Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Es posible aceptar en un jardín de infancia católico al hijo de una pareja del mismo sexo?

GAY
Shutterstock-lev radin
Comparte

La Escuela Católica Santa Ana, en Kansas, ha negado la admisión a un pequeño a su jardín de infancia

La polémica se ha desatado en la Escuela Católica Santa Ana, localizada en Prairie Hill, un suburbio de la ciudad de Kansas, en el medio oeste de Estados Unidos. Una polémica que importa mucho el darle seguimiento pues se va a presentar –ya se presenta– con frecuencia en los jardines de infancia católicos y en las escuelas primarias de muchos otros lugares del mundo.

Admisión negada; reconsideración pedida

La escuela de Santa Ana –tras la consulta con el párroco de su jurisdicción, el padre Craig Maxim, y de éste con la arquidiócesis de Kansas City—ha decidido negar la admisión a un pequeño al jardín de infancia dado que es hijo de una pareja del mismo sexo.

Citando las políticas de admisión de la arquidiócesis de Kansas City, el padre Maxim aconsejó a los directivos de la escuela, no sin reservas por la polémica que desataría en la comunidad, que el alumno no fuera aceptado, pero los padres del menor le pidieron a la escuela que reconsidere “en oración” su decisión.

La petición de reconsideración ha obtenido más de mil firmas y ya se envió al arzobispo de Kansas City, Joseph Naumann, y a la superintendente de la escuela, Kathy O’Hara. En ella sostiene que la escuela Santa Ana admite, por ejemplo, hijos de padres que están divorciados y se han vuelto a casar o que han concebido mediante la fertilización in vitro, así como a niños de familias no católicas.

“Respetuosamente, creemos que la decisión de negarle a un hijo de Dios el acceso a una comunidad y educación tan maravillosas, basada en la idea de que la unión de sus padres no está de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia sobre el matrimonio sacramental, carece de compasión y de la misericordia del mensaje de Cristo”, dice la petición hecha al arzobispo Naumann.

Una enseñanza muy clara

En un comunicado de prensa, la arquidiócesis de Kansas City explicó que su política de admisión, que todas las escuelas católicas afiliadas a la arquidiócesis deben seguir, es que si bien “los individuos con atracción por el mismo sexo deben ser tratados con dignidad”, la enseñanza de la Iglesia sobre el matrimonio es la unión de un hombre y una mujer.

“El matrimonio es considerado el bloque de construcción de la familia, de la sociedad y el corazón de la Iglesia. La enseñanza de la Iglesia sobre el matrimonio es clara y no está alterada por las leyes de la sociedad civil”, se lee en el comunicado, en referencia a la decisión de 2015 de la Corte Suprema de Estados Unidos que legalizó el matrimonio gay en todo el país.

“La decisión de la Corte Suprema de otorgar el estado civil a las uniones entre personas del mismo sexo no cambia la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio, sino que presenta a la Iglesia nuevos desafíos pastorales”.

Conflicto en la casa

El hecho de que una pareja del mismo sexo no sea capaz de modelar los “componentes esenciales” de la enseñanza de la Iglesia sobre el matrimonio “crea un conflicto para sus hijos entre lo que se les enseña en la escuela y lo que se experimenta en el hogar”, dijo en su comunicado la arquidiócesis.

También señaló que la admisión de este pequeño en el jardín de infancia podría convertirse en una “fuente de confusión” para otros estudiantes. “Nuestras escuelas existen para transmitir la fe católica. Incorporadas a nuestra instrucción académica y formación espiritual, en cada nivel y grado están las enseñanzas de la Iglesia Católica”, continúa diciendo la declaración.

“Es importante que los niños experimenten la coherencia entre lo que se les enseña en la escuela y lo que ven y viven en su casa. Por lo tanto, pedimos que los padres entiendan y estén dispuestos a apoyar esas enseñanzas en sus hogares”, explicó la arquidiócesis de Kansas City.

Continuar el diálogo

Al reconocer que otras diócesis en todo el país tienen diferentes políticas con respecto a la inscripción de niños de parejas del mismo sexo, el padre Maxim escribió que había comunicado las preocupaciones de sus feligreses a la arquidiócesis.

Hizo hincapié en que esto no era para “socavar la doctrina de la Iglesia”, sino más bien un intento de “continuar el diálogo” con la arquidiócesis sobre la política de admisión de hijos de parejas del mismo sexo a escuelas católicas

“Como su pastor, estoy preocupado por la división que este tema delicado y complejo ha causado dentro de nuestra escuela e iglesia”, escribió, pidiendo oraciones por la sanación, la paz y la comprensión mutua. Pero la polémica, lejos de concluir, apenas ha empezado.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.