Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 01 diciembre |
San Nahún
home iconEstilo de vida
line break icon

Mi hijo ha tomado una decisión que no me gusta

TEENAGERS

Martin Novak - Shutterstock

Edifa - publicado el 21/11/20

¿Crees que tu hijo ha tomado una decisión equivocada y no sabes si debes intervenir y cómo hacerlo?

Saber tomar decisiones correctas no es algo innato. Como padres, tenemos un importante papel que desempeñar en este aspecto en la vida de nuestros hijos cuando son pequeños o adolescentes. Pero ¿cómo reaccionar cuando, ya de adultos, crees que tu hijo ha tomado una mala decisión?

«¡Haz lo que quieras!»

Aplicada a la relación educativa, esta frase puede parecer una señal de confianza. Es una manera de confiar en la capacidad de nuestro hijo para tomar una decisión por sí mismo. Y es que sabemos bien que llegará necesariamente la hora en que nuestros hijos deban tomar sus decisiones sin nosotros, aunque siga siendo posible e incluso deseable que sepan pedir consejo.

Sin embargo, ese «Haz lo que quieras» –que puede tener otras formulaciones– puede tener también un doble sentido. A veces, está teñido de amargura y de resignación y su traducción más o menos descifrable por nuestros hijos se parece a «Ya que tú crees, al contrario que yo, que es una buena idea, pues haz aquello que no quiero para ti y que no puedo impedirte hacer…»

Acompañar, aun cuando la decisión de mi hijo no me gusta

Con razón o sin ella, a veces lamentamos las decisiones de nuestros hijos, pero estamos obligados a conformarnos, a ser considerados en esos temas e incluso a ratificar por una parte aquello que no aprobamos plenamente: la elección de un cónyuge, una orientación profesional, etcétera.

Llega un momento en que, si no hemos eludido nuestra misión de consejo, si tenemos la conciencia clara, tendremos incluso que organizar esa boda y acompañar esa decisión, salvo en caso excepcional que deberá valorarse bien y con humildad.


IN-LAW - FAMILY - COUPLE

Te puede interesar:
Saber despegarse de los padres, un reto esencial para las parejas jóvenes

Cuidado con tu reacción

Sin embargo, nuestro rechazo es algo delicado. Puede ocultar cierto orgullo social, una decepción hacia nuestros hijos que quizás encuentre sus raíces en nuestras propias decepciones personales, nuestras frustraciones de adultos.

Entonces es a nosotros a quienes nos toca buscar consejo, por temor a que el resentimiento gane la partida.

Si tuviera que haber ruptura, aun así debe ser un acto educativo, un acto de educación y de amor a nuestros hijos, y no un juicio que los degrade y los humille. Los rechazos pueden encontrar muchos años después un feliz desenlace. A veces, se producirá en el Cielo.

Cómo decir las cosas

Más delicada es esta forma de decir las cosas por la que –ya sin darse cuenta– el adulto se ha acostumbrado a hacer sentir culpable a su hijo cuando se independiza, a veces liberándose de un rito familiar que hemos instaurado y al que nos aferramos torpemente.

«¡Todos los 15 de agosto, nos reunimos en casa de tus abuelos!» o «Tus hermanos y hermanas se alternan para las fiestas entre las dos familias políticas».

Hay muchas estrategias de adultos a través de las cuales nos aseguramos de no perderlo todo, como débiles ramas que ceden bajo el peso de esos principios para colmar nuestro miedo al vacío.

La culpa como modo de gobierno pone de manifiesto una doblez psicológica, un déficit espiritual, un miedo afectivo, y que engendra la tiranía.

Como padres hemos de asumir un  «abandono» ante las decisiones de nuestros hijos ya adultos. Abandono que no implica dejar de lado ni la fe ni la esperanza ni de la caridad.

Abad Vincent de Mello

Tags:
educaciónhijopadres
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
corazones.org
Reza hoy a la Virgen de la Medalla Milagrosa
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Ver más