Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El reto voluntario de recoger basura comienza a tomar vuelo en todo el mundo

Comparte

“Trashtag Challenge”, un reto viral que, a través de mostrar el antes y el después de un sitio, busca eliminar la basura del medio ambiente de manera voluntaria.

Mientras el Papa Francisco y la Organización de las Naciones Unidas se desgañitan el uno hablando de la necesaria “conversión ecológica” y la otra de medidas urgentes para evitar la catástrofe del medio ambiente en el mundo, las redes sociales muestran que, lejos del pasotismo y la indiferencia, miles de seres humanos se están tomando, individual y colectivamente, en serio el llamado al cambio.

Dentro de esta nueva lógica de convocatoria a través de las redes sociales, especialmente de jóvenes usuarios, se ha instituido un nuevo programa para enfrentar la contaminación del medio ambiente: se trata del “Trashtag Challenge”, un reto viral que, a través de mostrar el antes y el después de un sitio, busca eliminar la basura del medio ambiente de manera voluntaria.

Miles de usuarios de redes sociales han atendido este reto y están publicando imágenes impactantes en las que la naturaleza vuelve a relucir en todo su esplendor una vez que se han eliminado las bolsas, los deshechos plásticos, la basura que, por toneladas, botamos sin demasiada preocupación los seres humanos de la sociedad del consumo acelerado (e irracional).

Antes que lamentarnos porque “otros” ensucian nuestras playas, lagos, lagunas, ríos, parques, jardines, espacios públicos, selvas y montañas, a lo que impulsa el ‘hashtag’ #TrashtagChallenge es a recoger nosotros lo que los demás tiraron. En otras palabras, predicar con el ejemplo y no sumarnos, nada más, al pesimismo de la cultura de la queja, sino actuar en el entorno en el que vivimos.

Con etiquetas como #TrashtagChallenge o #TrashTag miles de personas han tomado la idea por voluntad propia y han comenzado a publicar fotos de antes y después de playas atiborradas de botellas de plástico a playas con arenas limpias y posibilidades de uso y de goce por parte de los humanos, en condiciones de dignidad. Las fotos se publican en Twitter, Instagram y Facebook o en cualquiera otra red social.

El periódico español EL PAÍS narra, por ejemplo, el caso del abogado Afroz Shah, de 33 años, que impulsó este desafío y logró que desde 2016 se recogieran unos dos millones de kilos de desechos de la playa de Versova, en Bombay (India), con la ayuda de cientos de voluntarios. El reto, que se organizó con jornadas de ocho horas diarias durante los fines de semana, contó con la ayuda del embajador de los Océanos de la ONU, Lewis Pugh, según ha informado la propia institución.

Han pasado tres años desde que inició el reto, pero hasta ahora comienza a ser popular y a motivar a jóvenes emprendedores y preocupados por el medios ambiente, el cambio climático y el calentamiento global para hacer lo que saben hacer: juntarse en tareas solidarias, moverse a través de redes sociales y garantizar, con sus manos, el futuro de sus hijos. Un futuro que no hemos sabido controlar los mayores.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.