¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Reflujo del estómago, ¡ese amigo fiel después de fin de año!

GASTRIC
Namtipstudio - Shutterstock
Comparte este artículo para tener la oportunidad de ganar una peregrinación a Roma
Comparte
Has compartido
Total compartido

Con las comidas y cenas de Navidad llega la acidez. Aquí algunos consejos para evitarla.

En un momento u otro, muchos adultos experimentan acidez y una sensación de malestar en el pecho después de comer una gran cantidad de comida o alimentos muy condimentados. Más aún en las fiestas, a fin de año, en algún cumpleaños o boda puesto que comemos distinto y un poco de más también.

Hasta ahí todo va bastante bien, pero cuando estos síntomas son frecuentes o no pueden atribuirse a determinados ingredientes, pueden ser por causa de la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE).

La ERGE aparece cuando el esfínter esofágico inferior o sea la válvula encargada de controlar que el contenido del esófago no pase hacia el estómago se encuentra alterada o relajada inadecuadamente, esto hace que pasen los líquidos del estómago al esófago, provocando una irritación y causando en la mucosa sintomatología.

Algunos síntomas

Acidez: es una sensación de ardor (pirosis) que se siente detrás del esternón.

Regurgitación ácida: en el pecho y en ocasiones llega a la boca.

GASTRIC
Alila medical media - Shutterstock

 

Causas del estilo de vida o de la dieta que pueden provocarlo 

  • Elevado consumo de bebidas alcohólicas.
  • Alimentos irritantes como el chocolate, pimienta, especias, menta, café, comidas con mucha grasa.
  • Tabaquismo.
  • Hernia de hiato, es el desplazamiento de parte del estómago hacia el pecho a través del diafragma.
  • Sobrepeso, obesidad y embarazo que aumentan la presión intra-abdominal.

Tratamiento nutricional

Varía para cada persona, pero generalmente evitando los factores de la dieta y los malos hábitos desaparecen los síntomas.

La dieta deberá ser variada, predominando el consumo de frutas, vegetales, cereales y legumbres por su alto contenido en fibra.

Alimentos aconsejados

Lácteos descremados o leche semidescremada, queso fresco o yogures descremados.

Cereales blancos y legumbres (cocciones suaves y pureteadas).

Fruta madura pelada como plátano o banana, manzana, pera o en compota o al horno.

Las hortalizas (las no desaconsejadas) preferentemente cocidas, al horno, hervidas o en puré.

Los tubérculos como la papa y boniato con moderación y en poca cantidad, bien cocido y en puré, según tolerancia.

Carnes blancas como el pollo o el pavo.

Pescados blancos, bien cocidos al horno, si es a la plancha sin costra de tostación o al vapor.

Huevo y embutidos tipo jamón dulce.

Aceite de oliva y todo tipo de semillas.

Agua, caldos desgrasados.

Infusiones: manzanilla, tila, tomillo, romero, anís verde, melisa, naranjo amargo o azahar, tomillo, hierba luisa o lúpulo.

Miel y azúcar.

Alimentos desaconsejados

Leche condensada, quesos curados o la leche entera.

Bollería y pastelería como galletas con chocolate, croissants o bollos.

Fruta poco madura, frutas cítrica y ácida como la naranja, mandarina, limón, piña, kiwi, frutilla.

Hortalizas crudas o las que provocan flatulencias: coliflor, repollo, coles de Bruselas.

Hortalizas ácidas como el tomate.

Alimentos carminativos, ajo, hinojo, la menta, la albahaca, el cilantro, la cebolla, la zanahoria, la nuez moscada o la salvia.

Embutidos, snacks, encurtidos, salsas picantes y ácidas, salazones, extractos para sopas, platos precocinados.

Grasas, mantecas, mantequillas, nata, sebo, mayonesa, salsas grasas.

Condimentos como el vinagre, la pimienta, pimentón, guindilla. Especias.

Café, chocolate, menta, bebidas alcohólicas y  carbonatadas.

8 consejos a tener en cuenta

  • Realizar por lo menos 5 comidas en el día, para evitar picar entre horas.
  • Comer lentamente y masticar bien los alimentos.
  • Evitar cocciones que irriten la mucosa del aparato digestivo como la plancha o las frituras.
  • Evitar el consumo de alimentos que tengan temperaturas extremas (ni muy frías ni muy calientes).
  • Consumir los líquidos entre las comidas y no durante las mismas para evitar aumentar el volumen del estómago.
  • Perder peso en caso de presentar sobrepeso u obesidad.
  • Cenar mínimo 2- 3 horas antes de ir a dormir.
  • Elevar la cabecera de la cama unos 10 cm para conseguir una inclinación mínima de todo el tronco.

Recuerda comer siempre que puedas en un ambiente tranquilo, masticando bien los alimentos y en volúmenes pequeños. Acompañar con una alimentación adecuada y una buena hidratación te ayudarán a aliviar los síntomas del reflujo. 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Selecciona cómo te gustaría compartir.

Comparte
* El reconocimiento de los artículos compartidos solo se efectuará cuando el receptor haga clic en la URL de referencia única.
Pulsa aquí para más información sobre el Sorteo de Peregrinación a Roma de Aleteia.

Para participar en el sorteo, debes aceptar las siguientes condiciones


Lee los términos y condiciones