¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Estás sin energía?

EXHAUSTED
Shutterstock-Antonio Guillem
Comparte

Distinguir estos 2 tipos de cansancio te ayudará a entender muchas cosas

Llega un momento en el que el alma se cansa. Aunque siempre resuena en mi interior lo que decía san Juan de la Cruz: “El alma que anda en amor, ni cansa ni se cansa”.

Quiero andar en amor, pero me canso. ¿De dónde me viene el cansancio?

Hay un cansancio físico, sano, que me hace pensar que lo he dado todo. Como si corriera durante horas tratando de golpear una pelota para que pase la red.

Es el cansancio sano que construye mi vida. Me gusta cansarme por haberlo dado todo. Es un cansancio útil, me parece a mí.

Quemo las energías, pero también quemo mi aburrimiento, mi pesadez, mi acedía, me desidia. Lo quemo todo en la carrera de la vida.

Corro persiguiendo sueños, anhelando metas inalcanzables. Subo montes imposibles y me adentro por caminos inacabables. No se ve el horizonte perdido entre las montañas.

Me gusta ese cansancio útil, fecundo, que me hace más libre como los pájaros. Más de Dios y más pleno. Ese cansancio sano es el que tengo. Quiero descansar.

Pero a veces otro cansancio no tan sano se me pega a la piel.

Comenta el papa Francisco: “El maligno es más astuto que nosotros y es capaz de tirar abajo en un momento lo que construimos con paciencia durante largo tiempo. Aquí necesitamos pedir la gracia de aprender a neutralizar el mal, no arrancar la cizaña, no pretender defender como superhombres lo que sólo el Señor tiene que defender. Todo esto ayuda a no bajar los brazos ante la espesura de la iniquidad, ante la burla de los malvados. La palabra del Señor para estas situaciones de cansancio es: – No teman, Yo he vencido al mundo (Jn 16,33). Y esta palabra nos dará fuerza”.

Es el cansancio que viene del miedo a perder, al no ver los frutos. El cansancio provocado por el dolor de la soledad. Surge el desánimo y puedo cansarme de luchar, de esperar, de anhelar.

Por eso me gustan estas palabras de san Claudio de la Colombiere: “Dios mío, he resuelto vivir en adelante sin cuidado alguno, descargando sobre ti todas mis inquietudes. Mas yo dormiré en paz y descansaré; porque Tú has asegurado mi esperanza. Yo mismo puedo perder vuestra gracia por el pecado; pero no perderé mi esperanza”.

No quiero que el desánimo me vuelva perezoso. No quiero que la desidia y la pena turben mi ánimo y borren mi esperanza.

Ese cansancio malo es el que más me pesa. No lo quiero. ¿Cómo me libero de él? Se lo quiero entregar a Dios al final de estos meses de trabajos, de luchas, de esfuerzos.

Meses de fracasos y pequeños éxitos. De luces y sombras. La vida misma. ¿Qué hago para recobrar la paz? Me abandono en las manos de Dios.

 

[1] J. Kentenich, Niños ante Dios

Tags:
cansancio
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.