Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 21 abril |
San Anselmo de Canterbury
home iconHistorias que inspiran
line break icon

Lío, novelas y goteros

Opus Dei - publicado el 10/04/16

3 estudiantes ponen en marcha un voluntariado en el que los estudiantes dedican parte de su tiempo libre a leer y pasar el rato con sus pacientes

[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=ddUMaZnBGjI&w=560&h=315]

Me llamo Henar Casero y soy estudiante de sexto de Medicina, en la Universidad de Valladolid.

El estudiante de Medicina no empieza a serlo el primer día de clase, en primero de carrera. Empieza a serlo el día que es consciente de la carrera de fondo en la que se ha metido.

Y es que cada uno de nosotros siente esa presión: ¿Quieres entrar en la universidad? Necesitas una nota media. ¿Quieres elegir una especialidad? Necesitas también una nota media. Necesitas ser mejor. Y no mejor persona. Mejor que el de al lado.

A veces te convences de que es así, que todo el mundo es así y que al resto de tus compañeros no le importa el de en frente.

“Blanca, Pati y yo queríamos demostrar que los jóvenes queremos seguir cambiando el mundo”.
“Blanca, Pati y yo queríamos demostrar que los jóvenes queremos seguir cambiando el mundo”.

Blanca, Pati y yo, queríamos desmontar esto y en septiembre comenzamos el proyecto con esta convicción: demostrar –primero a nosotras mismas y después al mundo entero- que los jóvenes seguimos queriendo cambiar el mundo.

Nos alentaron las palabras del Papa Francisco pidiéndonos, en la JMJ de Río, que hiciéramos lío. Dos años después de sus palabras, este es el lío que hemos organizado…

NOS ALENTARON LAS PALABRAS DEL PAPA FRANCISCO PIDIÉNDONOS, EN LA JMJ DE RÍO, QUE HICIÉRAMOS LIO. DOS AÑOS DESPUÉS DE SUS PALABRAS, ESTE ES EL LIO QUE HEMOS ORGANIZADO…

Blanca llegó de Madrid, en cuarto de carrera, con una idea: ¿Por qué no montamos una biblioteca en el hospital y organizamos a un grupo de voluntarios estudiantes de Medicina o Enfermería que vayan a leer a los pacientes que quieran?

Tras horas de prácticas en el hospital es fácil darse cuenta de que un paciente pasa muchos días, incluso semanas, ingresado en un hospital. Y no son días normales.

“Tuvimos la suerte de que el Hospital Universitario más cercano a la facultad de Medicina contaba con una biblioteca, aunque no había servicio de voluntarios para leer a los pacientes”.
“Tuvimos la suerte de que el Hospital Universitario más cercano a la facultad de Medicina contaba con una biblioteca, aunque no había servicio de voluntarios para leer a los pacientes”.

En la cama de un hospital parece que las horas se dilatan y que los minutos no pasan. Y eso provoca un desgaste físico, pero sobre todo anímico, que el personal sanitario muchas veces no puede abarcar.

Por otro lado, los estudiantes tendemos a centrarnos en nuestros propios objetivos y no nos damos cuenta de que, con una hora a la semana, podemos cambiar la tarde de otra persona y ayudar a hacer más alegre y llevadera una situación que pasa cada día delante de nuestros ojos.

Así que nos pusimos manos a la obra. Tuvimos la suerte de que el Hospital Universitario más cercano a la facultad de Medicina contaba con una biblioteca, aunque no había servicio de voluntarios para leer a los pacientes, ¡parecía que estaban esperándonos!

El diario El Mundo (Edición Valladolid) dedicó un reportaje a la iniciativa solidaria.
El diario El Mundo (Edición Valladolid) dedicó un reportaje a la iniciativa solidaria.

Hablamos con la dirección del hospital y con el responsable de atención al paciente para ir abriendo camino presentándoles el proyecto. Las “negociaciones” empezaron así:

-“Queremos que un grupo de voluntarios universitarios venga todas las tardes de lunes a viernes, de 4 a 8 a leer a los pacientes que quieran para hacerles compañía”.

-“Bien, pero, ¿tenéis voluntarios?”

-“Aún no, estamos esperando a que nos deis luz verde”

-“Bueno, pues esperamos. A ver si conseguís a alguien… ¿no?”

-“Pero, ¿podemos hacerlo?”

-“Si tenéis un número razonable de voluntarios… ya veremos.”

“Hicimos unos carteles que colgamos por todas las facultades, especialmente en Medicina y Enfermería. Añadimos un número de teléfono y… ¡esperamos!”.
“Hicimos unos carteles que colgamos por todas las facultades, especialmente en Medicina y Enfermería. Añadimos un número de teléfono y… ¡esperamos!”.

Eso nos sonó a “sí”. Así que hicimos unos carteles que colgamos por todas las facultades, especialmente en Medicina y Enfermería. Añadimos un número de teléfono y… ¡esperamos! A la semana, volvimos a atención al paciente, a decir que ya teníamos 30 voluntarios. Y los números seguían creciendo…

La primera reunión fue un día entre semana, a las 9 de la noche, para conciliar horarios de mañana y tarde de todos. Allí organizamos las horas en las que iría cada uno y, cómo no, creamos un grupo de WhatsApp.

Así, con una organización desorganizada, fueron saliendo las cosas. Tuvimos que ir haciéndonos un hueco en el hospital.

“La mayoría estudiamos carreras sociosanitarias y estamos acostumbrados a llegar al paciente a través de la teoría, de las patologías, olvidando que lo primero es que son personas”.
Hoy, 6 meses después y con más de 60 voluntarios trabajando, hemos descubierto que muchas veces las cosas salen adelante porque no nos dejamos llevar por el miedo a pelear lo que de verdad importa.

Hoy, al entrar en el hospital, cada voluntario va al control de celadores, donde tenemos la llave de la biblioteca y una libreta en la que apuntamos dónde han estado los del turno anterior, qué pacientes quieren que atendamos, si es el cumpleaños de alguno, para que suban con un detalle…

El objetivo es doble: ayudar a los pacientes y a los familiares, dándoles un descanso.
El objetivo es doble: ayudar a los pacientes y a los familiares, dándoles un descanso.

La mayoría estudiamos carreras sociosanitarias y estamos acostumbrados a llegar al paciente a través de la teoría, de las patologías, olvidando que lo primero es que son personas, con una realidad que va mucho más allá del diagnóstico o el tratamiento.

 Artículo originalmente publicado por Opus Dei
Tags:
españaestudiotestimoniovoluntariado
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
Amii Stewart
Silvia Lucchetti
Amii Stewart: Un día la estatua de la Virgen me habló
6
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.