Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 25 noviembre |
Santa Catalina de Alejandría
home iconActualidad
line break icon

38 años después...ordenan detener a uno de los asesinos de San Óscar Romero

OSCAR ROMERO

AFP/EAST NEWS

Jaime Septién - publicado el 25/10/18

El juez salvadoreño Rigoberto Chicas emitió la orden de detención en contra del ex capitán del Ejército, Álvaro Rafael Saravia

Si no fuera un episodio realmente patético, pasaría por un relato del realismo maravilloso latinoamericano: 38 años 5 meses y 29 días después de aquella triste tarde del 24 de marzo (de 1980), cuando cuatro pistoleros entraron en plena Misa a la capilla del “Hospitalito” (el Hospital de la Divina Providencia) y mataron a balazos al entonces arzobispo de San Salvador, un juez emitió la orden de búsqueda y captura de uno de los presuntos sicarios.

Nueve días más tarde de la canonización de Óscar Arnulfo Romero por parte del Papa Francisco en El Vaticano (domingo 14 de octubre, junto con Pablo VI), este 23 de octubre el juez salvadoreño Rigoberto Chicas emitió la orden de detención en contra del ex capitán del Ejército, Álvaro Rafael Saravia.

Saravia, quien, durante décadas ha sido considerado como sospechoso del crimen en contra de San Óscar Romero y que en la actualidad se encuentra escondido en alguna parte de El Salvador o en el extranjero, extrañamente ha gozado de libertad no obstante haya sido arrestado en 1987 en Miami y enfrentado una variedad de procesos legales en su país.

Los procesos judiciales en contra de Saravia jamás han tenido un avance significativo debido a la Ley de Amnistía General para la Consolidación de la Paz, aprobada el 20 de marzo de 1993.

Se trata de una norma con rango de Ley promulgada en El Salvador, la cual tuvo como finalidad regular la forma de conceder una amnistía amplia, absoluta e incondicional a todas las personas que hubieren participado de delitos políticos, comunes y conexos antes del 1 de enero de 1992, en el marco de la guerra civil acaecida de 1980 a 1992 en dicho país centroamericano.

La Ley de Amnistía General para la Consolidación de la Paz perdonó y exoneró de todo cargo judicial y penal tanto a militares de la Fuerzas Armadas de El Salvador (FAES) como a la guerrilla insurgente que se vieran involucrados en los delitos de ‘’lesa humanidad’’, que se realizaron durante la guerra civil

En esos casi doce años, la guerra civil salvadoreña dejó al menos 75.000 muertos, 8.000 desaparecidos y 12.000 lisiados. Sin embargo, la Ley de 1993 fue rechazada por el máximo tribunal del país en 2016 y el caso que involucró el asesinato del arzobispo se reabrió el año siguiente, en 2017.

Al emitir la orden nacional e internacional de arresto, el juez Chicas dijo que las autoridades “tienen pruebas suficientes” para acusar a Saravia de participar en el crimen.

Monseñor Romero, en una homilía dicha en la Catedral de San Salvador el día anterior a su asesinato pronunció aquellas palabras dirigidas a los soldados y que, para las fuerzas militares de ultraderecha de su país, sonaron como su sentencia de muerte: “Les suplicó, les ruego, ¡les ordenó, en nombre de Dios, cese la represión!”




Te puede interesar:
¿Qué estaba predicando San Óscar Romero en el momento de su muerte?

Hay que recordar que la Comisión de la Verdad de las Naciones Unidas para El Salvador acusó a otro hombre fuerte del ejército salvadoreño, el comandante Roberto D’Aubuisson (1944-1992), un líder de ultraderecha sospechoso de organizar a los escuadrones de la muerte del país, de ser el autor intelectual del asesinato del arzobispo.

D’Aubuisson murió de cáncer en la lengua a los 47 años de edad y nunca fue acusado formalmente. Incluso, en 1983 fue presidente de la Asamblea Constituyente que redactó la Constitución de El Salvador, y en 1984 participó –con el partido que él mismo formó, ARENA—en las elecciones presidenciales.

Junto a Saravía, aún se especula sobre quien fue el tirador contratado pero algunas fuentes señalaron a Marino Samayoa Acosta, sub sargento de la Guardia Nacional, a quien habrían pagado 1.000 colones por tirar del gatillo. Otro posible tirador, un capitán llamado Eduardo Ávila, murió en extrañas circunstancias.

Tags:
asesinatoel salvadormonsenor romerooscar romeroviolencia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.