Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Adele buscó ayuda al hablar sobre su depresión posparto

ADELE
Featureflash photo agency - Shutterstock
Comparte

La cantante británica habló de su lucha contra la depresión después de su embarazo y animó a las mujeres a compartir lo que sienten.

Adele contó en una entrevista para la revista Vanity Fair que durante los primeros meses de vida de su hijo Angelo tuvo una difícil experiencia de lucha con sus propios sentimientos. “Tras el nacimiento de mi hijo tuve fuertes depresiones que me asustaron”.

Prácticamente ningún evento de la vida de la mujer se compara con los cambios asociados con el embarazo y el parto. Aunque no todas las mujeres se sienten deprimidas, una madre puede sentir altibajos con emociones inestables.

La depresión posparto es un episodio depresivo que generalmente comienza dentro de las primeras 4 semanas después del parto y puede ser extremadamente variable tanto en gravedad como en duración. 

Normalmente una persona con estrés crónico o una historia de depresión, como es el caso de la cantante quien asegura “entrar y salir del estado de ánimo con bastante facilidad”, está más expuesta a sufrir una depresión posparto.

Los síntomas más comunes son:

  • fatiga
  • cambios en el apetito
  • alteración del sueño
  • estado de ánimo disfórico
  • pérdida de interés hacia actividades placenteras
  • pensamientos recurrentes de muerte/suicidio
  • sentimientos de inutilidad o culpa, especialmente miedo al fracaso en la maternidad
  • una excesiva ansiedad sobre la salud del niño

“Mi conocimiento del posparto es que no quieres estar con tu hijo, te preocupa lastimarlo, te preocupa pensar que quizá no estés haciendo un buen trabajo. Estaba obsesionada con él, sentía que no lo hacía bien, que había tomado la peor decisión de mi vida”. 

Aunque le sugirieron que confiara en otras mujeres, Adele inicialmente se negó. “No hablé con nadie sobre eso. Era muy reacia”. Pero hoy comparte que dar ese paso le ayudó mucho y anima ahora a otras mujeres a hacerlo. 

En su cuenta de Twitter escribió recientemente: “Mamás, hablen de cómo se sienten porque en algunos casos esto podría salvar su vida o la de otra persona”. 

Hablar no siempre es fácil porque las autoexpectativas o las que tienen los demás de una madre suelen ser altas. “Cuatro de mis amigas se sintieron de la misma manera que yo, y todas estaban demasiado avergonzadas para hablar de eso”. Pero es importante reconocer cuando algo no anda bien y actuar para poder ayudarse. 

El reconocimiento de un trastorno depresivo tanto en el embarazo como en la etapa posterior, es fundamental en la búsqueda de acciones que puedan llevar a resultados saludables tanto para la madre como para el bebé. Hasta un 50% de los casos pueden pasar desapercibido y no recibir tratamiento.

Un enfoque tradicional de la terapia por lo general implica psicoterapia o el uso de medicamentos antidepresivos. Según estadísticas del Instituto Pope Paul VI en Nebraska, el apoyo de progesterona durante el embarazo en la población de embarazos de alto riesgo ha tenido un impacto positivo en la población de pacientes disminuyendo significativamente la incidencia de estos síntomas.

Adele actuó para enfrentar su depresión. Buscó ayuda al hablar sobre cómo se estaba sintiendo y también tomó la decisión, aunque fue bastante cuestionada, de darse un tiempo en soledad para estar mejor para su bebé.

“Eventualmente, solo dije, me voy a dar una tarde a la semana, solo para hacer lo que sea sin mi bebé. Pensaba que todos pensarían que eran una mala madre, y no es el caso. Te convierte en una mejor mamá si te das un mejor tiempo”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.