¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Matrimonios mixtos. Católicos y musulmanes ¿el amor basta?

shutterstock - Africa Studio
Comparte

Se hacen necesarios unos requisitos y seguimiento especial de estas futuras uniones para que el sacramento sea considerado válido

¿Son posibles estos matrimonios? Sí. De hecho la Iglesia Católica los contempla. Sin embargo, también se hacen necesarios unos requisitos y seguimiento especial de estas futuras uniones para que el sacramento sea considerado válido. 

El creciente número de matrimonios mixtos ha sido observado con prudencia. Especialmente teniendo en cuenta los obstáculos personales y de integración familiar que entraña. En principio, las dificultades en la convivencia conyugal y la educación moral de los hijos han llevado a la Iglesia a desaconsejar esta opción.

Pese a las convergencias espirituales entre ambos credos, se invita a valorar la difícil situación de algunas esposas católicas, íntimamente relacionadas con los “logros legítimos de la modernidad”. Con sus aspiraciones de desarrollo profesional y su compatibilidad con el modelo familiar tradicional musulmán. A ellos se unen las posibles tensiones generadas por el proselitismo entre cónyuges, las presiones familiares y ambientales o la formación religiosa de los hijos.

Tampoco la Iglesia ha olvidado su preocupación por los derechos fundamentales en países de mayoría islámica y el escaso desarrollo de la separación entre lo civil y lo religioso en sus legislaciones. De este modo, se insiste en la necesidad de llevar a cabo una preparación muy esmerada, dirigida a asumir con toda conciencia las profundas diversidades culturales y religiosas que los cónyuges habrán de afrontar.  

Anteriormente, se habían regulado este tipo de uniones, cuyo éxito ha dependido de exigentes condiciones de madurez y respeto mutuos. En España, la Comisión Episcopal de Relaciones Interconfesionales elaboró un documento sobre “Matrimonios dispares” en el que se señalaban unos requisitos que para ayudar a minimizar el impacto de las diferencias domésticas. Si bien no se prohibían, sí que exigían dispensa de la fórmula convencional.

El Código de Derecho Canónico considera inválidos los matrimonios con un cónyuge no bautizado (c.1086). Excepto licencia expresa de la autoridad competente (c.1124) con las condiciones requeridas (cc.1125-1126). Es decir: prevenir la apostasía, procurar el bautismo y educación de los hijos e informar de estas premisas a la parte no católica. Por su parte, el canon 1127.3 prohíbe expresamente la concelebración del matrimonio por ministros de cultos diferentes.
 
Los distintos documentos de la Iglesia subrayan cómo las antiguas garantías se han traducido en “condiciones, declaraciones y promesas”. Cautelas sobre la viabilidad de ese proyecto en común y que como es lógico están especialmente dirigidas al cónyuge católico. Entre ellas, la dificultad para mantener o cambiar de religión o la existencia de códigos legales (herencia, poligamia, cohabitación, repudio y divorcio), extraños a las concepciones católicas del sacramento matrimonial.

Se recomienda a las mujeres que van a contraer este tipo de unión una visita al país de origen del novio. Especialmente para conocer el contexto real de la futura unión: lengua, costumbres y familia, tratando de mantener la pareja al margen de presiones o dependencias. Las acusadas diferencias hacen imprescindible, no sólo un amor que las sustente, sino una adecuada predisposición que permita tomar decisiones maduras e informadas.

En todo caso, los requisitos formales para su celebración son estrictos. Con ello se pretenden evitar irregularidades canónicas en el rito y facilitar la posterior asistencia espiritual al cónyuge católico. Porque el matrimonio se presenta para ambos de un modo muy distinto que debe sopesarse.

Para el católico es un sacramento monógamo e indisoluble. Para el musulmán una institución natural, soluble por el repudio o el divorcio y en ocasiones no monógamo. Por otra parte, el Islam tolera que un musulmán se case con una mujer no musulmana (Qur. 2,220). Pero jamás a la inversa, porque ese matrimonio siempre sería considerado nulo.

Páginas: 1 2

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.