Aleteia

La fruta de la pasión ayuda a bajar el colesterol y a adelgazar

Charoenkrung Studio99 - Shutterstock
Comparte
Comenta

Propiedades nutricionales del Maracuyá, una refrescante fruta tropical originaria de Centroamérica y Sudamérica

La flor del Maracuyá es la flor nacional del Paraguay y es una fruta tropical originaria de Centroamérica y Sudamérica, producida mayormente en Brasil, Venezuela y Colombia.

Su nombre científico es Pasiflora edulis.l, pero es más conocida como “fruta de la pasión”, porque cuando los españoles llegaron a América encontraron en la flor  una similitud con la corona de espinas que usó Jesús durante su pasión.

Es una fruta sumamente apreciada por su fruto y en menor medida por sus flores. Las hojas como las flores generalmente se usan como infusión por sus efectos medicinales.

La mayoría de sus beneficios se encuentran en la pulpa, cáscara, semillas e incluso en sus hojas. Consumir la cáscara del maracuyá puede evitar los picos de insulina, peligrosos en los diabéticos, así como también ayuda a combatir el colesterol y adelgazar.

Propiedades organolépticas:

Presenta una cáscara dura, lisa y brillante. Su color varía de verde a amarillo de acuerdo a su variedad, la pulpa es blanca amarillenta con semillas negras.

En cuanto a su sabor es agridulce, muy refrescante y aromática.

Variedades principales: 

Marucayá amarillo, (P. edulis variedad flavicarpa) de color verde profundo, es más de zonas tropicales. Es más rica en minerales que la morada.

Marucuyá morado, (P.edulis variedad púrpura): de color purpura y de tamaño más pequeño, se adapta más  a zonas templadas.

Jose Luis Cernadas Iglesias - CC BY 2.0

¿Cuál es su aporte nutricional? 

Es una fruta muy rica en antioxidantes pero, principalmente en agua, casi las tres partes de su peso. Es rica en hidratos de carbono, por lo que brinda energía, muy recomendables para aquellas personas que realizan actividad física diariamente.

Presenta  altas dosis de vitaminas de las que se destacan la vitamina A, esencial para mantener una buena visión y el correcto funcionamiento de sistema inmunológico, y también vitamina C, que ayuda en la absorción de hierro y en la resistencia a las infecciones. Al contener ambas antioxidantes contribuyen a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, degenerativa y el cáncer.

De los minerales se destacan el potasio, fósforo y magnesio. El potasio es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal. El fósforo interviene en la formación de huesos y dientes y participa en el metabolismo energético. El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos principalmente.

Su elevada cantidad de fibra le confiere propiedades beneficiosas mejorando el tránsito intestinal y reduciendo el riesgo de patologías relacionadas.

Además,  al tener un efecto saciante beneficia a las personas que quieren perder peso si lo incluyen en su alimentación. Una unidad pesa alrededor de 120 gramos, lo que equivale a unas 110 kcal.

¿Cómo se pueda comer?

Este fruto tropical se ha expandido en el mundo por su  amplia variedad gastronómica  y versatilidad en preparaciones dulces como saladas.

Se lo puede consumir como fruta fresca o en jugos. Su uso más común en jugos, pero también se utiliza en refrescos, néctares, yogurts, mermeladas, licores, helados, pudines, enlatados y pasteles, entre otros.

Se emplea en la repostería en cheesecake de maracuyá, pudín de maracuyá, tortas y queques (o bizcochuelo). Y según la región también se puede incorporar en los platos típicos por ejemplo en Perú en un ceviche de maracuyá.

Otros usos:

En Sudamérica, por ejemplo se utiliza mucho en infusiones, las hojas y flores como sedante, la infusión de las partes aéreas en el tratamiento de tétanos, epilepsia, insomnio e hipertensión. También se indica como relajante muscular, diurético, para tratar dolores estomacales, tumores intestinales y fiebre.

¿Cómo conservarla?

En el momento de comprar, sí es para consumir enseguida elegir el fruto que tenga mayor peso y la de cáscara arrugada. En cambio sí es para dentro de unos días preferir la que tenga piel lisa, porque indica que todavía no está maduro y luego se la envuelve en papel de diario y se lo deja madurar unos días.

Lo ideal es dejarla a temperatura ambiente para que madure, se suavice y dulcifique su sabor. Luego que ya está madura se puede guardar en el refrigerador durante no más de 1 semana o congelarlos enteros o sacándole la pulpa durante meses.

Esta es otra de las frutas que siempre es bueno tener a mano, por sus múltiples beneficios nutricionales que presenta. Fresca, en jugo o formando parte de alguna deliciosa preparación, son distintas maneras de brindar variedad a nuestra la alimentación diaria.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día