Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 28 noviembre |
Santa Catalina Labouré
home iconHistorias que inspiran
line break icon

Encuentran a una chica con síndrome de Down gracias a Whatsapp

LOST

Shutterstock-Ink Drop-Whatsapp image

Dolors Massot - publicado el 15/02/19

En Madrid hubo movilización para encontrar a Reyes: unos buscándola por las calles de la capital de España mientras otros rezaban.

«Estamos buscando a Reyes. Hoy día 14 de Febrero 2019. Mide 1.50, morena de piel. Tiene el pelo corto, moreno y liso. Lleva gafas. No se le entiende al hablar. Lleva un abrigo negro y una mochila negra con rayas verdes. Si la ves llama al 618554859.»

En pocos minutos, el mensaje se extendió como la pólvora por Whatsapp.

Hay mensajes que son para reír, otros para perder el tiempo. Pero este era para dejarlo todo y salir a la calle en busca de Reyes. Y eso fue lo que hicieron decenas de personas en Madrid. Y cientos rezaron por ella. Su familia, católica, pidió oraciones. Y la comunión de los santos hizo efecto.

Reyes Montes, que tiene síndrome de Down, es la número 10 de 13 hermanos. Tiene 24 años. Acude diariamente a un taller ocupacional donde recibe formación. Los jueves van a la piscina. El día 14 de febrero, san Valentín, mientras muchas parejas se buscaban y se felicitaban, a la familia de la joven se le puso el corazón en un puño. Era la una del mediodía y el padre de los Montes daba la señal de aviso: Reyes no había regresado a casa.

No se sabía nada de su paradero.

Pidiendo ayuda en las redes sociales

Otra hermana, Carmen, la cuarta, puso un estado en Facebook en el que pedía ayuda para encontrar a la chica. En poco rato 228 personas habían compartido el estado. Eso implica llegar a miles de ciudadanos a la velocidad del rayo.

Hubo tiempo de llorar, de buscar, de mirar por todas partes, de llamar y preguntar, de mostrar la foto de Reyes, y de rezar. Tíos, amigos… todos en marcha por Madrid dándolo todo por encontrar siquiera el rastro de la muchacha. Al mismo tiempo, se confiaron a la oración de todos, sobre todo de sus 3 hermanas religiosas de Iesu Communio.

Y de repente, una señora que acababa de leer el Whatsapp cree ver a Reyes. Se llama Beatriz P.U.. «No la conocemos de nada», dice Inma, la quinta de los hermanos, en un mensaje posterior de agradecimiento. Pero el caso es que aquella mujer se dirige a Reyes, la alcanza y habla con ella. Mientras tanto, llama a la Policía para decir que tiene un poco de prisa pero que ha encontrado a Reyes. La Policía llega enseguida al lugar. Fin del susto.

«Gracias por rezar»

Después de una época en que los medios de comunicación tienen en vilo a media España cada semana con un caso de mujeres desaparecidas, el final de la historia de Reyes es de agradecimiento sumo. A los amigos y familiares, a los que hicieron caso de Whatsapp, Twitter, Instagram y Facebook, y a todos los que rezaron por una chicacon síndrome de Down perdida por Madrid y con poca capacidad para llegar por sí sola de vuelta a casa.

Fueron 6 horas de angustia. «Hoy ha sido un día difícil, duro, de muchas emociones, de llorar, rezar, confiar, seguir rezando y seguir llorando…», ha escrito la cuarta de los hermanos Montes. Y recuerda la escena de película de una familia numerosa que pierde a uno de los niños y la madre dice: «Lo encontraremos, como tú dices, SOMOS DEMASIADOS”. El mensaje es de un inmenso gracias y un «¡benditas redes sociales!».

«Reyes nos ha enseñado a confiar totalmente en Dios»

Inma, la quinta hermana, cuenta que este suceso les ha hecho pensar. ¿Quién es Reyes para vosotros?, le pregunto. Y se queda pensando. No sabe qué responder porque querría decir algo precioso y teme estropearlo. Pero arranca: «Es alegre… La que le gusta vivir las cosas en primera persona, jugar, bailar…». Y añade: «Es la que nos ha enseñado a confiar totalmente en Dios». 

Ahora a Inma se le ocurre lo que resume realmente a Reyes: «Es la unidad. Nos ha enseñado a estar unidos. Reyes es adoptada, igual que otros dos hermanos. Nos ha enseñado cuáles son las cosas importantes en la vida. Y nos ha enseñado que la vida es mucho más sencilla. Que Dios quiere fijarse en las cosas pequeñas».


LIGAMX

Te puede interesar:
¡Golazo del árbitro! El gesto con un niño con síndrome de down que todos aplauden

Tags:
desaparecidosredes socialessindrome de down
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.