Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 25 noviembre |
Santa Catalina de Alejandría
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Estás sin energía?

EXHAUSTED

Shutterstock-Antonio Guillem

Carlos Padilla Esteban - publicado el 24/07/18

Distinguir estos 2 tipos de cansancio te ayudará a entender muchas cosas

Llega un momento en el que el alma se cansa. Aunque siempre resuena en mi interior lo que decía san Juan de la Cruz: “El alma que anda en amor, ni cansa ni se cansa”.

Quiero andar en amor, pero me canso. ¿De dónde me viene el cansancio?

Hay un cansancio físico, sano, que me hace pensar que lo he dado todo. Como si corriera durante horas tratando de golpear una pelota para que pase la red.

Es el cansancio sano que construye mi vida. Me gusta cansarme por haberlo dado todo. Es un cansancio útil, me parece a mí.

Quemo las energías, pero también quemo mi aburrimiento, mi pesadez, mi acedía, me desidia. Lo quemo todo en la carrera de la vida.

Corro persiguiendo sueños, anhelando metas inalcanzables. Subo montes imposibles y me adentro por caminos inacabables. No se ve el horizonte perdido entre las montañas.

Me gusta ese cansancio útil, fecundo, que me hace más libre como los pájaros. Más de Dios y más pleno. Ese cansancio sano es el que tengo. Quiero descansar.

Pero a veces otro cansancio no tan sano se me pega a la piel.

Comenta el papa Francisco: “El maligno es más astuto que nosotros y es capaz de tirar abajo en un momento lo que construimos con paciencia durante largo tiempo. Aquí necesitamos pedir la gracia de aprender a neutralizar el mal, no arrancar la cizaña, no pretender defender como superhombres lo que sólo el Señor tiene que defender. Todo esto ayuda a no bajar los brazos ante la espesura de la iniquidad, ante la burla de los malvados. La palabra del Señor para estas situaciones de cansancio es: – No teman, Yo he vencido al mundo (Jn 16,33). Y esta palabra nos dará fuerza”.

Es el cansancio que viene del miedo a perder, al no ver los frutos. El cansancio provocado por el dolor de la soledad. Surge el desánimo y puedo cansarme de luchar, de esperar, de anhelar.

Por eso me gustan estas palabras de san Claudio de la Colombiere: “Dios mío, he resuelto vivir en adelante sin cuidado alguno, descargando sobre ti todas mis inquietudes. Mas yo dormiré en paz y descansaré; porque Tú has asegurado mi esperanza. Yo mismo puedo perder vuestra gracia por el pecado; pero no perderé mi esperanza”.

No quiero que el desánimo me vuelva perezoso. No quiero que la desidia y la pena turben mi ánimo y borren mi esperanza.

Ese cansancio malo es el que más me pesa. No lo quiero. ¿Cómo me libero de él? Se lo quiero entregar a Dios al final de estos meses de trabajos, de luchas, de esfuerzos.

Meses de fracasos y pequeños éxitos. De luces y sombras. La vida misma. ¿Qué hago para recobrar la paz? Me abandono en las manos de Dios.

[1] J. Kentenich, Niños ante Dios

Tags:
cansancio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.