Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Descubre cómo un coletero puede hacerte mejor madre

Comparte

La brillante idea de Kelly Holmes solo precisa de unas cuantas gomas de pelo, una buena dosis de concienciación y el deseo de ser unos padres más positivos

Una parte de lo que significa ser buen padre es saber que también podemos llegar a comportarnos mal. Perdemos la calma y decimos cosas que en realidad no pensamos, o podemos enredarnos en asuntos de adultos que dejan a nuestros hijos con una sensación de abandono y a nosotros los padres con culpa y vergüenza. Sin embargo, gracias a la publicación ahora viral de una madre, Shauna Harvey, hay una manera de recuperarse de esta situación. Y solamente hacen falta unas cuantas gomas elásticas, una buena dosis de concienciación y el deseo de ser unos padres más positivos.

En una reciente publicación en Facebook, Harvey compartió su experimento de los coleteros, uno que había descubierto en el blog de Kelly Holmes, madre de tres, La Mamá Idealista (Reformada). Debido a la frustrante relación con su “irritable” hijo de cuatro años, por la que terminaba llorando “prácticamente día sí y día no”, Harvey decidió que necesitaba un enfoque más positivo en su función como madre y educadora.

Un recordatorio visual de que todos queremos ser más amorosos

Así, recurrió al experimento de los coleteros, cuyo objetivo es hacernos más conscientes de los momentos en que hablamos mal a nuestros hijos a través de un recordatorio visual que nos ayude a ser unos padres más pacientes, menos irritados y más amorosos, que es lo que todos queremos ser. ¡La mejor de las felicitaciones para los padres que ya logran ser pacientes!

Shauna Harvey | Facebook

Se trata de una técnica muy sencilla por la cual colocamos cinco coleteros cómodos alrededor de una muñeca y cada vez que perdamos los nervios con un hijo, cambiamos un coletero a la otra muñeca. Para poder reconquistar ese elástico enfadado, solo hay que realizar cinco buenas acciones, que no son nada difíciles. Holmes presenta algunas ideas en una de las publicaciones de su blog, pero basta con pensar en lo que le encanta a tus hijos: un beso, un abrazo, un “perdón”, un libro para leer juntos, cantar su canción favorita, dos minutos tranquilos para mirar por la ventana juntos…

Todo es factible, no cuesta un céntimo y antes de lo que canta un gallo ya tendrás la muñeca con todos los cinco coleteros. Y el resultado: el primer día Harvey logró terminar con todos los coleteros en la muñeca derecha. Mejor aún, con el pasto del tiempo, según explicó Harvey en la web Scary Mommy, “ya no me enfado tanto ni de lejos. Como madre, bueno, como padres en general, es fácil caer directamente en la ira o la frustración”, y añadió que “creo que, como padres, necesitamos un recordatorio de vez en cuando de que los niños son niños y de que están aprendiendo. Nosotros somos sus ejemplos”.

Mostrarles lo mejor de nosotros

Sabemos que no siempre es fácil ser padre o madre pero, según afirmó Harvey, como ejemplos para nuestros hijos tenemos que mostrarles lo mejor de nosotros para que ellos se conviertan en lo mejor de sí mismos. Si unas cuantas gomas elásticas pueden ayudarnos a mantener a raya los enfados, ¡entonces sin duda merece la pena intentarlo! No dudéis en compartir con nosotros en la sección de comentarios más abajo qué tal os va con el experimento de los coleteros en vuestra familia.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.