Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Eres mala madre por tener mil asuntos en los primeros días de colegio de tus hijos?

MOTHERHOOD
Zvica Kerkez - Shutterstock
Comparte

9 tips para abordar los días del año con más novedades por minuto.

Los primeros días de curso escolar para tus hijos siempre suponen un extra en tus tareas.

Preparar la ropa, marcar las batas y uniformes en el caso de que se utilicen, comprobar que tienen todos los libros y el material escolar, chequear horario de llegada al colegio y salida, quién los recoge y adónde los lleva… A eso se suman las revisiones médicas, las actividades extraescolares…

Hay que comprobar que cuadren los horarios de la escuela con nuestros (de papá y mamá) horarios laborales y familiares. A la vez, controlar los gastos según lo que presupuestamos, saber que están hechas las órdenes de pago, firmados los certificados, entregadas las fotografías…

Las mamás son heroicas

Admiro a las mamás cualquier día del año, pero especialmente a comienzo de curso. La primera que llegue a ser santa por el hecho de emplearse heroicamente como mamá de a diario, en el santoral estaría bien que la Iglesia la situara entre finales de agosto y principios de septiembre, comienzo de curso según los distintos países. Realmente son heroicas.

Y muchas, a estas alturas de agosto, tienen conciencia de malas madres: “Necesitaría días de 30 horas”, dicen. Porque por la noche hay que quedarse a forrar libros y libretas o a coser, y hay que estar en todo, porque si ellas no están pendientes, nadie más lo estará.

Malas madres, dejad de torturaros con ese nombre y llegaréis a disfrutar gestionando vuestra vida. Pasad de “mala madre” a haceros llamar “Elasti-Girl”, esa mamá que se extiende lo que sea necesario para llegar a todo.

© DR

¿Qué hacer para que una “mala madre” no se rompa? Aquí tienes 9 ideas que te ayudarán:

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.