¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

El Niño Jesús y los santos franciscanos

SAINTS
Public domain
Comparte este artículo para tener la oportunidad de ganar una peregrinación a Roma
Comparte
Has compartido
Total compartido

¿Por qué en tantas estampitas aparecen santos franciscanos con el Niño en brazos?

Curiosamente vemos en muchas estampitas las imágenes de algunos santos franciscanos con el Niño Jesús en brazos; el Divino Niño los eligió a ellos para aparecerse, acompañarlos y guiarlos en su vida terrenal. Como en su primera venida, se alojó en el corazón del hombre para transmitir su amor al mundo y a toda la humanidad.

San Francisco de Asís

San Francisco pensaba que el Nacimiento de Dios no podía pasar de ninguna manera inadvertido. Por seo pidió permiso al Papa para poder representar y celebrar en la ciudad de Greccio este significativo advenimiento.

Cuenta san Buenaventura en una de sus cartas:

Hizo preparar un pesebre con el heno correspondiente y mandó traer al lugar un buey y un asno.

Son convocados los hermanos, llega la gente, el bosque resuena de voces, y aquella noche bendita, esmaltada profusamente de claras luces y con sonoros conciertos de voces de alabanza, se convierte en esplendorosa y solemne.

El varón de Dios estaba lleno de piedad ante el pesebre, con los ojos arrasados en lágrimas y el corazón inundado de gozo. Se celebra sobre el mismo pesebre la misa solemne, en la que Francisco, levita de Cristo, canta el santo evangelio. Predica después al pueblo allí presente sobre el nacimiento del Rey pobre, y cuando quiere nombrarlo -transido de ternura y amor-, lo llama “Niño de Bethlehem”.

Todo esto lo presenció un caballero virtuoso y amante de la verdad: el señor Juan de Greccio, quien por su amor a Cristo había abandonado la milicia terrena y profesaba al varón de Dios una entrañable amistad.

Aseguró este caballero haber visto dormido en el pesebre a un niño extraordinariamente hermoso, al que, estrechando entre sus brazos el bienaventurado padre Francisco, parecía querer despertarlo del sueño”.

Aquella noche el Niño Jesús por amor al más “pequeñito” de sus hijos quiso hacerse presente.

San Antonio de Padua

A san Antonio de Padua lo vemos representado casi siempre con el Niño Jesús. Esto se debe a algo que sucedió cuando, siendo todavía un joven fraile, fue a una de las tantas ciudades italianas para predicar.

Fue hospedado por una persona del lugar , que le asignó una habitación alejada, para que pudiera entregarse tranquilo al estudio y a la contemplación.

Mientras rezaba, solo, en la habitación, el propietario que andaba a las idas y venidas por su casa, con curiosidad, se acercó a la habitación donde estaba el santo y espiando a hurtadillas por una ventana, vio que el fraile tenía en sus brazos un hermoso niño al que abrazaba y besaba con intensa contemplación.

El hombre, atónito y extasiado por la belleza de aquel niño, se preguntaba de dónde había salido y el mismo Niño Jesús le reveló a Antonio que el huésped estaba observándolo.

Después de larga oración, desapareció la visión, el santo llamó al hombre y le prohibió contar lo que había visto. Con este acto de ternura, Jesús demostraba su amor a su siervo bueno y fiel.

San Félix de Cantalicio

San Félix fue el primer santo de la orden de los capuchinos. Amaba estar siempre sumido en oración, que es la fuente de todas las gracias celestes.

Como el santo era analfabeto y no podía leer, solía decir que no estudió más que seis letras: cinco rojas y una blanca, y que estas eran suficientes para ser docto en la ciencia de los santos.

Las cinco letras rojas significaban las cinco heridas y la pasión de Jesucristo, que fue el tema común de sus meditaciones.

La letra blanca impecable significaba la pureza de María Madre de Dios, de la que era muy devoto, a la que trataba de imitar sus virtudes sublimes. Sobre todo esta virtud, la de la pureza, que por encima de todas las demás virtudes es la más querida por la Virgen.

Por este gran amor que san Félix tenía por nuestra Madre celestial, recibió de Ella en una visón a su amadísimo Niño, acunó con gran veneración.

 

 

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Selecciona cómo te gustaría compartir.

Comparte
* El reconocimiento de los artículos compartidos solo se efectuará cuando el receptor haga clic en la URL de referencia única.
Pulsa aquí para más información sobre el Sorteo de Peregrinación a Roma de Aleteia.

Para participar en el sorteo, debes aceptar las siguientes condiciones


Lee los términos y condiciones