¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Por favor ayúdanos a mantener la luz.
COMPROMÉTETE AHORA
Aleteia

¿Cómo influye la televisión en nuestro estilo de vida?

TV
Air images - Shutterstock
Comparte

Este medio de comunicación de masas es un arma de doble filo a la hora de educar en valores a la sociedad, en especial a los niños y jóvenes.

Dentro de los medios de comunicación, la televisión es el más accesible para los niños, ya que está presente en la mayor parte de los hogares y no requiere de habilidades complejas para recibir la información, como sería por ejemplo la lectura que requieren los libros y los periódicos.

Teniendo en cuenta que los niños constituyen una gran audiencia dispuesta a ser amenizada, distraída y alimentada mentalmente, la ética debería fundamentar la dirección de los medios de comunicación de masas que deberían estar al servicio de la educación sana, de la verdad, de la socialización constructiva y de la armonía recíproca entre los hombres.

A pesar de la constante y creciente intrusión en la mayoría de los hogares se observa una despreocupación por la influencia que ejerce la televisión sobre las mentes y sobre la familia. Día a día el hogar es avasallado por el crimen y la banalidad, por el culto a la estupidez y lo superfluo y los valores más nobles y positivos de la vida se dejan de lado.

El impacto de la televisión en el proprio estilo de vida 

Al ver nuestra sociedad, podemos comprobar la importancia que tienen los medios de comunicación en nuestra vida, y a la vez, lo perjudicial, que, en ocasiones, pueden llegar a ser para los niños, ya que en algunos casos evidencian hechos de la vida sobre sexo, dogas, violencias, guerras, discriminaciones y alcohol, analizados sin ningún rigor científico ni ético.

Hechos que perjudican a la mayoría porque los valores reales, estilo de vida y manera de vivir de cada uno está “manipulados” por modelos , valores y tipos de comportamientos, algunos de los cuales están bastante fuera del alcance de la mayoría de los hombres, pero otros pueden ser imitados y ejercer influencia directa sobre nuestro comportamiento y sobre todo sobre la conducta infantil

La televisión posee la peculiaridad de presentar estímulos visuales y auditivos, los cuales son más efectivos que los visuales o auditivos por separado. Esta es una de las razones por la que se puede llegar a convertir en un medio sumamente eficaz y más influyente que otros medios de comunicación social.

Algunos medios de comunicación y algunos programas son utilizados con efectos poco éticos para lograr desarrollar el potencial cultural de la sociedad. No se trata solo de comunicar, sino de controlar las reacciones del receptor e influenciarle en sus pensamientos e ideas.

Es por esto mismo necesario que los padres de familia sean conscientes de la importancia de educar a los hijos en el sentido crítico y sepan ofrecerles modelos reales de vida sin delegar todo de manera pasiva al gran poder persuasivo de la televisión.

TV
Photobank gallery - Shutterstock

Algunos datos científicos sobre el uso de la televisión

Una o dos horas al día delante de la televisión es el tiempo máximo que aconseja la Academia Americana de Pediatría para los niños en edad escolar.

En este sentido el filósofo Gustavo Bueno defiende a la televisión y a los espacios de telerrealidad cuando reflejan sin interferencias aspectos de la vida cotidiana de las personas, los entiende como “estudios sociológicos”, y defiende a “Gran Hermano” porque es más fiel a la realidad de la sociedad de la que surge y porque permite a los espectadores apreciar en los concursantes valores como la amistad, la generosidad o contravalores como la envidia o el machismo.

Sin embargo, en contraposición de estas ideas, se encuentra el catedrático de la Universidad Autónoma de Barcelona, Román Guber, que opina que “Gran Hermano es un pacto interesado (por los premios y la popularidad) entre el exhibicionismo rentabilizable de unos cuantos y la voracidad mirona del público, que convierte las pantallas domésticas en agujeros de cerraduras”.

Guber atribuye esta situación al gobierno implacable del sistema televisivo por parte de un espiral sensacionalista que, en función de la progresiva permisividad social, anuncia un porvenir poco o nada edificante.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Millones de lectores en todo el mundo - incluyendo miles de cristianos de Oriente Medio - cuentan con Aleteia Árabe para informarse, obtener inspiración y aliento. Por favor considera la posibilidad de ayudar a esta edición con un pequeño donativo