Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Tierra Santa; los incunables del diálogo

Comparte

El camino del diálogo en la Tierra Santa también pasa a través de las páginas de los preciosos incunables, libros impresos en el siglo XV. Cotidianamente nos llegan imágenes que hablan de masacres, asesinatos, violencia, pero también de la destrucción de inestimables obras del patrimonio cultural del mundo, como consecuencia de guerras, calamidades naturales y actos deliberados. Es importante que las bibliotecas y las librerías no solo conserven sus tesoros, sino que los den a conocer. Con esta intención, a partir de mañana y hasta el próximo jueves, en la Main Hall de la Curia Franciscana de Jerusalén, por voluntad del Custodio fray Francesco Patton y del padre bibliotecario Lionel Goh, se llevará a cabo la exposición «Ars artificialiter scribendi», una muestra de ediciones del siglo XV que pertenecen a la Custodia Franciscana de la Tierra Santa.

«Se expondrán 26 de los volúmenes más preciosos de la biblioteca», nos explicó Edoardo Barberi, profesor de Historia del libro y de la edición de la Universidad Católica de Milán. «Entre ellos está la “Peregrinatio in terram sanctam”, publicado en 1490, que describe el viaje a Jerusalén que hiciera 3 años antes Bernhard von Breydenbach, primer crónica de viaje a los Lugares Santos ilustrada. El volumen contiene xilografías que reproducen callejones de la Ciudad Santa, pero también los vestidos, las costumbres y las tradiciones de la época, así como la transliteración de los alfabetos árabe y hebraico. Y luego hay una de las siete copias que existen en el mundo de la Biblia en vulgar italiano impresa en Venecia por cuenta de la Junta, decorada con preciosas ilustraciones. Una rareza que también es testimonio de la cultura italiana».

Una rica producción

Los libros conservados en la Biblioteca provienen de diferentes sedes de la Custodia Franciscana: desde Rodas hasta El Cairo, pasando por Chipre, Beirut, Nazaret y Alepo. La colección expone con esplendor la producción tipográfica del siglo XV y demuestra que circulaban muchos libros en la Tierra Santa en esa época. El catálogo de la muestra fue escrito por Luca Rivali y Lorenzo Salamone, con un prefacio de Falk Eisermann, director del Gesamtkatalog der Wiegendrucke de Berlín, y fue publicado gracias a la contribución de Ats, Associazione pro Terra Sancta. La actividad de para conservar y valorizar este patrimonio comenzó hace seis años, gracias incluso al aporte de investigadores y voluntarios de la Universidad Católica. En 2017 se publicará un catálogo completo de las ediciones tanto del XV como del XVI, editado por Rivali.

El miércoles por la tarde, en una sala adyacente al espacio de la exposición, habrá un congreso en inglés titulado «Catalogar para preservar y conocer. Un itinerario internacional entre los libros antiguos de Jerusalén». Será el primer encuentro entre diferentes realidades culturales presentes en la ciudad (vinculadas con el mundo hebraico, palestino, armenio y católico), con el objetivo de discutir sobre los diferentes aspectos de la catalogación de manuscritos, libros antiguos y documentos.

«Para cambiar de mentalidad»

«El encuentro tendrá un carácter científico», añadió el profesor Barberi, que será moderador, y podrán participar todos los que lo deseen, «teniendo en cuenta la necesidad de conocerse recíprocamente. Una primera ocasión para saber qué se está haciendo al respecto en las diferentes instituciones culturales, dialogando y compartiendo proyectos».

«Queremos ayudar a construir y potenciar», nos explicó Barberi, «una red de estudiosos, de apasionados, de intelectuales capaces de convertirse en una referencia constante para ayudar a cambiar de mentalidad. Es la primera vez que en una iniciativa de este tipo son involucradas tan diferentes realidades locales que trabajan en Jerusalén. En una época en la que todo parece conspirar contra el diálogo y la convivencia pacífica, este fatigoso camino puede pasar también a través de la cultura y de la valorización del patrimonio. Y es significativo que esto suceda gracias a la Custodia de la Tierra Santa».
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.