Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 17 septiembre |
Santa Hildegarda de Bingen
home iconDesde Roma
line break icon

Papa Francisco: ‘Yo no doy limosna porque ese se emborracha’ ¿Eres juez del pobre?

Ary Waldir Ramos Díaz - publicado el 09/04/16

En la audiencia jubilar, el Pontífice predicó sobre la limosna y la misericordia. La parábola de la madre argentina y el pobre

Un día después de la presentación en el Vaticano de la exhortación apostólica, Amoris laetitia (AL), La alegría del amor: Sobre el amor en la familia, el Papa Francisco predicó sobre la limosna y la misericordia durante la audiencia especial jubilar de este sábado 9 de abril en la Plaza de San Pedro.

El Pontífice pidió a los fieles de no identificar “la limosna con la simple moneda ofrecida de afán”. “¿Yo soy capaz de detenerme a mirar a los ojos de la persona que me está pidiendo ayuda?”.

Entonces, exhortó a “mirar a los ojos del pobre”, así “Dios no les ocultará su rostro”. De manera que, también solicitó saber distinguir de las diferentes formas de mendicidad “que no prestan un buen servicio a los verdaderos pobres”.

La limosna como un gesto de ‘atención sincera’ hecho en secreto, en línea con la lectura del Evangelio según San Mateo 6. Asimismo, invitó a los padres a educar a los hijos a dar la limosna con sacrificio propio. No dar lo que nos sobra.

A continuación, en la predicación en el marco del Año Santo, el Pontífice sostuvo que “la limosna debería llevar consigo toda la riqueza de la misericordia”, un acto de amor que tiene mil caminos pero que confluye en “aliviar la vida” de aquellos necesitados.

Antes de la audiencia, el Papa fue recibido por miles de fieles y una música de ‘banda alegre’ en una jornada soleada y, en medio de especiales medidas de seguridad.

La limosna atención por los más pobres

En su predicación, expresó que la limosna es un “deber antiguo” que tiene raíces en la Biblia. “Hay páginas importantes en el antiguo Testamento donde Dios exige una atención especial hacía los pobres”. En especial atención a los “extranjeros, los huérfanos y las viudas”.

Dios reitera – según el Papa – la necesidad de los más débiles. “Dios quiere que el pueblo cuide estos nuestros hermanos…yo diría que están al centro del mensaje, adorar a Dios con el sacrificio, es adorar a Dios con la limosna”, insistió.

La enseñanza: “Da generosamente y mientras dones qué tu corazón no se entristezca”. “Esto significa que la caridad necesita una actitud de alegría interior, ofrecer misericordia no puede ser un peso, del cuál liberarse rápidamente”

Los que se justifican para no dar limosna

Dejando las hojas de lado, el Papa Francisco se refirió a las personas que se justifican para no dar limosna a los mendicantes.

“Esto que yo le doy, él se va a comprar vino para emborracharse, pero sí él se emborracha es porque no tiene otro camino…¿Y tú cuantas cosas haces escondido que nadie ve?. Luego cuestión: ¿Tu eres el juez de ese pobre hombre que te pide una moneda para un vaso de vino?”

Dar caridad sin alardes

El Papa dijo que le gustaba recordar el episodio bíblico del anciano Tobías que después de recibir una jugosa herencia llamó a su hijo y lo instruyó para que no dejará de dar limosna a los pobres y no quitar sus ojos de ellos, porque de esta manera “Dios no quitará su mirada de ti”.

Sucesivamente, al recordar la enseñanza de Jesús referida a “lo que haga tu mano derecha no lo sepa la izquierda” y pidió de no hacer caridad para demostrar a los demás cuánto somos generosos.

“No son las apariencias lo que cuenta, sino la capacidad de detenerse a mirar a la persona que pide ayuda”.

Mirar a los ojos del pobre

“¿Yo soy capaz de detenerme a mirar a los ojos la persona que me está pidiendo ayuda? ¿Soy capaz?”, inquirió.

Por ende, explicó que no se debe identificar “la limosna con la simple moneda ofrecida de afán, sin mirar las personas, sin detenernos a mirar la persona para entender lo qué necesita de verdad”.

El Papa es pragmática y también pide de saber distinguir las diferentes formas de mendicidad “que no prestan un buen servicio a los verdaderos pobres”.

En suma, “la limosna es un gesto de atención sincera a quien se acerca a nosotros y pide nuestra ayuda, hecho en el secreto amor, donde sólo Dios ve y comprende el valor del acto”.

No dar sólo lo que nos sobra: La parábola de la madre argentina y el filete

“Hacer la limosna debe ser para nosotros un acto de sacrificio”, constató.

El Papa contó la historia de una madre argentina que tenía tres hijos. “Estaban en la mesa comiendo un filete a la milanés – como se dice en mi tierra- y tocan a la puerta- ‘mamá hay un pobre que pide de comer, ¿qué hacemos?’ – ¡le damos algo’, se esmeraron los tres”.

Sucesivamente, el Papa explicó el sacrificio de la limosna, continuando la historia: La mamá pidió ‘corta la mitad de tu filete, tu también, cada uno parte un pedazo y hacemos dos bocadillos’ – ¡no, mamá, no!

“No tu das de lo tuyo, tu das lo que te cuesta. Eso es involucrarse con el pobre. Yo me privo de algo mío”, agregó.

Asimismo, invitó a los padres a educar a los hijos a dar la limosna con sacrificio propio. “Ser generosos con lo que se tiene”.

“Sé es más feliz en el dar que en recibir”, concluyó al recordar la enseñanza del apóstol Pablo.

Tags:
audiencia generaljubileo de la misericordialimosnamisericordiapapa francisco

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
3
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
4
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa al clero: «Por favor ¡no más homilías largas de 40 minuto...
5
Maria Paola Daud
Quiso usar una Hostia para hacer brujería y… comenzó a sangrar
6
BEATRIZ
Pablo Cesio
¿Dónde está Beatriz? El extraño caso de la mujer que desapareció ...
7
IMAGINE
Angeles Conde Mir
El Vaticano hace las paces con “Imagine” de John Lennon
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.