Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 03 diciembre |
San Francisco Javier
home iconEstilo de vida
line break icon

4 pasos para transformar una crisis emocional en una oportunidad

©Borysevych.com/Shutterstock

Jola Szymańska Hipster Katoliczka - publicado el 16/05/17

¡Tú tienes el control!

Estás cada vez peor. Acabas de pasar otro día removiendo tus fracasos, enumerando todas las cosas estúpidas que hiciste y reviviendo tus puntos débiles. Te satisfaces con tu voz negativa, preguntándote por qué deberías esforzarte por salir de la cama. Nadie necesita de ti, ¿verdad? Tal vez te topaste con el Diario de Bridget Jones para alegrarte un poco. Pero después te diste cuenta que no es tan gracioso como pensabas. Parece que te estás divirtiendo con una versión más alegre de tu propia vida.

Tengo buenas noticias para ti: una ambulancia no es la solución. Pero lograrás encontrarla solo. Porque cuando la vida parece que está perdiendo su sentido y te sientes desperdiciándola en tareas de rutina y trabajos inútiles, tienes que actuar. Actuar ahora, y actuar suave pero firmemente.

Sin dramas

Vamos a empezar con la regla de oro: cuando te sientas mal, no te permitas ninguna influencia triste o melancólica. Eso es un desperdicio de vida, un desperdicio de una noche perfectamente buena. Deja tu música favorita sobre decepciones de la vida para otro día.

Sumérgete en una oración y en el silencio

Siéntete cómodo. Apaga todo, incluyendo tu celular. Y empieza a escupir todo lo que te hiere. Todo. Di honestamente y en voz alta todos tus arrepentimientos, preocupaciones, rabias. Tienes derecho de hacer eso. Estás pasando por un momento difícil. En este espacio, nadie te puede decir que no tienes nada de qué preocuparte, o que existen otras personas en el mundo que tienen problemas mayores, más terribles que los tuyos. Estos son tus problemas y preocupaciones, y tienes derecho a ellos. Si crees en Dios, díselo. Si no, basta sacar todo lo que está en tu corazón, y oír tu propia voz.

¿Te estás comparando con alguien?

La mayoría de las veces, nos quedamos decepcionados de nosotros mismos y nuestras vidas tras ver los perfiles alegres de nuestros amigos, conocidos y celebridades en Facebook o Instagram. ¡Son tan lindos! ¡Y tan ricos! ¡Y tan felices! No, no lo son. Todo el mundo tiene problemas – incluso las celebridades. Lo que me lleva a mi tercera regla: sólo compárate con personas que son verdaderamente dignas de ser una inspiración. Lee sobre Amelia Earhart, o Audrey Hepburn, mira los poemas de Elizabeth Barrett Browning – que te pondrán en el camino correcto de una vida bonita y feliz.

Tu carta de rescate

Toma un cuaderno y una pluma. Haz una gráfica – no, no estoy bromeando. Divídela en dos. De un lado, escribe los cambios que te gustaría hacer en tu vida y, en el otro, los sueños que te gustaría realizar. Nada ayuda a mejorar el mal humor como un plan constructivo. Toda crisis es una oportunidad que no debe desperdiciarse. Un plan para que transformes esa crisis en algo beneficioso.

La vida nos muestra que, si no  tuviéramos una crisis de vez en cuando, nuestros sueños podrían no volverse realidad. Porque éstos no van a caerte de la nada. Pienso que es por eso que me gusta la pieza de Samuel Beckett «Esperando a Godot». Los personajes centrales, Gogo y Didi, están esperando y esperando a lo largo de la pieza, cayendo en una creciente apatía. Nada ni nadie aparece. Si no viste la versión de la película, deberías. Pero no esta noche. Después de hacer tu gráfica, ve a dormir lo antes posible.

Además de eso, recuerda que, aunque estés triste, tal vez estés en lo correcto, las cosas están mal. Ten presente que, citando a Scarlett O’Hara, mañana será otro día. E, incluso cuando los tiempos son difíciles, pueden ser el comienzo de algo nuevo. Porque no puedes esperar a otras personas para que te rescaten. Tú tienes el control.

Este artículo fue publicado originalmente en la edición polaca de Aleteia.

Tags:
crisisinteligencia emocional
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.