Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 19 septiembre |
San José de Cupertino
home iconEspiritualidad
line break icon

Del agnosticismo a la fe: Así una joven judía aprendió a rezar

ETTY HILLESUM

Public domain

Edifa - publicado el 09/05/21

Gran figura de la espiritualidad contemporánea, Etty Hillesum descubrió a Dios durante la ocupación nazi. En los últimos tres años antes de morir con 29 años en Auschwitz en 1943, Hillesum realizó un recorrido sobrecogedor que puede ayudarnos a cultivar nuestra vida de oración

Desde la publicación en los años 1980 de su diario y de algunas cartas, Etty Hillesum no ha dejado de suscitar interés y curiosidad hasta el punto de convertirse en un ejemplo para nuestro tiempo. El dominico Yves Bériault nos explica por qué y cómo esta joven judía holandesa puede enseñarnos a rezar.

¿Cómo Etty Hillesum, una joven judía diagnóstica, descubre a Dios y esta comunicación-comunión con Dios que es la oración?

Etty es una joven inteligente, culta, “moderna”. Siente en su interior un vacío existencial tan profundo que tiene la tentación de ponerle fin, de huir de esta realidad interna que se ha vuelto insoportable, tanto más dado lo abrumador de los acontecimientos externos.

Ella es consciente  de que no sabe amar como quisiera, que vive conflictos con sus padres, sobre todo con su madre.

Desea salir de su egocentrismo y de esa falta de dirección que la angustia y la deprime, pero no sabe muy bien cómo. Entonces, decide buscar ayuda.

Y es por petición de su terapeuta que empieza a meditar media hora al día todas las mañanas.

Julius Spier la invita a abrirse a esta vida interior que la habita, incluso si, por el momento, sea un lugar de tensiones y miedos.

¿La meditación le dará frutos?

Sí, la meditación la lleva a disfrutar las cosas, experimentarlas, a recibir la vida que la envuelve en vez de intentar analizarlo y juzgarlo todo.

Ese momento de recogimiento se convierte en una gimnasia cotidiana donde se revitaliza y que ella llama su “hora de paz”.

¿No se trata de oración todavía?

Aún no, pero este recibimiento de la vida se convertirá progresivamente en un recibimiento de Dios, que es la Vida.

El objetivo del ejercicio será el de “hacer entrar un poco de Dios en sí misma”, según sus palabras.

Etty dudaba de su capacidad para amar y entonces se ve disfrutando de un amor que gradualmente la saca de sí misma, que la dirige a abrir los ojos hacia el sufrimiento del mundo.

Esta metamorfosis es una verdadera conversión: Etty se abandona poco a poco a la acción de Dios en ella, a esta intimidad nueva que la salva en cierto modo de sí misma y de una espiral mortífera.

¿La oración se vuelve necesaria para ella?

Indispensable. Esta renovación en la que recupera sus fuerzas ya no tiene pausa en su interior:

“Es como si algo en mí estuviera concentrado en una oración continua, y eso no deja de rezar en mí, incluso cuando río o hago bromas”.

Una oración del corazón intensa, incesante, al acecho de Dios en los menores pliegues del drama que tiene lugar a su alrededor.

Etty encuentra ahí el valor y la paz profundas que le permiten afrontar las turbulencias de una época como jamás se ha conocido en Europa.

¿De qué modo su oración le habla a los cristianos?

Etty es judía, aunque no practica. Nunca menciona el nombre de Cristo, aunque podamos pensar que está habitada por Él.

Sin embargo, encontramos en su oración todos los acentos y los diferentes “modos” de la oración cristiana.

Lo que me conmueve es constatar que la oración se eleva en ella porque se reconoce pobre: ella es consciente de su fragilidad y de la debilidad de sus medios. Por eso se pone completamente en las manos de Dios.

¿Ella rezaba constantemente y en cualquier sitio?

Dondequiera que estuviera. Hace mención a cuando escucha hablar a un grupo de monjes y monjas del Carmelo que acaban de llegar a Westerbork, entre ellos Edith Stein, una judía alemana convertida al catolicismo.

Al saber que los religiosos deambulaban entre los barracones diciendo el rosario, escribe:

“¿Y no es cierto que se puede rezar en todas partes, tanto en un barracón de madera como en un monasterio de piedra y, más generalmente, en cualquier lugar de la tierra donde le plazca a Dios, en estos tiempos difíciles, lanzar a sus criaturas?”.

En el fondo, Etty no dice oraciones: ella se convierte en oración…

Exactamente. ¡Puede decirse que reza igual que respira! Y la alegría se convierte en un componente fundamental de esta oración, a pesar de los reveses:

“Encuentro bella la vida y me siento libre. En mí se abren los cielos, tan vastos como el firmamento sobre mí”.

En el momento en que Etty abandona el campo de Westerbork en dirección a Auschwitz, ya se ha convertido en una mística, ebria de Dios.

Un “aleluya” salta continuamente de sus labios, como un canto del corazón. Su oración es ahora incesante, con esta consciencia viva de que Dios está con ella y ella con Él, independientemente del espesor de las tinieblas en las que se hunde, hasta su ofrenda final.

Entrevista realizada por Luc Adrian

Tags:
espiritualidadjudaismonazismooraciontestimonio

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
HERALDOS
I.Media
La Santa Sede intenta cerrar las escuelas de los Heraldos del Eva...
3
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
4
VACCINE
Jaime Septién
¿Covid-19: vacunarse o no vacunarse?
5
BEATRIZ
Pablo Cesio
¿Dónde está Beatriz? El extraño caso de la mujer que desapareció ...
6
I.Media
Benedicto XVI: El hombre ya no es un «regalo» sino un «producto»
7
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
Ver más