Aleteia

Adolescente, haz esto por tus padres

TEENAGER
Monkey business images | Shutterstock
Comparte

Sé amable y lograrás cambios importante en la relación con quienes tanto te aman y se preocupan por ti

¿Qué es lo que ven muchos padres, si no siempre, al menos a menudo? Lo que primero les llama la atención son las caras largas que nunca expresan felicidad, dispuestas a reprochar y nunca a ayudar. ¡Hay tanto que hacer en una casa y sería tan sencillo hacerlo juntos!

Por eso son muchos padres que tienen gritar incesantemente para conseguir un mínimo de ayuda, y a menudo ni con esa la logran. Muchos hacen solos las tareas del hogar para tener paz.

Sienten que sus jóvenes desprecian el tiempo y las costumbres familiares. ¡Y eso que no queremos ni mencionar las horas de vuelta a casa por la noche, horas que pasan en vela, en las que se imaginan a veces lo peor y les provocan ansiedades que no pueden expresarse sin que se les reproche que se preocupen sin motivo!

Los padres aman a sus hijos pero no sienten que ese amor sea recíproco. Algunos tienen la desagradable sensación de que están siendo utilizados por hijos insaciables. Hijos que piden afecto, ayuda cuando la necesidad, dinero… Hijos que creen que todo se les debe y no dan nada a cambio.

El problema del dinero es particularmente delicado. A medida que uno crece, las necesidades crecen con él. Y si el afecto se puede dar sin contar, ¡no es lo mismo para el dinero! Cuando no puedes, no puedes, e incluso cuando puedes, ¿hasta dónde tienes que ir?

¿Quiénes se creen que son estos viejos?

¡Y luego vienen los silencios! Los padres a veces sienten que en su casa sus hijos se han vuelto mudos. Si les preguntan, son indiscretos. Si no dicen nada, no están interesados.

¡Y la música! Uno piensa que a medida que envejece, sus gustos musicales cambian. Lo que escuchaban cuando eran jóvenes se vuelve ahora insoportable. Lo peor ocurre cuando los padres hacen el esfuerzo de implicarse en los gustos musicales de sus hijos. Crimen de lesa majestad. Se les mira con desprecio. Nos preguntamos: ¡¿Quiénes se creen que son estos viejos?! ». No dejamos de señalar que es ridículo querer actuar de jóvenes cuando ya somos mayores.

«Entonces, ¿qué debemos hacer?», preguntan los padres desconcertados. Adivinan la respuesta: aguantar y callar.

¡Y la ropa! Parece que cada generación se complace maliciosamente en adoptar la ropa opuesta a la anterior. Una vez más, si los padres preguntan qué deben hacer, solo recibirán un consejo: ¡acostumbrarse!

Empatiza con tus padres

Pero lo que más cuesta aceptar de los cambios en los hijos adolescentes por parte de los padres es la falta de amabilidad. Atrévete a dejarte amar.

La tragedia de muchos padres es que son incapaces de transmitir el mensaje de su amor por sus hijos. Sus hijos siempre se dan cuenta de que las cosas no van bien. O bien los padres están haciendo demasiado, y exigen demasiado, o no están haciendo lo suficiente, y piden ayuda.

Pero lo que los jóvenes no ven, y tal vez no puedan ver, es cuánto pueden sufrir los padres por estas situaciones. Sufren y no se sienten capaces de afrontarlas. Sienten no estar a la altura y se culpan de no hacer o decir lo correcto en el momento adecuado.

Sí, tienes que ser justo y exigente, especialmente contigo mismo. Pero lo más difícil es empatizar con los padres, por mucho que uno lo pida para sí mismo.

Después llega el momento en el que los padres deseen decir a sus hijos que es urgente que se preparen para la vida de adultos, que pronto ellos también tendrán hijos que educar y que corren el riesgo de estar más que indefensos ante las exigencias de esta tarea.

Aquellos que han desarrollado hábitos egoístas en su juventud caerán en desgracia, o renunciarán. Y es probable que sean peores que sus padres.

Muchos de los dramas en las parejas jóvenes son simplemente una extensión de los comportamientos de la adolescencia.

¡Y pensar que con la amabilidad hacia los padres podemos cambiar tantas cosas! Atrévete. Ser amable no es tan difícil. Es un cambio pequeño que hace la vida mucho más agradable. ¿Te animas?

Alain Quilici

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.