Aleteia

Trump, aquí tienes tres inmigrantes modelo

US presidential candidate Donald Trump (R) and Mexican President Enrique Pena Nieto prepare to deliver a joint press conference in Mexico City on August 31, 2016.
Donald Trump was expected in Mexico Wednesday to meet its president, in a move aimed at showing that despite the Republican White House hopeful's hardline opposition to illegal immigration he is no close-minded xenophobe. Trump stunned the political establishment when he announced late Tuesday that he was making the surprise trip south of the border to meet with President Enrique Pena Nieto, a sharp Trump critic.
/ AFP PHOTO / YURI CORTEZ
Comparte

Como ejemplo de integración, identidad y riqueza, he aquí a tres inmigrantes católicos

La discusión sobre los inmigrantes indocumentados en Estados Unidos ha vuelto a la palestra, tras el duro discurso de Phoenix realizado el pasado 31 de agosto por el candidato del Partido Republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald J. Trump.

Después de visitar México –país al que ha insultado y despreciado en más de un año de campaña—el mismo día por la noche, Trump volvió a hablar del muro fronterizo, de la expulsión de todos los indocumentados y de la cancelación de todas las medidas de alivio migratorio que ha propuesto la administración de Barack Obama.

Como respuesta a la supuesta peligrosidad de los inmigrantes en Estados Unidos y en otras partes del mundo, el administrador editorial de la publicación católica Our Sunday Visitor (OSV), Don Clemmer, ha escrito un breve y sustancioso artículo, sobre tres inmigrantes fundamentales en la historia actual del catolicismo en América… y en el mundo.

·  Kevin J. Farrell El que fuera obispo de Dallas hasta el pasado 1 de septiembre cuando comenzó su trabajo en El Vaticano al frente del nuevo dicasterio propuesto por el Papa Francisco sobre familia, laicos y vida, nació en Irlanda, en 1947. Su pasado como inmigrante le sirvió mucho es su ministerio en Texas, un Estado que enfrenta gran cantidad de problemas con la migración (y que basa parte de su poderío económico, justamente, en ella), y le habrá de servir para integrar a la Iglesia en el trabajo de la nueva evangelización. Fue el actual arzobispo de Dublín, Diarmuid Martin, quien dijo que “los jóvenes irlandeses están entre los más catequizados y los menos evangelizados”. El obispo Farrell “tiene un pie en las dos culturas en las que la Iglesia quiere transitar: la evangelización y el retener en su seno a los jóvenes”, dice en su artículo Clemmer.

·  José H. Gómez  “Su voz es imprescindible y necesaria”, dice el articulista de OSVQuien encabeza la más populosa diócesis de Estados Unidos (cerca de 5 millones de católicos), el arzobispo Gómez de Los Ángeles, encarna una poderosa verdad acerca de la Iglesia en esa nación: “nosotros no simplemente servimos a los inmigrantes; nosotros somos una Iglesia de inmigrantes”. Y esta verdad no solamente se encuentra en la cercanía de la frontera de Estados Unidos con México, se encuentra en el centro de la extensión de la segunda ciudad más grande de la Unión Americana. Nacido en México en 1951, el arzobispo Gómez es el máximo apasionado en la defensa de los inmigrantes en discursos, libros, encuentros legislativos y como presidente que lo fue del Comité de Migraciones de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos.

·  Jorge Mario Bergoglio.  El Papa Francisco es hijo y nieto de inmigrantes italianos en Argentina. El mismo no se convirtió en inmigrante hasta muy tarde en su vida, en 2013, a los 76 años, tras ser elegido Papa (cuando renovó su pasaporte en 2014, optó por retener también el de Argentina). Pero su experiencia formativa en el viaje de su familia hacia un nuevo hogar fundamenta la enorme preocupación del Papa por los inmigrantes. Las dos realidades sirven, de manera extraordinaria, al Papa en su ministerio. Al mismo tiempo que es latinoamericano, es “el más italiano de los papas” desde Juan Pablo I. El Papa Francisco –subraya Clemmer– encarna tanto la vibrante visión misionera del catolicismo de América Latina como la herencia y la sensibilidad de una cultura que ha custodiado el papado por siglos.

“Estos son tan solo tres retratos, pero extrapolando los tres ejemplos a millones de inmigrantes viviendo en un solo país, Estados Unidos, uno comienza a entender el sentido de la riqueza de experiencia e identidad que espera solamente ser desbloqueada”, termina diciendo Don Clemmer.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.