sus expectativas; ella quiere que su hijo “sea su orgullo” en todas las circunstancias, para ser un “trofeo” que poder mostrar. Los hijos de este tipo de madre, cuando son adultos, tienen que ser los mejores y satisfacer las necesidades de los demás. Intentan hacer felices a los demás y hacen cualquier cosa para evitar que las personas se desanimen. Tienen miedo de cometer errores y de mostrarse francos. Son infelices debido a su perfeccionismo y constantemente se están comparando con los demás.

La Madre Jefe

El principio orientador de la Madre Jefe es: “No importa cuantos años tengas, yo siempre seré tu madre, y tu siempre será mi bebé”. Ella no sabe como permitir que tu hijo crezca y se vuelve independiente. Cuando llegan a adultos, los hijos tienen relaciones difíciles con los compañeros, porque nunca han aprendido a relacionarse con los demás como iguales y compañeros. En consecuencia, se quedan en el papel de niño, se sienten inferiores e incapaces de tomar decisiones maduras, o asumen la actitud de un jefe, intentando liderar y controlar a los demás. Ambos estilos pueden funcionar alternamente en la misma persona.

La Madre American Express

La Madre American Express es el tipo que no deja que sus hijos crezcan y se alejen, literal o psicológicamente; ella impone metafóricamente el antiguo lema de la American Express, “no salga de casa sin ella”. Intenta mantener la relación madre-hijo para siempre. Sus hijos, cuando llegan a adultos, por un lado, idealizan a su madre y, por el otro, luchan por su “independencia”. También transfieren esa lucha a otras relaciones, lo que significa que no saben cómo construir relaciones con base en el interés y confianza mutuas.

No todas las madres encajan necesariamente en esas categorías; es muy posible que su madre – o tú, como madre – sea imperfecta, pero fundamentalmente una buena madre.

Por otro lado, aunque una o más categorías se te aplique como hijo o como madre, tenemos que recordar que las generalizaciones son útiles, pero son sólo generalizaciones. No consiguen abarcar todos los matices y las circunstancias de los casos específicos. Pueden ser muy útiles para darnos informaciones sobre factores que pueden haber afectado nuestro desarrollo y nuestras relaciones actuales, pero no debemos caer en el peligro de la exageración o de los juicios precipitados.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.