Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Qué estaba predicando San Óscar Romero en el momento de su muerte?

Mgr Oscar Romero, archevêque de San Salvador, assassiné alors qu'il célébrait la messe le 24 mars 1980 © Archives Ciric
Comparte

Muy pocos conocen qué es lo que estaba diciendo San Romero ese día y por quién ofrecía la Misa

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

La mayor parte de los católicos sabemos que el arzobispo de San Salvador, Óscar Arnulfo Romero, ahora santo, fue asesinado al concluir la homilía de la Misa que celebraba en una pequeña capilla del hospital de la Divina Providencia, “el Hospitalito”, el 24 de marzo de 1980. Y que su asesinato precipitó la guerra civil de El Salvador por más de una década

Sin embargo, muy pocos conocen qué es lo que estaba diciendo San Romero ese día y por quién se estaba ofreciendo la Misa que, finalmente, fue la última que ofició en su vida.

La Misa en “el Hospitalito” se ofrecía por el primer aniversario de la muerte de doña Sara Meardi de Pinto, madre de Jorge Pinto, editor de “El Independiente”, un pequeño periódico semanal de San Salvador.

Por otra parte, la lectura del Evangelio de ese día correspondió al Evangelio de San Juan 12: 23-26. El entonces arzobispo de San Salvador –había sido nombrado por el Papa san Pablo VI tres años antes, en 1977—ligo la Palabra de Dios con el testimonio de doña Sara y, como solía hacerlo en todas sus homilías, con la situación por la que atravesaba El Salvador.

El Evangelio de ese día

“Entonces Jesús dijo: «Ha llegado la hora de que sea glorificado el Hijo del Hombre. En verdad les digo: Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto. El que ama su vida la destruye; y el que desprecia su vida en este mundo, la conserva para la vida eterna. El que quiera servirme, que me siga, y donde yo esté, allí estará también mi servidor. Y al que me sirve, el Padre le dará un puesto de honor”* ( Biblia de América)

Primera relación

El arzobispo, lo primero que hizo en su última homilía, recogida y traducida al inglés por el padre jesuita James R. Brockman, autor de *Romero: una vida* (Orbis Books) quien reexaminó la grabación y la publicó en 1992, fue retomar la figura de doña Sara Pinto, recordando que todo cristiano debe tener una vida intensa.

“Muchos no entienden, y piensan que el cristianismo no debería involucrarse” en la vida social, política, económica de un pueblo. “Pero, por el contrario, ustedes acaban de escuchar el Evangelio de Cristo, que uno no debe amarse a sí mismo tanto como para evitar involucrarse en los riesgos de la vida que la historia nos exige, que aquellos que evitan el peligro perderán su vida, mientras aquellos que por amor a Cristo se entreguen al servicio de los demás vivirán, como el grano de trigo que muere, pero solo aparentemente. Si no muriera, quedaría solo. La cosecha se produce porque muere, se deja sacrificar en la tierra y se destruye”.

Segunda relación

Tras introducir la circunstancia particular, la de doña Sara y su labor por la gente más humilde de El Salvador (junto con el trabajo de su esposo y de su hijo), monseñor Romero lo ligó con el mensaje de la *Gaudium et Spes *y la esperanza que inspira a los cristianos:

“Sabemos que todo esfuerzo por mejorar una sociedad, especialmente una que está tan inmersa en la injusticia y en el pecado, es un esfuerzo que Dios bendice, que Dios desea, que Dios exige de nosotros. Y cuando uno encuentra personas generosas, como Sarita, y su pensamiento encarnado en Jorgito (su hijo) y en todos los que trabajan por estos ideales, debe tratar de purificarlos, por supuesto, cristianizarlos, vestirlos con la esperanza de lo que hay más allá. Eso los hace más fuertes, y nos da la seguridad de que todo lo que trabajamos en la tierra, si lo alimentamos con una esperanza cristiana, nunca será un fracaso. Lo encontraremos en una forma más pura en ese reino donde nuestro mérito estará en lo que hemos trabajado aquí en la tierra”.

Tercera relación

Tras recordar con gratitud a esa mujer generosa que pudo simpatizar con las preocupaciones de su esposo y de su hijo y de todos los que trabajan por un mundo mejor, y que agregó su propia parte, su grano de trigo, en su sufrimiento”, san Romero lo relacionó con el momento que vivía El Salvador.

“Esta Santa Misa, la Eucaristía, es en sí misma un acto de fe. Con la fe cristiana, sabemos que en este momento la hostia de trigo se transforma en el cuerpo del Señor que se ofreció para la redención del mundo y en ese cáliz el vino se transforma en la sangre que era el precio de la salvación. Que este cuerpo inmolado y esta sangre sacrificada por los humanos también nos alimente, para que podamos entregar nuestro cuerpo y nuestra sangre al sufrimiento y al dolor, como Cristo, no para sí mismo, sino para impartir nociones de justicia y paz a nuestro pueblo”.

Epílogo

“Entonces, unámonos íntimamente en fe y esperanza en este momento de oración por Doña Sarita y por nosotros mismos…”.

(Justo en este momento las balas homicidas callaron la voz de San Óscar Arnulfo Romero Galdánez, pero no podrían –ni podrán jamás– acallar su enorme testimonio de caridad para el pueblo y con el pueblo).

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.