¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El padre Brendan McGuire reveló, 35 años después, su calvario

BRENDAN MCGUIRE
Comparte

La confesión pública sacudió a los feligreses de la parroquia del Espíritu Santo

Un sacerdote, el padre Brendan McGuire, se hizo uno con las víctimas de abusos sexuales en Estados Unidos, narrando su propia historia. La confesión pública del padre McGuire sacudió a los feligreses de la parroquia del Espíritu Santo –de la que es párroco—el segundo fin de semana de septiembre. La parroquia está situada en San José, California.

Según contó el padre McGuire esos días, durante las homilías que le tocó pronunciar, fue abusado por otro sacerdote cuando tenía 18 años de edad. Y guardó el secreto hasta ahora, 35 años después. En diversas entrevistas, a raíz de su confesión pública, el sacerdote estadounidense ha dicho que lo hizo “para ser otra voz de las víctimas de abuso sexual del clero”.

El 18 de septiembre, en entrevista con Catholic News Service (CNS), el padre McGuire reveló que no obstante siempre escribe y manda por redes sociales y correo electrónico sus homilías dominicales, en esta ocasión y por vez primer no lo hizo, sino que la leyó directamente en el púlpito “para que no se le pasara nada de lo que quería decir”.

Los fieles que asistieron a Misa en la parroquia del Espíritu Santo, respondieron a la confesión del padre McGuire con un “atronador aplauso” en las dos misas y “con tres ovaciones de pie” en las otras. “Un comportamiento atípico después de una homilía”, dijo el sacerdote a CNS.

Desde sus homilías y hasta la fecha, el padre McGuire dice que han sido 45 los varones que le han contado que ellos también fueron abusados, cinco de ellos sacerdotes y cuatro le confesaron que habían sido abusados mientras eran seminaristas.

“Un hombre (de los que hablaron con el padre McGuire) tiene, actualmente, 95 años de edad. Había estado reteniendo esto durante 60, 70 o más años… Yo pensaba que 35 eran muchos…”, dijo el padre McGuire a CNS.

El padre McGuire creció en Bray, Irlanda, muy cerca de Dublín. Conoció al sacerdote que abusaría de él cuando tenía solo 14 años de edad. Este sacerdote, quien fue encarcelado en 2002 en Massachusetts y murió en 2004, “esperó” cuatro años a violarlo. Lo hizo cuando McGuire cumplió 18, “para que no calificaran el hecho como abuso infantil”.

La razón que llevó al padre McGuire a escribir su homilía fueron las primeras 400 páginas del reporte del Gran Jurado de Pennsylvania sobre acusaciones de abuso sexual en seis diócesis de ese Estado desde 1947.

El sacerdote no quería escribir la homilía por la atención de los medios que iba a atraer su persona. “Soy un hombre de profunda oración…, busco el discernimiento… Escribí esa homilía con días de anticipación. Recé por ella mucho tiempo. No quería hacerlo, en realidad no lo quería”, dijo a CNS.

La escribió, revela, para hacerse voz con la víctimas y porque “quiere ver un cambio en la Iglesia”. De hecho, en su homilía exigió que los obispos escuchen afectivamente a las víctimas, que difundan el nombre de todos los sacerdotes abusadores –pasados y presentes—y que permitan una investigación profunda, una investigación judicial.

Además, quiere que los obispos trabajen con el Papa para reformar el gobierno de la Iglesia y para que las mujeres tengan voz de autoridad. “No creo que esta parodia de la justicia haya sucedido si tuviéramos hijos y padres en las mesas de toma de decisiones; no habrían permitido que los niños de otras personas se pusieran en peligro, porque verían a su propio hijo en ellos”.

Y terminó diciendo a CNS: “Yo coopero con la gracia de Dios. Fundamentalmente, eso es lo que quiero que haga la Iglesia… Si la oscuridad me atrapa, no me siento bien. Hay un paralelo con la Iglesia. Hablemos la verdad”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.