Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

The Resurrection de Lenny Kravitz es una gran meditación para Cuaresma

Comparte
Comenta

Esta experimentada estrella del rock tiene una larga historia de fe

Mira lo que Él me ha hecho
Ahora vivo en otro espacio y otro tiempo
Él caminó por el sendero de la rectitud
Para alejarnos de la ira de Satán
No estamos solos
Y estamos yendo a casa

Lenny Kravitz ha tenido una carrera larga y exitosa como cantante y compositor, con 10 discos desde 1988 y otro más en proceso. Ha actuado en algunos de los escenarios más importantes, tocó en el descanso de la Super Bowl e incluso se adentró en el mundo del cine, apareciendo en películas como Precious y Los juegos del hambre. En su álbum de 1995 Circus, incluyó esta canción de temática cristiana, The Resurrection.

The Resurrection abre con el sonido de la guitarra acústica de Kravitz creciendo lentamente con un estilo similar al de Stairway to Heaven. La letra es manifiestamente cristiana, hablando de la gloria de la Resurrección de Cristo y la salvación de todas las almas atrapadas en el Purgatorio. Es más que una simple meditación; es una canción de rock fantástica que querrás escuchar una y otra vez.

Kravitz nunca ha tenido reparos a la hora de proclamar su fe. En 2015, compartió en The Huffington Post la historia de uno de los momentos más definitorios para su fe. De niño, Kravitz era miembro del coro California Boys Choir, con el que el ritmo de ensayos era tan intenso y físicamente exigente que cayó enfermo. Mientras se recuperaba en la enfermería, tuvo tiempo de entablar conversación con otro muchacho afectado de forma similar y, entonces, el chico empezó a hablarle de Jesús.

“Empieza a hablarme de todo sobre Cristo y la escritura y otras cosas, simplemente hablándome y leyéndome”, cuenta Kravitz. “Es bastante interesante, porque tienes a esos dos muchachos ahí simplemente sentados y manteniendo esta fantástica conversación sobre Dios y el amor y Cristo”.

Aunque no se crio en un hogar especialmente religioso —la familia de su padre era judía y su madre era cristiana—, Kravitz quedó profundamente conmovido por la conversación con su compañero corista.

“No puedo explicarlo, pero la presencia de Dios estaba en la habitación”, dice Kravitz. “Hablo de algo muy pesado y consistente, y los dos lo sentimos. Fue algo que parece que viniera sobre nosotros. Ambos llorábamos porque, fuera lo que fuera esa presencia, era tan abrumadora que directamente te golpeaba en tu espíritu… Estábamos teniendo una experiencia con Dios”.

Aquel momento ayudó a solidificar la creencia de Kravitz en que Dios está de verdad en todas partes.

“El espíritu, el ser, el poder que me creó estaba allí conmigo”, cuenta. “No tuve que recurrir a nadie para tratar con Dios. Estaba justo ahí. Fue una experiencia personal”.

En 1993, Kravitz lanzó una de las canciones de rock más grandes de la historia, Are You Gonna Go My Way. Kravitz ha admitido que esta canción habla de Jesús, a quien se refiere como “la Estrella de Rock Definitiva”. Are You Gonna Go My Way tiene un ritmo frenético que refleja cómo “Dios deja elegir al hombre adónde recurrir”.

Kravitz no solo escribe canciones sobre Dios; su fe guía sus decisiones vitales. En 2009, confesó a The Telegraph su decisión de hacerse célibe. Como estrella del rock, la tentación de los vicios nunca falta. Después de un caso en que sucumbió a estas tentaciones, tomó la decisión de no repetir su error.

“Estaba haciendo lo normal y estaba con alguien y recuerdo despertarme a la mañana siguiente pensando ‘¿Qué estoy haciendo?’. No es que estuviera descontrolado. No era en plan grupis o alguien que conociera en la calle. Yo no funcionaba así. Era alguien a quien conocía. Pero aun así pensé ‘¿Qué estoy haciendo? ¿Por qué?’. Y aquella mañana simplemente hablé con Dios, como suelo hacer, y dije ‘Tienes que ayudarme a parar esto. Solamente quiero parar esto’. Y aquel día cambié”.

Y continuó diciendo: “Hicieron falta años para ir por el buen camino. Para hacerlo de verdad, para intentar de verdad andar el camino y no solo hablar de él. No es que no sea importante… yo creo que el sexo y la intimidad y todo eso es muy importante. La cosa es que yo voy a hacerlo con mi esposa ─ríe─ y con nadie más”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.