¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

3 errores que no debes cometer con tus sentimientos

@DR
Comparte

Las heridas del corazón quedan...

Expresar con palabras y gestos el amor a las personas es una de las cosas más bonitas de la vida. ¿Sabes hacerlo o tienes que volverlo a aprender? En la maduración y educación de los sentimientos, alerta ante tres errores que pueden hundirte, a ti y a los que te rodean:

1. Reprimirlos:

La alegría, el miedo, la melancolía, la ira, la impaciencia,… ¿Sabes reconocerlos? Quizás alguien te ha transmitido -o tú te has convencido a ti mismo- que es mejor no sentir, no expresar, cumplir una misión obedeciendo como un autómata.

Pero los sentimientos importan. Reconocerlos es el camino para una vida sana. Obviarlos, reprimirlos, hacer como si no existieran, la vía a la enfermedad: el desasosiego, la falta de fuerza, la depresión, la amargura,…

“Las represiones provocan estados de fuerte angustia que, a su vez, se traducen en estados de tensión o alarma permanentes. Se vive en constante conflicto… Si las represiones no son reorientadas, impiden la maduración de la personalidad”, advierte José Kentenich, citado en el libro Nuestra vida afectiva.

Las heridas del corazón quedan. Las caricias que no se hicieron, las alegrías que no se celebraron, las lágrimas que no se compartieron, no vuelven.

2. Buscar compensaciones:

Se trata de sustituir el impulso que se quiere expresar por una conducta inadecuada. Es fácil intentar combatir sentimientos no asimilados -de culpa, de soledad, miedo, escrúpulos,…- “lavándose las manos”. El miedoso puede tender a aferrarse a multitud de reglas para no arriesgar, o el que rehuye el afecto a ideologías para racionalizar los sentimientos,…

Acudir constantemente al celular o alargar la jornada laboral para evitar conversaciones profundas puede ser el inicio de un problema si se institucionaliza. Entonces aparecen castigos implícitos, como “si no me habla, yo tampoco”.

3. No reconocer las culpas y limitaciones:

Si eres humano, eres imperfecto, tienes debilidades y te equivocas. Si no percibes esto, quítate la máscara y camina hacia la humildad. Cuánto daño hace querer camuflar y justificar siempre las propias limitaciones. En cualquier relación personal, si no se acepta la propia culpa y se pide perdón, los sentimientos no maduran.

 


Leer también: No hacer caso a los sentimientos pasa factura

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.