Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 10 abril |
San Miguel de los Santos
home iconActualidad
line break icon

Una foto que me golpeó el rostro y el Corazón: Un niño en una maleta

Guardia civil España

Aleteia Team - publicado el 13/05/15

Reflexión de José Luis Pinilla, secretario de la comisión de migraciones de la CEE

Estoy en la sala de espera,  antes de poder embarcar en el avión. Ese tiempo que se hace aburrido, líquido y largo. Como los relojes de Dalí. Observo las maletas variadas que están ante mi vista.Veo que hay maletas de  pobres y maletas de ricos; hay maletas grandes para los precavidos y mochilas pequeñas y abultadas para los aventureros que sueñan a  lo grande.

Veo maletas que escapan de una tormenta, y que corren deseosas por empezar una nueva vida. O maletas viejas a quien nadie escucha aunque cuenten historias dignas de ser escuchadas. Como las de nuestros emigrantes españoles de los años 60, de cartón, atadas con cuerdas. Maletas con el olor a las viandas caseras que escondían para el largo y doloroso viaje hacia una estancia larga y lejana. La que sostuvo con sus trabajos y divisas nuestro desarrollo en la dictadura reciente. De los que a pesar de haber sido viajes tan cercanos para nosotros, nos hemos olvidado tanto y tan pronto.

Hay maletas preparadas con antelación y con detalles, porque van preparadas para acontecimientos muy esperados; y maletas que se llenaron con la rapidez de las desgracias sobrevenidas inesperadamente; hay maletas que viajan por placer, otras por negocios. Hay maletas que sólo ven lo turístico y superficial (suelen ser las de los más brillantes colores); y maletas que aún recuerdan con asombro que llegaron a los lugares más recónditos del planeta. Quizás estuvieron cerca de los últimos de la tierra.

Estas últimas son las que deberíamos tener cerca.

Hay maletas de muchos tipos. Son como las personas, los ojos, los atardeceres, los paisajes, los días o los años.

Pero si hay maletas, es porque hay sueños. Y si no, que se lo pregunten a Abou y a su padre. 

Viniendo de Castillejos (Tánger, Marruecos), Fátima se había detenido en la frontera del Tarajal, en Ceuta. Con su trolley de ruedas. Fátima intentó evitar la cinta del escáner donde tenía que haber depositado su maleta. Los guardias sospecharon. Controlaron su equipaje. No podían ni imaginar la imagen que aparecería en la pantalla: acurrucada en el interior de la maleta, como protegiendo sus sueños, una figura casi esquelética.

Parecía  humana. Abren la maleta. Abou, sacó la cabeza de entre un puñado de ropas y de sueños: “Je m’appelle Abou”, dijo en francés. Era el mediodía del 6 de Mayo de 2015. El sol hizo abrir los ojos del niño. No llegaba a los 9 años. Y más tarde deshizo los sueños de A.O, su padre, que a sus 42 años soñaba con abrazar a su hijo (solo quería eso) trayéndolo  de una manera tan peculiar, a través de Fátima, cuando se le habían agotado los recursos legales que hoy mismo se vuelven a pedir para evitar la separación familiar . Quizás esta manera de llegar era más fácil -al menos era más rápida-  que cuando él llegó hace años, en cayuco a Canarias.

Al fin y al cabo Abou tuvo más suerte que los 50 niños ahogados en la tragedia siempre penúltima del Mediterráneo. El cadáver de una niña africana fue fotografiado días después flotando en el Mediterráneo. “¿Qué hacer con esas manos?” se preguntaba Luis Sepúlveda, escritor y cineasta chileno, ante esa fotografía. 

¿Qué hacer con la mirada de Abou?”, me pregunto yo. Intento responder con sinceridad. Lo primero que hago es “situarme”,  viajando en la maleta o en la patera. Naufragando en la huida, por tierra  o por  mar (¡qué más da!). ¡Ay! Lo hago confortablemente sentado en mi sillón a la luz de la preciosa luna primaveral que baña mi habitación. Aceptar los privilegios que por mi nacimiento en el norte me fueron concedidos es fácil o difícil. Depende. ¿Qué hacer con la injusticia? Intimo dilema cotidiano.

  • 1
  • 2
Tags:
áfricaespañainfanciainmigrantes
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
QUEEN ELIZABETH WEDDING
Adriana Bello
Las bodas de titanio de la reina Isabel II y el príncipe Felipe
2
EVALUNA MONTANER
Angeles Conde Mir
Evaluna Montaner trata “de explicar lo inexplicable” en su última...
3
Portaluz
Cuando la Virgen anunció un genocidio
4
SZCZEPIONKA NA KORONAWIRUSA
Kathleen M. Berchelmann
Lo que los católicos necesitan saber sobre las vacunas
5
Attentat Indonésie
Agnès Pinard Legry
Este héroe evitó una masacre en la catedral esta Semana Santa
6
Archbishop Georg Gänswein
I.Media
Gänswein: Benedicto XVI esperaba vivir solo unos meses después de...
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.