Aleteia

¿Cómo podemos hacer la voluntad de Dios a diario?

DEEP IN THOUGHT
Shutterstock
Comparte

La voluntad de Dios es el amor, pero concretemos…

Sin Dios, no hay nada que podamos hacer. Por supuesto, cuando decimos que somos capaces de realizar algo, siempre implica: con la gracia de Dios.

Si Dios dejara de apoyarnos por un momento, no habría nada que pudiéramos hacer. Si Él dejara de amarnos por un momento, ya no existiríamos. Dios escoge necesitarnos.

Dios no nos necesita, en el sentido estricto de la palabra -existe sin nosotros y es suficiente para sí mismo-, sino que al crearnos, al asociarnos a su obra de creación y, más aún, a su obra de redención, opta por «necesitarnos».

En cierto modo, su voluntad ya no puede ser cumplida sin nosotros. Él no puede salvarnos a pesar de nosotros, no puede obligarnos a aceptar su amor o a amarlo.

Él nos hace hijos, no esclavos, y el amor de un hijo implica una decisión libre. Para que su voluntad se cumpla «así en la tierra como en el cielo», Dios cuenta con nosotros.

Te puede interesar:
¿Dios “necesita” de mí?

¿Cuál es la voluntad de Dios?

No nos corresponde a nosotros saberlo todo sobre sus planes: basta con que seamos instruidos sobre la parte que depende de nosotros; para el resto, confiamos en Él. ¿Pero qué es esta parte? Jesús respondió claramente:

«Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todo tu espíritu. Amarás a tu prójimo como a ti mismo» (Mateo 22:37).

Insiste en la víspera de su muerte:

«Les doy un mandamiento nuevo: ámense los unos a los otros. Así como yo los he amado, ámense también ustedes los unos a los otros» (Jn 13,34).

Esto es lo que Dios quiere.

La voluntad de Dios es el amor: que lo amemos a Él y que amemos a nuestros hermanos.

Sin embargo, amar no es experimentar sentimientos, sino «dar la vida por los que amas»: entregarse a sí mismo en cada momento, incluso en los detalles de la vida cotidiana.

Se me ofrece cada minuto como una oportunidad para amar a Dios y a mis hermanos, y para dejarme querer por ellos. La voluntad de Dios es que lo haga todo por amor, con todo mi corazón, con total atención a lo que se me ha dado para vivir «aquí y ahora».

¿Qué hizo Jesús en la tierra sino hacer la voluntad de su Padre?

No sólo cumplió esta voluntad el Viernes Santo, sino en cada momento de su vida como hombre. Cuando jugaba con los hijos de Nazaret, cuando comía o trabajaba con José, cuando ayudaba a María a llevar la jarra de agua cuando ella volvía de la fuente o cuando preparaba pescado a la parrilla para sus amigos, en todas estas pequeñas cosas muy encarnadas, Jesús hizo la voluntad de su Padre.

En Él, por Él, la voluntad del Padre se encarna en nuestra vida cotidiana.

Te puede interesar:
Los pequeños detalles

En términos concretos, ¿cómo podemos discernir la voluntad de Dios?

© PORTRAIT IMAGES ASIA BY NONWARIT

Muchos indicadores nos son dados por el Señor. Estos incluyen, entre otros: la Palabra de Dios y la enseñanza de la Iglesia, el consejo de nuestros hermanos y especialmente de aquellos que tienen autoridad sobre nosotros, los acontecimientos y la necesidad.

Frecuentemente, en la vida cotidiana, la voluntad de Dios es clara: si estoy en la oficina o en clase, la voluntad de Dios es que trabaje lo mejor que pueda; si estoy en un coche, que conduzca con precaución y bondad, etc.

A veces es más difícil: tenemos que orar y pedir consejo para encontrar nuestro camino.

En todo caso, estemos seguros de que cuanto más nos esforzamos por hacer la voluntad de Dios hasta en los detalles más pequeños de la vida diaria, más nos permite discernir lo que Él quiere de nosotros.

Te puede interesar:
¿Qué es el discernimiento?

Varias veces al año, celebramos a la Virgen María. Sin embargo, su vida estaba llena de pequeños gestos aparentemente inofensivos, tareas cotidianas que se repetían incansablemente. Pero en todas estas pequeñas cosas, en cada momento, «aquí y ahora», dijo «sí» sin reservas a la voluntad de Dios.

 

Por Christine Ponsard

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.