Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 23 enero |
San Ildefonso
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Por qué dar limosna?

@DR

Felipe Aquino - publicado el 23/02/15

“Haz limosma con tus bienes; y al hacerlo, que tu ojo no tenga rencilla. No vuelvas la cara ante ningún pobre y Dios no apartará de ti su cara”

Entre los “remedios contra el pecado”, la Iglesia designa además del ayuno y la oración, la limosna.

Existen hierbas dañinas que crecen en el jardín de nuestra alma y que tienen raíces profundas y, por eso, son difíciles de arrancar. La limosna es una forma de eliminarlas.

Uno de los peores pecados es la codicia o avaricia; es el apego desordenado al dinero y a los bienes de este mundo. El avaro está listo a dar su vida, pero no sus bienes. San Pablo clasifica la avaricia como idolatría: “Por tanto, mortificad vuestros miembros terrenos: fornicación, impureza, pasiones, malos deseos y la codicia, que es una idolatría” (Col 3,5).

“Porque tened entendido que ningún fornicador o impuro o codicioso -que es ser idólatra- participará en la herencia del Reino de Cristo y de Dios” (Ef 5,5).

La razón de que el Apóstol vea como idolatría el apego a los bienes materiales, sobretodo al dinero, es que la persona los ame como a un dios. Se vuelve esclava de la riqueza, y en su altar quema un incienso peligroso.

Desde el principio Jesús advirtió a sus discípulos de este peligro en el Sermón de la Montaña: “Nadie puede servir a dos señores; porque aborrecerá a uno y amará al otro; o bien se entregará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y al Dinero” (Mt 6,24).

Lo que importa es que la persona no sea esclava del dinero y de los bienes. Está claro que todos necesitamos del dinero: el mismo Jesús tenía un “tesorero” en el grupo de los Apóstoles.

San Pablo afirma: “Porque la raíz de todos los males es el afán de dinero” (1Tm 6, 10). Mira que, por lo tanto, el mal, no es el dinero en sí mismo, sino el “amor” al dinero; esto es, el apego desordenado que hace que la persona busque el dinero como un fin, y no como un medio.

A causa del dinero muchos aceptan la mentira, la falsedad y el engaño. ¡Cuántos productos falsificados! ¡Cuántos kilos que sólo tienen 900 gramos! ¡Cuánto engaño y estafas en los negocios!

¿No es verdad que incluso entre los cristianos, muchas veces uno engaña al otro, “pasa por encima”, en algún negocio, compraventa, etc.? Si vamos más arriba, podemos constatar que toda la corrupción, tráfico de drogas y de armas, crímenes, etc., tienen detrás la sed de dinero. Basta encender la televisión o leer el periódico para verlo.

El mismo domingo, el día del Señor, se está transformando, para muchos, en el día de ganar dinero. Por amor al dinero muchos más pierden a sus hijos, los hermanos se pelean y se separan, y muchos matrimonios acaban. En el matrimonio da más problema el dinero que sobra que el dinero que falta.

A causa de la ambición vemos el mundo en una situación de gran injusticia y miseria para muchos.

Jesús le dijo al pueblo: “Mirad y guardaos de toda codicia, porque, aun en la abundancia, la vida de uno no está asegurada por sus bienes’”. (Lc 12,15). “¡Qué difícil es que los que tienen riquezas entren en el Reino de Dios!” (Mc 10,23).

El apego a los bienes de este mundo es algo muy fuerte en nosotros, casi una “segunda naturaleza” y, por lo tanto, sólo con la ayuda de la gracia de Dios podremos vencer esta fuerte tentación. ¿Cómo?

El remedio contra la avaricia es “abrir las manos”, no para recibir, sino para dar. Cuanto más apegado estás al dinero, más debes hacer el ejercicio de “dar “ buenas y generosas limosas… hasta que tus manos aprendan a abrirse sin que tu corazón llore.

La Biblia habla exhaustivamente de la importancia de la limosna:

“Quien se apiada del débil, presta a Yahveh, el cual le dará su recompensa” (Pr 19,17).

San León Magno decía que “la mano del pobre es el banco de Dios”.

“Haz limosma con tus bienes; y al hacerlo, que tu ojo no tenga rencilla. No vuelvas la cara ante ningún pobre y Dios no apartará de ti su cara” (Tb 4,7).

  • 1
  • 2
Tags:
caridadvalores
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Rodrigo Houdin
Sacerdote tras la explosión: “Estoy atrapado en el quinto piso, r...
2
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco bendecido con un pequ...
3
CHRISTIAN TOMBSTONE
Francisco Vêneto
Encuentran en Israel una losa de 1.400 años con una inscripción m...
4
LIBBY OSGOOD
Sandra Ferrer
Libby Osgood, la científica de la NASA que se hizo monja católica
5
TudoSobreMinhaMae.com
Cómo desarmar el berrinche de tu hijo con una pregunta
6
AGUILAR
Alvaro Real
España: ¿Por qué retiran una cruz de la puerta de este convento?
7
PADRE CEPEDA
Blanca de Ugarte
"El beso de Jesús", cuando una bella historia es convertida en "f...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.