Aleteia

Gilbert K. Chesterton: necesitamos datos sobre su posible santidad

Comparte

El padre John Udris, responsable de la investigación para la Causa de beatificación del escritor inglés, pide colaboración

El canónigo John Udris ha sido el clérigo designado por el obispo de Northampton para realizar la investigación preliminar sobre la apertura de la Causa de canonización de Gilbert K. Chesterton. El padre Udris es director espiritual en el seminario de Birmingham, y en su labor como sacerdote ha tenido un contacto muy cercano con la figura del escritor

– ¿Cómo reaccionó al recibir la propuesta de hacerse cargo de esta investigación?

Estoy encantado de que monseñor Doyle me lo pidiera. Creo que lo hizo porque conocía mi interés personal en Chesterton. Entre 1996 y 2003, fui párroco de la parroquia de Santa Teresa, en Beaconsfield, que fue la suya. Durante esos años, desarrollé un verdadero cariño y devoción hacia él, que han crecido desde entonces. Al dirigir retiros, uso con frecuencia sus escritos. Además, mi puesto en el seminario me sitúa mejor para abordar esta investigación que si estuviera en una parroquia con mucho trabajo.

– ¿Por qué se ha tardado tanto en comenzar una investigación oficial?

Uno de los ámbitos de mi investigación será saber cuándo se hicieron las primeras peticiones de que se abriera una Causa. He podido rastrearlas hasta mediados de los 80. Si alguien sabe de algo anterior, me gustaría que se pusieran en contacto conmigo. Sin embargo, parece que el impulso ha crecido en los últimos años. Por eso, el obispo ha decidido ahora abrir este proceso para recabar datos.

– ¿En qué consiste exactamente su investigación, y cuánto durará?

Implicará una parte histórica: buscar en los archivos para establecer si Chesterton tuvo fama de santidad durante su vida, en el momento de su muerte y en los años siguientes. Luego está la cuestión de su fama actual de santidad. Chesterton está ampliamente considerado como una gran figura literaria y un campeón de la fe católica. Pero, ¿se le ve como un santo? ¿La gente pide su intercesión? ¿Ha recibido favores? Si es así, ¿cómo de extendido está esto internacionalmente? ¿Desde cuándo? Es pronto para saber cuánto durará la investigación. Quiero asegurarme de que es concienzuda para darle al obispo una imagen lo más detallada posible. Así que probablemente me lleve algún tiempo.

– Si la conclusión es positiva, ¿cuál será el siguiente paso?

Esto es sólo el principio del principio. Si el obispo decide abrir la Causa, habrá una investigación diocesana, realizada por teólogos, sobre sus escritos. ¡Todos, no sólo los publicados! Sólo esto ya llevará mucho tiempo. En esta fase, se le llamará Siervo de Dios. Si tuviera éxito, la Causa se trasladaría a Roma. Después de que sus virtudes heroicas fueran probadas, se le declararía Venerable. Entonces harían falta dos milagros. Es un proceso largo. Por poner un ejemplo que quizá no sea tan distinto, la Causa del cardenal Newman se abrió en 1958, y fue beatificado en 2010.

– ¿Qué obstáculos puede haber? ¿Lo serían la falta de culto local, o el demostrar que vivió las virtudes cristianas heroicamente?

Chesterton era un polemista. Así que no es sorprendente que esta empresa resulte polémica. En particular, ya ha surgido la acusación de antisemitismo. Hay gente con opiniones fuertes en ambos lados, pero me parece importante que se expresen. Al mismo Chesterton le encantaban los debates. Lo que espero es que se realicen como él lo hizo: con cortesía.

Cuando fui párroco de su parroquia, me chocó lo poco que se sabía de él allí. Hay una pequeña pero entusiasta Sociedad Chesterton, que trabaja intensamente para cambiarlo. Y espero que este proyecto anime a más gente a leerle y aprender sobre él. Ciertamente, parece que la devoción por Chesterton ha sido significativamente más fuerte al otro lado del Atlántico. Incluso se ha rumoreado que el Papa Francisco, siendo cardenal, aprobó una oración por su canonización. ¡Me encantaría verificarlo!

Demostrar sus virtudes heroicas será un desafío. Aunque algunos han señalado que ser periodista y un defensor tan acérrimo de la fe es, en sí mismo, algo heroico.

Impaciente por recibir información… de todo el mundo

El padre John Udris ha abierto una dirección de correo electrónico para ponerse en contacto con él. En sólo dos semanas, le han escrito del Reino Unido, Estados Unidos, Canadá, la India, España y Austria. Algo que le alegra, pues está impaciente por recibir noticias: de quienes esperan que se abra la Causa, de quienes hayan conocido a personas que conocieran al escritor, o tengan algo que contar sobre su santidad y su poder de intercesión; pero también de los que tengan reservas sobre la apertura de la Causa. La dirección es chesterton@oscott.org

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.