Aleteia

Las extrañas manías de un conde que pusieron un sandwich en tus manos

© Tarmtott
Comparte

¿Conoces la historia del inventor del sandwich? El popular emparedado es patrimonio mundial y fuente de creatividad inagotable

¿Quién no se ha comido un sándwich alguna vez? Sí, sí, un sándwich, un emparedado, bocadillo, bocata, montadito, baguet, refuerzo. sanguche, torta,… los hay de carne, pollo, pescado, vegetariano, vegano, mixto, los hay tostados y en crudo, fríos y calientes, salados y dulces, artesanos o «fast food», e incluso la alta cocina se atreve con ellos. Son tantos sus sabores y formas, por su versatilidad y facilidad en la preparación, que cada día nace uno nuevo en algún lugar del mundo. Es más, es muy posible que tú también hayas creado ya el tuyo.

Pero, ¿conoces la historia del inventor del sandwich?

Nace en el siglo XVIII, gracias al británico John Montagu, cuarto conde de Sandwich . La historia cuenta que el conde fue enviado en 1746 como comisionado para tomar parte en las negociaciones que se llevaban a cabo en Aquisgrán, con el propósito de conseguir la firma de un tratado de paz que pusiera fin a la Guerra de Sucesión Austríaca que llevaba en marcha desde 1740.

Pero el noble inglés tenía un vicio: el juego. Estando allí, pasaba horas y horas jugando a cartas, y esa pasión lo llevaba a descuidar las comidas. Esto preocupaba a sus criados, quienes se las ingeniaron para poder servirle, en la misma mesa donde jugaba, un plato con una serie de alimentos que podían ser ingeridos fríos, como pan y carnes adobadas. Para evitar mancharse las manos, el conde colocaba los alimentos entre dos rebanadas de pan, lo que le permitía tener una de las dos manos libres y así poder seguir jugando.

Esta forma de comer se ha popularizado en todo el planeta, y hoy podemos decir que es patrimonio de la humanidad. Y de hecho, uno de los descendientes del creativo jugador, el undécimo conde de Sandwich John Montagu, ha visto en el nombre de sándwich y en el legado de su antepasado la oportunidad de sacar provecho, por lo que en el año 2000 abrió una empresa en Londres, con el nombre de The Earl of Sandwich.

Existen muchos tipos con una amplia variedad de ingredientes, y muchos representan a una zona o ciudad. Wikipedia tiene un anexo bastante amplio con los sándwiches representativos por países, pero en esta lista no está el sándwich típico de mi ciudad natal, San Miguel de Tucumán (Argentina), el “sanguche de milanesa”. Así que te comparto la receta, y espero que tú también nos compartas la de tu ciudad o tu sándwich preferido.

© Pancuter Mandrade

Este sándwich nació en Tucumán, y con los años se propagó por toda Argentina. Y es tan popular allí que incluso la maxi cadena mundial McDonalds se lo pensó muchísimos años antes de abrir franquicias en la ciudad, y era tan alto el nivel de competición de mercado, que ellos mismos tuvieron que lanzar su “milanesa McDonalds”. Pero ni por precio, ni mucho menos por gusto, pudo ganarle a este popular sándwich con pocos ingredientes y muy gustoso.

Es tan famoso este sándwich que se ha convertido en el icono gastronómico más fuerte, por supuesto después de las famosas “empanadas tucumanas”. Desde hace algunos años se realiza la “Expo Milanga”, un evento que se ha declarado de interés cultural, y la ciudad hasta tiene una estatua dedicada y un día especial donde se celebra esta exquisitez de sándwich.

Los ingredientes son:
Un pan tipo baguette francés, pero más chico
Una milanesa de carne
Tomate en rebanadas
Hojas de lechuga
Adicionales: huevo frito, jamón cocido, lonchas de queso, mayonesa, kétchup, mostaza.

La preparación: muy simple, se corta el pan se pone los aderezos a gusto del cocinero, la milanesa, las rodajas de tomate, lechuga, y si lo prefieres también puedes agregar el jamón cocido, queso y huevos fritos. Pruébalo, es muy bueno también para llevar al trabajo o para un picnic.

¿Y cuál es el tuyo?

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.