Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Qué es el discernimiento?

© DR
Comparte

No es la vocación al matrimonio o al sacerdocio. Sino otra cosa...

“Por discernimiento no se pretende entender si uno se debe casar o ser sacerdote, por el amor de Dios. Esa es una segunda fase de una existencia que ya ha sido amasada en la comunión con Dios. ¡Qué desastre estamos haciendo al no hacer esta distinción!”.

En “El arte de recomenzar” (Ediciones San Pablo), Fabio Rosini ofrece una reflexión teológica sobre qué es realmente el discernimiento, término a menudo usado en el pontificado del papa Francisco.

Una dinámica que guía al hombre

Por discernimiento entendemos esa dinámica que guía interiormente a aquel que vive en presencia del Señor, como el Señor Jesús está en presencia del Padre. Es la orientación profunda del ser. No es sólo una elección, subsiste en todas las elecciones. Es la masa de la nueva vida que el Señor Jesús ha inaugurado en la carne humana.

“Olfateando” la presencia de Dios Padre

Un gato es un latente depredador, y cuando lleva a cabo la actividad depredadora simplemente es sí mismo; un perro es un latente sabueso, y cuando olfatea y señala no es una actividad “especial”, es su propia actividad.

Del mismo modo, un hijo de Dios no tiene discernimiento sobre la voluntad de Dios porque ha leído un libro o porque ha oído cientos de catequesis, sino porque “huele” al Padre en las cosas, puesto que lo conoce. El discernimiento no es una habilidad.

Es una identidad redimida puesta en acción, es la relación de hijos con el Padre que se vuelve sensibilidad, ojo agudo, oído entonado.

El discernimiento, también el inicial, lo repetimos, se hace en diálogo con el Señor, porque el discernimiento no es una habilidad, es una relación.

¡Una relación no se improvisa!

Cuando se parte sin luz se piensa que se puede improvisar el discernimiento, y sin disciplina, y es frecuente en ese momento pensar que al mirar las cosas se sabrá distinguir, y subdividir según el sentido común, la impresión, el instinto. Sin ningún entrenamiento. No funciona así.

Por lo menos se necesita un cero ortogonal. Se necesita un parámetro. De otro modo cada evaluación tiene las piernas cortas, es ocasional, hormonal, metereotrópico. No se puede vivir así. Y no se puede recomenzar al azar.

La vida bendecida

El discernimiento sobre la propia vocación, es decir, sobre esta relación cotidiana con el Señor, no termina con la juventud, se tendrá que enfrentar durante toda la existencia.

Cada día debemos entender a qué nos llama Dios. Entender la vocación de la vejez, de la madurez, la vocación al trabajo, a la amistad. Y no se trata de estar en proyectos estériles, en utopías pequeñas y grandes, sino en la realidad, en la obediencia a la vida.

¿Es decir? Vivir la vida como Dios la ha establecido. Es necesario entrar en las venas de la vida, saberla vivir por como es. Se nos ha dado una vida bendecida. Este es el mandamiento de Dios. Su voluntad es: obediencia a esta bendición. Es vital descubrir, acoger y vivir la bendición de Dios en nuestra existencia.

“¿Cómo me salva Dios?”

Hay, en la praxis del discernimiento, una ley de continuidad: el modo que Dios tiene para salvarme tiene su coherencia.

Me toma en general por una línea de gracia, por una clave de salvación. Eterna es su misericordia, y el camino del Señor es recto, no es contradictorio.

¿Quiero construir el bien? ¿Quiero volver a empezar? Esta es una de las cosas principales: centrar la atención en cómo Dios me salva precisamente a mí.

Los lugares del Padre

Alguien dijo que Dios se acerca con pasos de persona conocida, se mueve de un modo reconocible. El Espíritu del Señor tiene su manera de entrar en el corazón de cada uno.

Muchas veces me ha servido volver sobre los pasos de mis gracias, para rastrear la guarida del bien en mi territorio, recordar los lugares habituales de mi dejarme encontrar por el Padre. Se que hay cosas que si las hago, me hacen bien, siempre me han hecho bien.

¡Generar vida!

La última etapa del discernimiento de primer nivel es generar vida. El parámetro extremo de todo este recorrido es la vida de los demás. Cada cosa es un camino de la soledad a la relación. Cada cosa que hagas, para volver a empezar, tiene un término que evalúa todo: verifica si te lleva a generar vida

Un movimiento de amor

El amor es la luz que guía en el reconocimiento de las primeras evidencias, y el amor es la verdadera prioridad. Cada inspiración es un movimiento de amor, porque viene del Espíritu Santo que es amor; las humillaciones, si son acogidas, te vuelven capaz de actos pascuales, que son actos de amor; las propias bendiciones se identifican poniéndose en las huellas de la manifestación del amor en nuestra vida. En resumen: el parámetro de todo es la vida de los demás. Es la fecundidad.

Si estoy haciendo un buen camino no lo digo yo, lo dicen aquellos que están cerca de mí. Es a ellos a quienes se les pregunta. Porque mi esencia de hombre es mi capacidad de generar vida.

“¿Para quién soy?”

Por lo tanto, la fecundidad es el principio más claro del discernimiento.

Una de las cosas más inútiles es hacer discernimiento para llegar a entender quién soy, sino que la verdadera pregunta es: ¿para quién soy? Estar contento conmigo mismo – para mí mismo y ya está – sería un horror. Si al final no me abro a nadie, tampoco yo soy alguien.

Este es el ejercicio para llegar al objetivo: preguntarse ¿yo para quién soy? Mirar alrededor, y empezar a responder.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.