Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 19 junio |
San Romualdo
home iconA Fondo
line break icon

Veracruz, ¿un nuevo holocausto en el siglo XXI?

Jaime Septién - publicado el 22/03/17

México se ha convertido en una fosa común: al menos 40.000 personas siguen desaparecidas

El Estado mexicano de Veracruz, uno de los más ricos del país, se encuentra postrado en una espiral de horror que paraliza a todo México: fosas clandestinas van apareciendo, poco a poco, con varios cientos de esqueletos humanos (podrían llegar a 500) víctimas del crimen.

Las fosas clandestinas están muy cerca del puerto de Veracruz, lugar por donde inició la colonización de México por las tropas españolas encabezadas por Hernán Cortés, y uno de los enclaves más importantes del Golfo de México, puerta de entrada de Europa y de los miles de refugiados que llegaron al país a fines del siglo XIX y durante el siglo XX.

Estas fosas, con un número todavía muy poco predecible de cadáveres anónimos, arrojados como bultos de basura por los criminales que se han cebado en esta entidad, con el evidente contubernio de autoridades políticas y policiacas, son una muestra de la dimensión de las desapariciones y ajusticiamientos extrajudiciales que se registran en Veracruz, como también y tristemente en Morelos, Guerrero, Tamaulipas y Coahuila.

México se ha convertido en un enorme cementerio donde las inhumaciones clandestinas y la imposibilidad de identificar a las víctimas, muestran con dolorosa realidad la omisión de las autoridades por investigar a fondo este tema, y la impunidad que rodea al cúmulo de casos denunciados de personas desaparecidas, mismas que se calculan en 40,000 en todo el país actualmente.

En Veracruz, ante la inacción dolosa de la autoridad local, han sido los familiares, agrupados en el Colectivo Solecito, los que buscan y encuentran fosas clandestinas. A la fecha han encontrado 125 cadáveres, de agosto de 2016 a marzo de este año 2017: una verdadera búsqueda, como “las Rastreadoras”, un grupo de madres de familia del Estado de Sinaloa, que han decidido buscar, como “sabuesos”, los restos de sus hijos “desaparecidos”.

La fosa clandestina encontrada en la localidad de Lomas de Santa Fe, fue calificada por el propio fiscal estatal como «la fosa clandestina más grande de México, y probablemente la más grande del mundo». Su existencia fue notificada a la autoridad ministerial desde octubre pasado, aún en el gobierno de Javier Duarte (hoy en fuga, y acusado de un peculado multimillonario).

Cifras oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), detallan que, en Veracruz, hasta enero de 2017, se registraron 722 desaparecidos, 524 denunciados ante el fuero común y 198 ante el ministerio público del fuero federal. Cifras del Colectivo Solecito indican que deben ser casi 30 mil los desaparecidos.

En el Estado de Veracruz y en otras partes de México la violencia generada por los carteles de la droga, ayudados por la corrupción y la impunidad, ha cambiado la vida de miles de familias. El caso de las fosas clandestinas en Veracruz, así como el de la desaparición forzada de 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa -el 26 de septiembre de 2014-, de los restos encontrados en la zona Lagunera de Coahuila, las fosas comunes reconocidas por el gobierno de Morelos, son síntomas claros de una crisis humanitaria, condenada a nivel internacional y nacional ante lo que se denuncia constituye un crimen de Estado.

Sin embargo, las noticias de este tipo de fosas y de hallazgos son tan cotidianas que ya son parte del informativo diario que insensibiliza al mexicano y al veracruzano. Ya no es tanto el horror sino el comentario sardónico sobre la brutal impunidad con que se cometen esos crímenes, todos disfrazados como “ajuste de cuentas” entre las bandas de narcotraficantes.

Un nuevo Auschwitz se está observando en Veracruz. Un nuevo episodio de genocidio, por el cual el Estado mexicano tiene, ya, que responder. Y sin retórica ni demagogia. Los cadáveres que afloran día con día son una evidencia brutal de la corrupción que está llevando a México al borde de una catástrofe.

Tags:
genocidiomexicomuerte
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
2
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
3
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
4
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
5
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
6
Pablo Cesio
El Padrenuestro, la oración que asustó a un grupo de delincuentes
7
SAINT JOSEPH
Maria Paola Daud
El asombroso poder de san José dormido
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.