Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El truco que llevó a San Marcos a Venecia

MARK
Shutterstock-mountainpix
Comparte

Toda historia tiene dos versiones y quizá por eso las reliquias del Santo están repartidas entre dos continentes

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

En el año 828, los restos San Marcos reposaban tranquilamente en Alejandría en un templo construido en honor a él. Personas de distintas partes del mundo visitaban el lugar del fundador de la iglesia copta, quien había fallecido en esas tierras en su misión de evangelizar África.

Según los italianos, el monje Staurazio y el sacerdote Theodore, custodios del santuario, temían por las reliquias del evangelista porque supuestamente el gobernador árabe de Alejandría había decidido tomar el mármol y columnas de las iglesias cristianas para construir un palacio. Así que le pidieron a dos mercaderes venecianos que estaban en la ciudad por negocios y veneraban al santo, Buono da Malamocco y Rustico da Torcello, que por favor se lo llevaran escondido en su barco.

Lo primero que hicieron fue reemplazar su cuerpo con el de la mártir Santa Claudia para que los habitantes de Alejandría no sospecharan nada si visitaban el templo. ¿Pero qué hacer en la aduana? A los italianos se les ocurrió colocar repollo y carne de cerdo alrededor de la caja donde estaban las reliquias. Cuando los árabes revisaran, sólo la idea de tocar cerdo (animal impuro para ellos) les repugnaría… y así fue.

Fue así como las reliquias de San Marcos llegaron a Italia. Fueron recibidas por el obispo local y Giustiniano Participazio, undécimo dux de Venecia según la tradición. Como la famosa basílica que hoy conocemos no estaba construida, las reliquias de San Marcos fueron colocadas en el Palacio Ducal hasta terminarse la construcción de la iglesia del ahora también patrón veneciano, donde además se pintó un fresco que relata la aventura de los dos mercaderes.

Sin embargo, los coptos siempre alegaron que se trató de un robo y que los restos del evangelista nunca corrieron peligro. En aquel entonces, Venecia peleaba por el poder político del norte de Italia, el cual estaba sujeto al poder eclesiástico, así que necesitaban las reliquias de alguien tan importante como San Marcos (Roma ya tenía las de San Pedro) para poder reclamarlo.

En 1968, el Papa Pablo VI decidió devolverle parte de las reliquias a los coptos. El Patriarca San Cirilo VI (sucesor número 116 de San Marcos según los alejandrinos) envió una delegación a Roma días antes de la inauguración de la Catedral Ortodoxa Copta de San Marcos en El Cairo, hoy sede del Papa de Alejandría. Allí mandó a construir un altar especial decorado con íconos coptos donde desde entonces los egipcios veneran a San Marcos, cuyos restos ahora están repartidos en dos continentes.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.