Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El drama de la violencia en “La Bestia”

CC Peter Haden
Comparte

Mutilaciones, violaciones, secuestros y chantajes en el tren que lleva de Guatemala a EEUU

Cruzar México para ir a Estados Unidos, a buscar una oportunidad de trabajo, puede ser una de las experiencias más aterradoras a las que un migrante centroamericano pudiera enfrentarse jamás. 

Peor aún, si se es hondureño y se tiene el infortunio de ir a lomos de “La Bestia”, el tristemente célebre tren que lleva de la frontera con Guatemala a la frontera con Estados Unidos a los migrantes enganchados por los traficantes de personas.

Evitar tanto sufrimiento

La semana pasada ha arribado a la Ciudad de México un grupo de 15 migrantes hondureños mutilados por “La Bestia”, que partiera el pasado 20 de marzo de su país, en una marcha de más de mil kilómetros con destino a la residencia oficial de Los Pinos, buscando entrevistarse con el presidente de México, Enrique Peña Nieto.

Desde el miércoles pasado, los mutilados de “La Bestia” han estado participando en diversos foros para alertar sobre la violencia que viven a su paso por México y, sobre todo, pedir a las autoridades mexicanas que no sean parte de la extorsión y las vejaciones que sufren ya de por sí de parte de los grupos delincuenciales que operan en el país azteca.

El grupo participó con su testimonio en el foro realizado por el senado de la República mexicana, “Persona Migrante, Centro de la Política Migratoria”. En el evento, en el que estuvieron presentes el embajador de Estados Unidos en México, Anthony Wayne, algunos senadores, el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Raúl Plasencia, y el padre Alejandro Solalinde, director del albergue “Hermanos en el Camino”.

Ahí, los migrantes centroamericanos expusieron la grave situación de violencia que enfrentan a su paso por México, e hicieron un llamado a las autoridades mexicanas a implementar políticas que los proteja de los cobros de cuota y agresiones por parte de los grupos del crimen organizado.

“Después de tanto sufrimiento, creemos que ha valido la pena el gran esfuerzo. Batallamos mucho en Tapachula (ciudad fronteriza entre México y Guatemala) para que nos dieran una visa humanitaria y poder llegar hasta aquí, pero al final lo hemos logrado”, dijo José Luis Hernández, presidente de la Asociación de Migrantes Retornados con Discapacidad (Amiredis).

“Ahora esperamos que se concrete todo lo que estamos pidiendo, y es que las autoridades mexicanas concedan visas humanitarias para poder transitar libremente por México, porque nosotros no queremos quedarnos aquí, sino transitar de forma segura hasta los Estados Unidos”, agregó Hernández.

Luego, el mismo presidente de los mutilados hondureños hizo un resumen de lo que puede pasar a los casi medio millón de migrantes, muchos de ellos niños y mujeres, que cruzan cada año México hacia Estados Unidos:. “Y en cambio, lo que nos encontramos a nuestro tránsito arriba del tren es con la peor pesadilla que jamás no hubiéramos imaginado“.

Fragmentos de una pesadilla

Los migrantes mutilados tienen un objetivo que, hasta ahora, no se ha cumplido: que el presidente de México, Enrique Peña Nieto, los recibe en persona.

Los representantes de los cientos de migrantes centroamericanos que se encuentran mutilados por “La Bestia” esperan que el gobierno mexicano refuerce la seguridad en la ruta migratoria hacia el norte, especialmente en la línea del tren de carga que utilizan miles cada año.

 "Creemos que puede hacer mucho si presiona a los países centroamericanos para que en conjunto trabajen por el bien de los migrantes", explicó el presidente de Amiredis, quien agregó que “una forma de hacerlo es implementar protocolos de protección en toda la región pero sobre todo que en los países de origen se atiendan las causas que generan la migración, como pobreza y violencia a los jóvenes”.

 Más adelante, Hernández dijo: "Al final el afectado no es México sino los migrantes de Centroamérica, las mujeres violadas, los mutilados, los muertos, desaparecidos, a quienes extorsionan o secuestran. Tanta pesadilla que se vive aquí".

Los migrantes mutilados siguen en espera de que el presidente de México los reciba.  Aunque los signos son negativos, ellos consideran necesaria esa entrevista: “Mucha gente miraba como algo absurdo esto que estamos haciendo. El propio cónsul de Honduras nos dijo que apostaba lo que fuera a que Peña Nieto no nos va a recibir. Y fue por eso que se me ocurrió decir que lo imposible es que me crezca de nuevo mi pierna amputada, y no que un ser humano como nosotros nos reciba y escuche”.

La situación con “La Bestia” ha tocado fondo

Entre los migrantes mutilados por “La Bestia” se encuentran Norman Saúl Varela, de 46 de edad, derecha, y José Manuel Medina, de 28 años, quienes además de pedirle al gobierno de México que implemente políticas para protegerlos de las bandas criminales, hicieron una propuesta al senado mexicano para que el gobierno federal destine fondos públicos para los albergues temporales que existen en México, como “Hermanos en el camino” del padre Alejandro Solalinde.

."Ya ni siquiera es noticia que murieron dos en ‘La Bestia’, o que se cayó alguien y el tren le mutiló las piernas", dijo Hernández, quien manifestó que la situación de los centroamericanos en tránsito por México, "ha tocado fondo".

Solamente en Honduras hay 452 migrantes que sufrieron mutilaciones en ataques o al caer de los trenes en México. El país tiene el número más alto de víctimas que cualquier otra nación de América Central.

Hernández dijo que el gobierno de México tiene que dejar de perseguir a migrantes que lo único que buscan es cruzar hacia Estados Unidos. En 2008, el gobierno eliminó sanciones criminales que antes imponía a los que se encontraban en el país sin permiso.

La migración sin documentos es ahora un delito menor que sólo se castiga con multas cuando antes se condenaba a entre 1 año y medio y 10 años de prisión. Aun así, la mayoría de los migrantes detenidos siguen siendo deportados.

Hernández perdió un brazo, una pierna y parte de la otra mano en 2005 cuando, después de 20 días de viajar en un tren sin comida, se desmayó y cayó sobre las vías en el estado norteño de Chihuahua.
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.