Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 23 junio |
Santos Juan Fisher y Tomás Moro
home iconEstilo de vida
line break icon

Cómo no preocuparte por cosas sin importancia

MOTHER

Shutterstock-CREATISTA

Dolors Massot - publicado el 08/02/19

Si eres sufridora y te quitan las paz asuntos que luego ves como irrelevantes, aquí tienes soluciones para vivir con más paz.

¿Cuántas veces te ha ocurrido que te ha comenzado a latir fuerte el corazón por algo que crees que va a suceder, has pasado un mal día y luego ha quedado en nada? Sufrimos de más cuando algo nos inquieta y nos angustia sin que realmente valga la pena ponerse así. Sin embargo, a veces no es fácil dominarse y dejar de pensar en ello.

Los nervios, las prisas, la sensación de enormidad de un problema pueden llegar a ser un impedimento para nuestra calma. Cuando algo te preocupa, pierdes la concentración. Y si preocupa mucho, incluso puede hacer que pierdas la paz.

¿Cómo lograr que en nuestra vida diaria no nos preocupemos tanto por cosas innecesarias? ¿Hay alguna pauta para poder discriminar cuando me llega el problema a la cabeza?¿Cómo despreciar esos pensamientos negativos que no conducen a nada? En resumen, ¿cómo puedo ser menos «sufridora»?

Aquí tienes una lista de soluciones prácticas para moderar esa preocupación:

Discrimina

Vas a hacer como los sexadores de pollos: toma una idea y clasíficala en importante o no importante. Pero una vez hayas hecho eso, si dices que es importante, pregúntate: ¿me parece importante porque mi mente la ha magnificado o distorsionado?

Nuestros pensamientos no siempre son acertados al cien por cien. La carga de la experiencia y el modo imperfecto de conocer las cosas hacen que los humanos a veces nos equivoquemos al juzgar un hecho. Ten presente si ha podido pasar eso. Por ejemplo: cuando se trata de enfrentarse a un problema relacionado con alguien que me cae mal, es posible que mi grado de disculpa sea menor.

¿Me mueve la emoción?

¿Estoy triste? ¿Enfadadísima? ¿Me ha dado vergüenza? ¿Tengo un bajón? Con cierto tipo de preocupaciones, es mejor irse a la cama y al día siguiente el problema se ve reducido a una cuarta parte… ¡o ha desaparecido!

Observa cómo repercute la preocupación en tu cuerpo.

¿Tienes dolor de cabeza o de estómago, colitis, sudoración, contractura en la espalda…?

La experiencia es un grado

¿Te ha ocurrido otras veces? ¿Lo superaste? ¿Cómo lo hiciste? Entonces, piensa que esa misma solución te dará pistas para actuar ahora. Para que puedas aplicar esto, piensa cuál fue el primer paso que diste entonces.

No presupongas lo que piensan los demás

Pensar qué dirán los demás puede resultar agotador. No te preguntes qué pensarán de ti o de lo que ha ocurrido. Limítate a los hechos, a lo que realmente sucede.

Háblate en positivo

La psiquiatra Marian Rojas, autora del libro «Cómo hacer que te pasen cosas buenas». anima a que nos digamos algo sobre nosotros que sea cierto y que nos ayude a crecer en seguridad. Por ejemplo: «tú siempre has sido muy luchadora».

¿Cuál es el siguiente paso? «Siente esa emoción positiva, permite que llegue a tu cuerpo aportando bienestar», sugiere la doctora.

El presente es tu base sólida

Es lo que te permite actuar hoy y ahora.


RELAXING

Te puede interesar:
8 trucos para aliviar la carga mental

Ten visión de futuro

Pregúntate cuán importante será esta preocupación dentro de un año. ¿Valdrá la pena que te lo tomes así? ¿Seguirá existiendo ese motivo de preocupación o ya ni te acordarás?

No respondas automáticamente

Haz una pausa y date un tiempo para pensar y comunicar a los demás la preocupación.

Por más negativa que sea una situación…

Busca lo positivo de ella

Si tu cabeza está hecha un lío…

Ponte a escribir los pensamientos. Te ayudará a aclararte. Reléelos y ve tachando lo que es irrelevante. Así darás con el meollo del problema.

Tags:
autoestimadolorpazpreocupaciónsufrimiento
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
Pablo Cesio
El Padrenuestro, la oración que asustó a un grupo de delincuentes
4
MARIA VIANNEY
Maria Paola Daud
Para cuando te entra el hambre: Los Matefaims del cura de Ars
5
SAINT JOSEPH
Maria Paola Daud
El asombroso poder de san José dormido
6
father and son
Cecilia Zinicola
Cómo honrar a padres que son difíciles
7
PAUL MCCARTNEY
Jordan Runtagh
«Let it Be»: la verdad detrás de la visita de la Virgen María a P...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.