Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Podemos ser padres y amigos de nuestros hijos?

FAMILY
Gemphoto - Shutterstock
6. Padres que establecen límites en el comportamiento para mantener a sus hijos seguros. Estos les ayudan a sentirse amados y valorados, incluso si algunas veces no están de acuerdo con ellos.
Comparte

Nuestros hijos -sobre todo en edad adolescente- no necesitan que seamos sus amigos porque camaradas tienen muchos, papás solo dos y muchas veces ni eso.

“Los padres pueden decidir ser amigos de sus hijos, pero tienen que ser conscientes de que los dejan huérfanos”.( Francisco Kovacs)

Está de moda entre algunos padres de la generación millennials creerse más cool al considerarse amigos de sus hijos. Se les hace muy in decir que se van de juerga con ellos, que beben juntos porque para eso son “amigos”.

Te puede interesar: ¡Abran paso! Llegaron los padres millenials

Muchas veces hasta se visten con el mismo estilo y actúan de igual a igual, entre otras cosas, para que ni ellos ni sus amigos piensen que son “mala onda”.

Total, de esta manera consideran que se ganan un lugar y la confianza de todos. ¡Qué peligrosísima actitud!

La psicóloga Alicia Banderas es con este asunto contundente: “Los padres no pueden ser amigos de sus hijos porque no son capaces de establecer dos aspectos fundamentales en la educación: poner límites y decir que no.”

Te puede interesar: Límites: ¿educamos o censuramos a nuestros hijos?

Este comportamiento, el de actuar de igual a igual, no es nada conviene.

Nuestros hijos necesitan fijarse en una figura que les aporte seguridad y establezca reglas. Adiós al tú a tú. Los límites claros son necesarios pues dan firmeza a la educación.

Es decir, los padres deben corregir a sus hijos con amor y mucha paciencia. Debemos estar presentes para guiar, educar y apoyarles; no para ser sus amigos. Tenemos que ser su punto de referencia y su contención.

 

TEENAGERS
Martin Novak - Shutterstock

Confianza no es lo mismo que amistad

Papás, si creen que ser -o sentirse- amigos de sus hijos es el camino para desarrollar su confianza y para que nos compartan sus cosas, esta actitud de “amistad” no es la vía para lograrlo.

Te puede interesar: ¿Por qué los adolescentes no confían en sus padres?

Está claro que con nuestros hijos debemos entablar una relación de amor sabia donde les ofrezcamos lo mejor de nosotros mismos para que ellos logren llegar a la plenitud; tener una comunicación abierta y sana para que ellos nos platiquen, nos compartan sus preocupaciones, miedos y todo lo que traen en su corazón; para que nos confíen sus secretos más íntimos y nos puedan decir todas sus inquietudes a sabiendas las consecuencias para bien o para mal que estas tengan.

Los papás -a base de mucha inteligencia, amor y paciencia- debemos lograr que nuestros hijos nos admiren de tal forma que logremos desarrollar confianza plena de ellos hacia nosotros.

Así lograremos ser la persona con la que invariablemente pueden contar pero eso no quiere decir que seamos amigos. La línea del respeto y autoridad no se puede pasar.

Family Ipad Tablet
By sirtravelalot | Shutterstock

La presencia de un padre o de una madre no se compara con la figura de un amigo.

Los padres somos mucho más que eso  y eso hay modelárselos reiteradamente para que ellos sientan seguridad en nuestra persona.

Ellos necesitan el referente de autoridad del padre y la madre, afianzarse de esas figuras que les brinden paz y certeza; que les hagan sentir que si el día de mañana cometen un error los papás estarán ahí de forma incondicional para guiarles, protegerles, contenerles y ayudarles a que rectifiquen cuando sea necesario.

Si cambiamos esa relación de padre/madre -hijo por convertirla en una de amigos les estamos dejando sin esa referencia de potestad que necesitan para crecer de forma autónoma, sana, segura y feliz.

FAMILY
Jacob Lund - Shutterstock

La relación con un amigo es de “tú a tú”; con los padres no conviene que sea así, pero esto no quiere decir que esta no deba ser, como mencioné anteriormente, amorosa, cercana, tierna, abierta, flexible, amable, cordial, honesta, comunicativa, etc.

Papás, necesitamos devolver el valor a nuestra figura como personaje que aporta seguridad a nuestros hijos a los que toca poner límites amorosos para buscar su bien. Tengamos en cuenta que somos para ellos un referente situado en una escala jerárquica superior y no de igual a igual.

Así que, venga,  ¡más padres y menos cuates!

TEENAGERS
Goodluz - Shutterstock
Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.